“Trabajar en la pandemia para mí ha sido transcendental”

UNICEF conversó con el doctor Franklin Hernández, Representante Interino de la OPS/OMS en El Salvador sobre la labor de la organización en la prevención, preparación y respuesta ante enfermedades pandémicas.

UNICEF El Salvador
: UNICEF conversó con el doctor Franklin Hernández, Representante Interino de la OPS/OMS en El Salvador sobre la labor de la organización en la prevención, preparación y respuesta ante enfermedades pandémicas.
UNICEF El Salvador/Mauricio Martínez
28 Abril 2021

San Salvador, 20 de abril de 2021. El Representante Interino de la OPS/OMS en El Salvador, el médico epidemiólogo Franklin Hernández narra en esta entrevista el interés y la curiosidad que le provocó la medicina desde que era niño y cómo la labor que desempeñan los profesionales de la salud le parecía un trabajo de súper héroes. Comenta, además, que para OPS/OMS haberse dedicado desde 2019, a la actualización del plan de prevención y respuesta a una pandemia facilitó el camino para enfrentar una experiencia inédita como ha sido el Covid-19.

UNICEF: ¿Cuándo descubrió su vocación por la medicina?

Dr. Hernández: Todo está relacionado con mis experiencias de niño, cuando me llevaban a vacunar no tenía miedo y mi interés era tratar de entender por qué había que vacunarse. Escuchaba los relatos de personas que iban a hacerse una cirugía que entraban mal y salían bien. El hecho de que diferentes personas con problemas de salud serios tuvieran la oportunidad de curarse siempre me interesó. Con mi curiosidad infantil intentaba entender, qué había que hacer para ser como los médicos, médicas o enfermeras, o cómo una persona llegaba a un establecimiento de salud y salía recuperado. Escuchar esos relatos era como una historia de súper héroes. 

Uno empieza a sentir ciertas afinidades por ciertas áreas, el hecho de pensar que cuando uno se enfermaba había médicos y enfermeras qué te curaban, me hizo desear hacer lo mismo y así creció mi vocación. En la medida que uno va adquiriendo más formación, va encontrando el camino. Si es algo que nos apasiona seguramente lo haremos bien.

UNICEF: En su trayectoria profesional ¿cuáles han sido sus mayores satisfacciones y los desafíos más destacados que ha tenido que enfrentar?

Dr. Hernández: Poder apoyar en la respuesta a emergencias para mí ha sido muy satisfactorio. El Huracán Mitch fue un momento clave en mi vida porque pasé de ser médico clínico a ser médico de salud pública. También me permitió entender más tarde los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y conocer más sobre los cambios que se estaban produciendo en los diferentes países.  Fue el momento en el que descubrí mi vocación por la salud pública.

En El Salvador, trabajar en la pandemia para mí ha sido transcendental. Es el esfuerzo de un gran equipo de trabajo y ver que las cosas se hacen bien es gratificante.

A finales del 2019, trabajamos en la actualización del plan de prevención y respuesta a una pandemia que esperábamos fuera una influenza no el Coronavirus. Con esta actualización y con las recomendaciones (globales) de OMS, la adaptación al COVID-19 -a inicios de 2020- fue muy fácil, lo hicimos rapidísimo. Antes de mediados de año, se empezó a mencionar la vacuna y empezamos a trabajar en un plan de despliegue. El acompañamiento que se hizo a las autoridades y la apertura que mostraron para recibir nuestro apoyo permitió que tuvieran el tiempo para prepararse, identificaran claramente sus necesidades y tomaron las medidas para tener la posibilidad de responder a esta crisis sanitaria.

Los resultados se ven no solo en el número de vacunas que han llegado al país sino en la metodología y cantidad de aplicaciones diarias. Es importante resaltar que, en medio de esta crisis sanitaria, el país ha sido reconocido por haber eliminado la malaria, es un logro de país tras muchos años de trabajo, y es una gran satisfacción haber sido parte.

UNICEF conversó con el doctor Franklin Hernández, Representante Interino de la OPS/OMS en El Salvador sobre la labor de la organización en la prevención, preparación y respuesta ante enfermedades pandémicas.
UNICEF El Salvador/Mauricio Martínez

UNICEF: ¿Por qué es importante que la mayoría de la población este vacunada contra el COVID-19 y como puede conseguirlo El Salvador?

Dr. Hernández: Todos escuchamos sobre el efecto rebaño de las vacunas y se dice que debemos pasar el 95%, algunos países dicen el 90% y otros el 80%.  Para poder alcanzar ese efecto rebaño, el número de personas que están protegidas debe ser sustancialmente mayor a aquellas que están susceptibles y tienen más riesgo de enfermar. Cuando se logra esa cobertura, la gente susceptible está tan distribuida entre la gente protegida que se logra el efecto rebaño. Por lo tanto, la posibilidad de que el virus llegue a las personas que no están protegidas es muy baja.

Hasta que un país tenga una cobertura de vacunación por arriba del 80%, novamos a poder ver los efectos beneficiosos de la vacunación por eso es tan importante que los países tengan acceso equitativo a la vacuna para llegar lo más pronto posible a ese deseado 80%.  Mientras el virus siga circulando, hay más riesgo de mutaciones o de la presencia de nuevas variantes como en Europa o Brasil.

UNICEF: ¿Los protocolos de bioseguridad siguen siendo necesarios una vez que la persona esta vacunada?

Dr. Hernández: La vacuna por sí sola no es suficiente, por eso debe ir acompañada por las medidas de bioseguridad que ya conocemos. Para llegar al efecto rebaño, es necesario que al menos el 80% de la población esté vacunada. Hasta entonces podremos ver cuánto caerá la transmisión de la enfermedad y en ese momento se podrá analizar hasta cuando deberíamos de mantener las medidas, y quienes deberían de protegerse más dependiendo del riesgo.

UNICEF: ¿Cómo funciona el mecanismo COVAX y cuál es su objetivo?

Dr. Hernández: El mecanismo COVAX es la coalición internacional para hacer accesible a los países de renta media baja todas las tecnologías, pero principalmente las vacunas contra COVID-19 y es una alianza formada por CEPI, GAVI, OMS/OPS y UNICEF. La Unión Europea, el presidente de Francia y la OMS plantearon en una reunión el año pasado la creación de un mecanismo para hacer accesible las vacunas.

En la actualidad, COVAX es coordinado por la alianza global de inmunizaciones (GAVI), la CEPI y la OMS con el apoyo de UNICEF. Esta alianza gestiona y aboga por recursos económicos para poder adquirir un billón de dosis que es lo estimado para proteger al menos el 20% de la población de más alto riesgo. Hay una lista inicial de 192 países que debían confirmar su interés de participar en COVAX, hasta la fecha 152 países han confirmado su interés. lo ha.

Esta es la única opción para muchos países de adquirir vacunas por sus economías, sus poblaciones, ya que no tienen acceso al mercado como otros países que tienen más recursos económicos.

UNICEF conversó con el doctor Franklin Hernández, Representante Interino de la OPS/OMS en El Salvador sobre la labor de la organización en la prevención, preparación y respuesta ante enfermedades pandémicas.
UNICEF El Salvador/Mauricio Martínez

UNICEF: Para muchos niñas, niños y jóvenes que tienen aspiraciones de estudiar carreras relacionadas con la salud, ¿qué les recomienda?

Dr. Hernández: A las niñas, niños y jóvenes les recomiendo que busquen una persona que los oriente, decidir qué será uno en el futuro no es algo que se debe tomar a la ligera. Todos vimos una película de un astronauta y quisimos ser astronautas, o como me pasó a mi vi al personal de salud y quería ser médico, muchas veces de niño uno identifica un patrón y lo quiere para su vida, pero todo el mundo debe tener una orientación, alguien con el que se identifique y nos oriente.

Es una responsabilidad de padres, madres y docentes apoyar a un niño y una niña para alcanzar su máximo potencial.

Yo tuve la oportunidad de recibir la orientación de profesionales de la salud que me hicieron las preguntas claves por ejemplo ¿cómo te quieres ver en el futuro?

Todos tenemos que buscar nuestra vocación y cuando ya lo decidimos y estamos seguros, muchas veces pensamos en los costos de la formación, pero no es solo un tema económico, se trata de estar enfocado en aquello que a uno le gusta y estar motivado y las posibilidades que se presentan. La dedicación y el esfuerzo es mucho más importante que el dinero para formarse.