Soy Música: un apoyo emocional para la comunidad educativa durante la pandemia

El desafío de impartir el taller de liderazgo musical comunitario de manera virtual ha implicado aprender a utilizar herramientas tecnológicas para generar espacios de alivio emocional en la comunidad educativa.

UNICEF El Salvador
Profesora Fede González, del taller de liderazgo musical comunitario SOY MUSICA, junto a su guitarra y teclado
UNICEF/Mauricio Martínez
02 Febrero 2021

San Salvador, diciembre de 2020. Para la profesora Febe González dejar el espacio físico de formación por uno virtual, fue drástico: “mi pregunta era ¿cómo vamos a lograr hacer los ejercicios de respiración, vocalización y percusión corporal de manera virtual?”.

Después de varios meses de utilizar la plataforma de Google Classroom y Zoom, la profesora del Complejo Educativo General Francisco Menéndez, del departamento de Cuscatlán, considera que la tecnología ha sido una gran aliada para continuar con los planes educativos a distancia, en particular con el taller de liderazgo musical comunitario.

“El uso de la tecnología ha sido una llave para la enseñanza creativa. Decidimos hacer unos videos tutoriales para los  niños y niñas. Primero hicimos inducciones vocales y corporales, tanto de percusión corporal con material reciclado”.

La profesora narra que en este periodo de pandemia aprendieron a subir los vídeos de los talleres a YouTube y luego compartían los enlaces en WhatsApp: “los docentes a su vez los compartían en familia y nos mandaban videos de cómo habían hecho el calentamiento o canciones para cuidarse del Coronavirus. Cuando había muerte, zozobra y miedo, Soy Música permitió sobrellevar la pandemia de una manera más amable”.

Profesora Fede González, del taller de liderazgo musical comunitario SOY MUSICA, junto a sus instrumentos
UNICEF/Mauricio Martínez

Antes de la crisis sanitaria, un estudio desarrollado por UNICEF reveló que aproximadamente el 70% de las y los estudiantes expresaron que se divertían en los talleres de Soy Música.

Según Musician Without Borders las evaluaciones llevadas a cabo con docentes facilitadores de los talleres demostraron que sintieron alegría durante el reencuentro virtual y se dio una apertura de desafíos esperanzadores en medio de una situación marcada por la incertidumbre y el miedo. El reencuentro semanal lo vivieron como un gran apoyo emocional, y un reencuentro de propósito. 

Además, el estudio sostiene que la aplicación de la metodología Soy Música con la población estudiantil ha permitido mejorar las relaciones interpersonales y la práctica pedagógica, se ha logrado que las niñas, niños y adolescentes se sientan en un ambiente agradable y de seguridad, pero sobre todo de alegría.

El trabajo de técnicas de movimiento y relajación, respiración y vocalización ha permitido un ambiente de convivencia, la disminución de la ansiedad y la modulación de los procesos conductuales, enfatizando en la no violencia y la igualdad de género.

Al referirse al estrés provocado por la pandemia en la comunidad docente, Febe González explica que se expresa como un efecto de dominó: “los docentes necesitan apoyo, muchos han sido reportados con problemas de salud y esa acumulación de estrés si no se trata, se transmite a las y los estudiantes, por eso cuando sentimos que la creatividad para ayudar a los estudiantes se estanca, los talleres de Soy Música nos llenan de ideas y material creativo”.

Marta Navarro, Oficial de Educación de UNICEF señala que la mayoría de docentes y facilitadores han participado en varios procesos vinculados con Soy Música como son: el apoyo para la atención psicosocial en albergues, formación a otros docentes y personal técnico que atiende población vulnerable, desarrollo de la currícula de Liderazgo Musical Comunitario para el INFOD con el objetivo de volver sostenible la metodología,  programas de televisión Soy Música para llegar a más niñas, niños y adolescentes, y micro-redes del Soy Música con el fin de replicar los conocimientos, entre otros.

Como resultado del compromiso, se han generado redes de Soy Música en algunos departamentos del interior del país conformado principalmente por docentes.

En este contexto, un equipo de facilitadores ha formado a psicólogas y psicólogos en consejería escolar para que utilicen las herramientas de la metodología en su quehacer profesional. Algunos docentes implementaron la metodología en los albergues habilitados como consecuencia de la tormenta ETA.