La práctica deportiva en medio de la pandemia

Continuar con las prácticas deportivas para niños, niñas y adolescentes ha sido un reto para el equipo de entrenadores de la Alcaldía de San Marcos, quienes aprovecharon las plataformas virtuales para darle seguimiento a sus actividades.

UNICEF | Rosarlin Hernández
Marlen Stefani, 13 años, recibe clases online de taekwondo
Unicef/Oscar Leiva
21 Diciembre 2020

San Marcos, 16 de octubre de 2020. Creatividad, entrega y paciencia han sido las tres características que, en medio de la pandemia, han hecho posible continuar con el desarrollo de las destrezas físicas de niños, niñas y adolescentes que viven en el municipio de San Marcos.

Ante la cuarentena domiciliar instaurada en el país para la prevención del COVID-19,  los entrenos de las diferentes disciplinas deportivas que implementa la municipalidad de San Marcos se adaptaron a modalidad virtual a través de las plataformas virtuales de Zoom y Skype. Aproximadamente 161 niños, niñas y adolescentes están participando en estas actividades.

Las hermanas Alisson, 11 años, y Camila, 12 años, reciben clases de ajedrez online
Unicef/Oscar Leiva

Camila Rugamas, de 13 años, recibe tres veces por semana clases virtuales de ajedrez y comenta que al principio el proceso no fue fácil porque: “el profesor no podía ver si alguien me estaba ayudando y podía hacer trampa, aunque nunca lo hice”.

Sin embargo, reconoce que no tener esas clases hubiera sido muy triste: “en estos meses de pandemia me ha servido mucho continuar jugando con mis amigos, aunque sea a la distancia, he jugado al menos cuatro torneos por semana y en internet he buscado tácticas y partidas muy buenas que me han ayudado mucho”, afirma Camila.

Alison de 11 años es hermana de Camila y también practica ajedrez, explica que una de las dificultades que enfrenta son las distracciones que hay en casa. A su vez destaca que en estas clases ha conocido jugadores extranjeros y ha tenido la oportunidad de jugar partidas con competidores más experimentados.

Ambas estudiantes coinciden que, gracias a la actitud positiva del entrenador Marlon Vásquez han podido superar los obstáculos que inicialmente enfrentaron  en los entrenos virtuales: “El entrenador nos ayuda y nos quiere mucho, nos permite que mostremos nuestras ideas, nos pone atención y nos alegra contándonos chistes”, agrega Camila.

Alison de 11 años es hermana de Camila y también practica ajedrez
Unicef/Oscar Leva

Por su parte, el entrenador sostiene que fue un gran reto enseñar a través de una computadora: “solo queda confiar que el niño o la niña están poniendo atención y para mí era muy gratificante cuando escuchaba que alguien me decía ¿ profesor, esta es la jugada correcta?”

Marlon reconoce el esfuerzo de  los estudiantes de conectarse a la clase de ajedrez después de haber estado recibiendo sus clases por esta misma vía.

“Hay que tener paciencia porque es un sacrificio que hacen, pero los niños se alegran de escuchar al compañero que tienen mucho tiempo de no ver, constatar que sus amigos están bien disminuye el miedo a la pandemia.”

Violeta Rugamas, madre de Camila y Alison, considera necesario que sus hijas no suspendan los entrenamientos: “en estos tiempos difíciles es importante que mis hijas aprendan a pensar y se preparen, porque el ajedrez es como la vida: nunca se termina de aprender”.

Marlen Stefani, 13 años, recibe clases online de taekwondo
Unicef/Oscar Leiva

El desafío de corregir movimientos  en una clase virtual

Evelyn Murcia, entrenadora de Taekwondo, señala que uno de los desafíos de impartir clases virtuales era corregir los movimientos corporales de los alumnos sobre todo de los principiantes.

“Durante la pandemia dimos clases todos los días y abrimos un grupo para madres y  padres  porque los niveles de estrés en el hogar eran muy altos”, concluye.

Según Nancy Rolin, las clases virtuales fueron de gran ayuda para ella y su hija Marlen Vásquez de 13 años: “mi hija estaba acostumbrada que al salir de la escuela todas las tardes entrenaba Taekwondo y de pronto no salíamos para nada…las clases virtuales nos ayudaron a las dos porque ella estaba entretenida y yo alegre de ver su entusiasmo de seguir”.

Para la atleta élite, Marlen Vásquez las clases escolares a distancia la ha estresado demasiado y tener la oportunidad de continuar con sus entrenos de Taekwondo le ha servido como distracción y aprendizaje de nuevas técnicas.

“Me gusta tener la posibilidad de conversar con mi entrenadora y he aprendido cosas diferentes, por ejemplo, me gusta tirar patadas altas, y en estas clases he aprendido a ganar equilibrio y mantener la forma de mis patadas”. 

Vásquez se inició en esta disciplina deportiva a los siete años y ahora es una cinta negra: “no se puede dejar la rutina porque a la hora de una competencia no es lo mismo si se deja de practicar”.

Con el apoyo de UNICEF las municipalidades han adaptado el desarrollo de actividades deportivas a modalidad virtual, acercando los programas a los niños, niñas y adolescentes, y contribuyendo a reducir los niveles de ansiedad y estrés provocados por la cuarenta domiciliar de niños, niñas, adolescentes y sus familias.