Iniciativa Spotlighth promueve crianza igualitaria para prevenir la violencia

¿Por qué se disparó la violencia hacia niñas y adolescentes durante la cuarentena? ¿Cómo se puede prevenir? ¿Dónde se puede denunciar? Respondemos estas preguntas y te proponemos un plan de seguridad.

Rosarlin Hernández
Niñas de centro escolar en Ciudad Delgado posan para una foto
UNICEF / Leiva
01 Julio 2020

San Salvador, 2 de julio de 2020. En El Salvador, como en muchos otros países en donde se ha aplicado el confinamiento domiciliar como medida para enfrentar la emergencia del COVID-19, se ha presentado un incremento en los casos de violencia contra niñas, niños y adolescentes en el periodo de cuarentena.

Las cifras oficiales así lo demuestran: solo entre el 16 de marzo y 20 de mayo del presente año, la Fiscalía General de la República recibió 71 denuncias de violación en menor o incapaz, 59 de agresión sexual y 21 por acoso sexual en contra de niñas y adolescentes mujeres.

En este contexto, la Iniciativa Spotlight, creada para contribuir a la erradicación de la violencia contra niñas y mujeres, dedicó una transmisión de Facebook Live para hablar de la importancia de proteger de la violencia a las niñas y adolescentes mujeres.

La Oficial de Protección de UNICEF, Sandra Aguilar, planteó que las cifras oficiales son alarmantes no solo porque las agresiones se registraron en un corto período de tiempo, sino que además porque ocurrieron en el hogar, es decir el lugar donde las niñas y las adolescentes deberían de estar seguras y protegidas.

La oficial consideró que el aislamiento figura entre los riesgos más frecuentes porque los agresores pueden usar la crisis para incomunicar aún más a las víctimas de sus familiares y amigos; restringir su libre movimiento, así como sus interacciones en línea (internet) o telefónicas, lo que limita su acceso al mundo exterior.

Además, puede existir una restricción del acceso a la información y el agresor se convierte en el principal vínculo con el mundo exterior. Lo más preocupante es que en estas condiciones de encierro el abuso puede empeorar porque las niñas y las adolescentes pasan más tiempo con el victimario y pueden experimentar nuevos o diferentes tipos de abuso.

 ¿Cómo elaborar un plan de seguridad?
  • Ten a mano una lista de teléfonos en donde te pueden ayudar:
  1. PNC: 911
  2. CONNA: 123
  3. FGR: 2593-7000 APP LIBRE
  4. CSJ: 198
  5. ISDEMU: 126
  • Ten tu celular siempre contigo, cargado y de ser posible con datos. Localiza conexiones abiertas de WiFi.  Cuidado con los mensajes que envías, ya que el agresor puede revisar el celular o computadora.
  • Sigue en contacto con tus amigas, amigos, familiares y vecinas. Crea una palabra clave para alertarles que estás en peligro.
  • Deja a mano un bolso con tus documentos personales, carnet de identidad, pasaporte, y los de tus hijos o hijas si tienes, además de dinero, medicamentos, tarjetas y ropa.
  • Ante una situación de peligro, si tienes posibilidad, abandona el domicilio. Si no puedes salir de tu casa, busca un lugar seguro en el que resguardarte y pide ayuda a las personas que se puedan encontrar en tu entorno.
  • Si necesitas apoyo psicológico profesional contacta con 123, 126, 2531-9476

Aguilar enfatizó que, si queremos sociedades libres de violencia, la crianza debe ser igualitaria entre las madres y padres para niños, niñas y adolescentes. Las niñas, niños y adolescentes repiten los patrones de comportamiento que observan en sus hogares, en particular aquellas situaciones de abuso o irrespeto hacia las mujeres.

Por tanto, la oficial indicó que es responsabilidad de las madres, padres y personas cuidadoras brindar una crianza basada en el respeto y crear condiciones equitativas para su desarrollo físico, emocional, educativo y cultural para que los niños y niñas alcancen su máximo potencial.

Para promover una crianza igualitaria es importante:
  • Compartir las responsabilidades del hogar. En estos días de confinamiento las tareas domésticas y el cuidado se deben repartir por igual entre las mujeres y los hombres adultos de la familia. 
  • Romper estereotipos. Los niños, niñas y adolescentes aprenden jugando, por lo que es importante involucrarles en juegos y actividades que no estén asignados por su género. Asignarles responsabilidades o actividades cotidianas que tradicionalmente han sido consideradas 'cosas de mujeres' o 'cosas de hombres'.
  • No estigmatizar la menstruación. La menstruación es algo normal que las adolescentes y mujeres viven una vez por mes y necesitan que se respete su privacidad para manejarlo con dignidad. Las toallas higiénicas forman parte de los productos de primera necesidad que no pueden dejar de comprarse. 
  • No aceptar la violencia: La violencia nunca es una respuesta adecuada a las diferencias de opinión, estrés u otro factor. Si en la familia están sucediendo situaciones de violencia hacia niñas, adolescentes y mujeres, es necesario buscar ayuda lo antes posible.  Enseñar con el ejemplo: hijos e hijas repiten las palabras e imitan los comportamientos de los adultos en el hogar. Observan cómo nos relacionamos con ellos, con la pareja, con nosotros mismos, con el entorno familiar y con la sociedad.

La Iniciativa Spotlight propone que un paso importante para la erradicación de la violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres es denunciar las amenazas de agresión o las agresiones de manera pública ante las instituciones encargadas de brindar protección y hacer cumplir derechos.

UNICEF