¿Cuál es el país que sueñan las y los adolescentes y jóvenes salvadoreños?

En tiempos de pandemia ¿cómo transcurre la vida y cuáles son los sueños y preocupaciones de las y los adolescentes salvadoreños? para responder esta interrogante, UNICEF apoyó la iniciativa de FLACSO ¡Con el cel te lo digo!

Rosarlin Hernández
Collage de fotos de adolescentes hechas durante la Cuarentena por COVID-19
UNICEF/FLACSO
12 Agosto 2020

San Salvador, 12 de agosto de 2020. ¿Cómo ha transformado la pandemia las formas de comunicarse de las y los adolescentes salvadoreños? ¿Qué ocurre en su entorno? ¿Cómo se ven a sí mismos frente al distanciamiento social? ¿Cuáles son sus apegos, sus pasatiempos, sus emociones y sus inquietudes? La forma para responder a estas preguntas fue: ¡Con el cel te lo digo!

Utilizar el teléfono celular y las nuevas tecnologías se convirtió en la vía más efectiva para explorar y dar a conocer la vida cotidiana de 27 adolescentes que viven en siete departamentos del país, quienes utilizaron el formato del auto retrato o foto ensayo para captar con sus celulares los instantes más relevantes de su nueva cotidianidad.

La iniciativa surge como parte del proyecto "Diálogos del Bicentenario", un espacio creado por FLACSO El Salvador que  pretende motivar a la reflexión a diferentes sectores de la sociedad sobre los desafíos que enfrenta el país 200 años después de la independencia de Centroamérica.

La iniciativa "Diálogos del Bicentenario" ha fijado especial interés en canalizar los puntos de vista de adolescentes sobre tres temas esenciales que les afectan:  la educación que reciben, sus expectativas de permanecer en el país o emigrar y el acceso a servicios públicos de calidad adaptados a sus necesidades.

La ONG ConTextos también ha contribuido a esta iniciativa aportando innovadoras metodologías.  27 adolescentes han sido capacitados en técnicas lúdicas participativas, y como resultado del proceso se ha compilado la experiencia en una publicación titulada "Entre paredes". El libro presenta las fotografías de las diferentes interacciones que las y los adolescentes tienen en tiempos de pandemia con su familia, y sus amigos, sus aficiones, la relación con sus mascotas y la nueva modalidad de la educación a distancia.

Alicia Umaña, de 14 años, explicó que en este ejercicio fotográfico encontró una nueva forma de expresarse: “me gustó bastante porque nunca había pensado que detrás de una imagen hubiera tanta historia. Ahora veo una fotografía y pienso en lo que quiso expresar el autor”.

Foto realizada por adolescente durante la cuarentena por COVID-19
UNICEF/FLACSO/A.Umaña

En el libro “Entre paredes”, Alicia participó con la foto de un postre que simboliza un paseo familiar y la compara con una experiencia “dulce y bonita”.

Nohelia Mancia, de 16 años, afirma que “en medio de la crisis (pandemia) no deja de soñar”.

Señala que la pandemia ha estado llena de momentos  estresantes y tristes: “combinar las responsabilidades de la casa, con las tareas escolares y mi beca ha sido duro, y la fotografía me ha permitido expresar  emociones, despejó mi mente”.

Foto realizada por adolescente durante la cuarentena por COVID-19
UNICEF/FLACSO/N.Mancia

En su fotografía intentó simbolizar sus responsabilidades académicas y el esfuerzo que dedica cada día por cumplir con todo.

Crisitian Díaz, de 17 años, explica su autoretrato “mi idea era fotografíar mi ilusión de libertad. La fotografía me parece importante porque es una expresión artística”.

Foto realizada por adolescente durante la cuarentena por COVID-19
UNICEF/FLACSO/C.Díaz

Según FLACSO, este ejercicio no pretende únicamente desarrollar el aprendizaje de las nuevas tecnologías, sino además, enseñar a utilizar este medio como una forma de ejercer ciudadanía y potenciar la voz de los adolescentes para  influir en las decisiones que les afectan y que dan forma y rumbo a la comunidad a la que pertenecen: su hogar, su escuela, su municipio y su país.

UNICEF apoya este tipo de iniciativas inspiradas en el artículo 12 de la Convención de los Derechos del Niño, el cual establece que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a opinar y a que esa opinión sea tenida en cuenta. Los Estados deben garantizar la existencia de  mecanismos adecuados para ser escuchados , adaptos a su edad y madurez.

El 63% de los participantes en este taller fueron niñas y el 37% niños. La mayoría señaló que durante el confinamiento estaban experimentando preocupación y ansiedad.

Sobre su educación, el 70% aseguró que permanecían en contacto con sus profesores. No obstante, más de la mitad (60%) indicó que las actividades y tareas que recibían en modo virtual resultaban poco o nada comprensibles.

La publicación "Entre paredes" demuestra que en medio de la crisis existen oportunidades para promover espacios de participación y ofrece la posibilidad de canalizar las voces de los adolescentes sobre temas fundamentales como : reflexionar su formación académica en tiempos de crisis y distancimiento social.