02 Junio 2022

Estimación preliminar del costo de fortalecer el primer nivel de atención en la red pública

La República Dominicana aprobó una profunda del sistema de salud hace 20 años, estableciendo el Seguro Familiar de Salud con aspiraciones de cobertura universal. Uno de los mayores logros es que, a diciembre del 2020 se había logrado afiliar al 95% de la población. Sin embargo, los indicadores básicos de salud, particularmente de salud materno-infantil, no han mejorado, en gran medida porque no se ha logrado implementar el primer nivel de atención como puerta de entrada, ni la estrategia de atención primaria en salud – a pesar de que la misma es parte integral del marco legal dominicano. Particularmente importante sería lograr su implementación en la red de servicios del Servicio Nacional de Salud (SNS) que constituye el principal proveedor de servicios para la población del régimen subsidiado, la cual afilia al 58% de la población dominicana, justamente ubicada en la franja de menores ingresos. Asimismo, en ciertos lugares del país, fuera de los centros urbanos, constituye el único proveedor de servicios, inclusive para trabajadores formales que tienen derecho al régimen contributivo.  La Fundación Plenitud y UNICEF firmaron un acuerdo de colaboración para realizar una estimación preliminar del costo de implementar el primer nivel de atención en la red del Servicio Nacional de Salud (SNS) y ofrecer recomendaciones para su implementación. Con este trabajo se pretende obtener la opinión de los actores sobre cómo implementarlo, identificar en base a fuentes secundarias los costeos realizados en el país para establecer un primer nivel de atención fortalecido en la red pública, realizar una estimación de los fondos que se requerirían para una implementación progresiva, ofrecer ideas sobre alternativas y proponer una hoja de ruta para presentarla a los principales actores involucrados y responsables.  El propósito fundamental de este trabajo es la estimación preliminar del costo para la implementación del primer nivel de atención del Sistema Nacional de Salud (SNS), acorde con las normativas y estrategias del país y en función al número de Centros de Primer Nivel (CPNA) y Unidades de Atención Primaria (UNAPS) necesarias, de acuerdo con las informaciones de población existente, y del personal requerido, así como las fuentes de financiamiento. Se espera que resultado sirva para que los actores responsables aboguen por mayores recursos. 
28 Mayo 2021

Orientaciones técnicas para la Atención Obstétrica y Neonatal

El presente documento de “Orientaciones Técnicas para la Atención Obstétrica y Neonatal con Incorporación de la Perspectiva de Género y el Enfoque de Derechos Dde Niños, Niñas, personas Adolescentes y Mujeres” se inscribe en los procesos del mejoramiento continuo de la calidad de la atención y responde a la urgente necesidad de asegurar una práctica humanizada, respetuosa y garante de derechos en el ámbito de la atención obstétrica y neonatal. En este escenario, reducir la muerte materna y neonatal constituye una prioridad nacional, gubernamental e institucional, en sintonía con diversos acuerdos y metas regionales de los cuales somos signatarios, incluyendo los objetivos de desarrollo sostenible. La violencia obstétrica resulta aún invisible y normalizada en el país, como bien se señala en los estudios citados. La misma es un tipo de violencia de género institucional presente en el ámbito de la salud sexual y salud reproductiva, violación a los derechos humanos y los derechos reproductivos de las mujeres, incluyendo los derechos a la igualdad, a la no discriminación, a la información, a la integridad, a la salud y a la autonomía reproductiva.  Las Orientaciones técnicas para la atención obstétrica y neonatal con incorporación de la perspectiva de género y el enfoque de derechos de niños, niñas, adolescentes y mujeres, es un instrumento que busca ofrecer al personal de salud   aspectos prácticos para lograr una experiencia de “parto positivo” desde el respeto a los derechos de mujeres, niños, niñas y adolescentes en la atención preconcepcional, durante el embarazo, parto, posparto y la atención neonatal.