17 Agosto 2022

Cuento «El poder del plato multicolor»

En muchas países de América Latina y el Caribe, cada vez más niños y niñas tienen sobrepeso y obesidad. Esto repercute en su salud en el presente y en el futuro, porque aumenta la posibilidad de que padezcan enfermedades  como la diabetes, la hipertensión y otras que afectan el corazón y el cerebro. Al mismo tiempo, muchos de estos niños tienen falta de nutrientes que necesitan para crecer mejor y aprender más. Cada vez más los adultos estamos comiendo y tomando productos con exceso de azúcar, grasas y sal y menos alimentos naturales. Estos cambios en la forma de comer influyen directamente en cómo aprenden a alimentarse los más pequeños y lo que prefieren cada día. Las frutas y verduras, además de ser coloridas y sabrosas, están repletas de nutrientes muy valiosos que ofrece la naturaleza. Jamás podrán ser imitadas por los productos procesados como jugos de caja, polvo para preparar jugos, refrescos, gelatinas, postres saborizados, sopas en polvo o papas prefritas.  Elegir las frutas y verduras de estación, ofrecerlas en diversas preparaciones, así como darlas a probar en varias oportunidades o participar a los niños en las compras los ayuda a que cada día las acepten y disfruten más. La infancia es una oportunidad única para que los niños desarrollen preferencias por los alimentos naturales. Lo que comemos y tomamos durante los primeros años de la niñez modela las comidas que nos van a gustar a lo largo de la vida.