04 Marzo 2019

El agua bajo el fuego

En tiempos de crisis, los niños tienen que hacer frente a muchos peligros, cuando se les obliga a abandonar sus hogares, se les separa de sus familias, se les priva de alimentos, se les impide el acceso a la escuela y se les expone a la explotación y la violencia. En las crisis relacionadas con los conflictos armados, los niños corren el riesgo de sufrir heridas o de morir.  Pero las balas y las bombas no siempre son las amenazas más mortales para la vida de un niño. En los conflictos prolongados, los niños menores de 15 años tienen, como promedio, casi tres veces más probabilidades  de morir a causa de enfermedades diarreicas relacionadas con el agua y el saneamiento insalubres que debido a la violencia relacionada directamente con los conflictos y la guerra. Para los niños más pequeños, las consecuencias derivadas de la insalubridad del agua, el saneamiento y la higiene es mayor: los menores de cinco años tienen por encima de 20 veces más probabilidades de morir a causa de enfermedades diarreicas relacionadas con el agua contaminada y el saneamiento que debido a la violencia que se genera en los conflictos.  En estos conflictos, y en otras situaciones de emergencia, proporcionar agua y saneamiento de manera rápida, integral  y segura es una cuestión de vida o muerte. Lamentablemente, las respuestas de emergencia carecen con demasiada frecuencia de suficientes recursos, dependen de sistemas de agua y saneamiento poco desarrollados y son incapaces de satisfacer necesidades complejas.
01 Septiembre 2016

Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o Desastres para la Sede Central

El Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o Desastres del Ministerio de Educación que se presenta, contempla diferentes  protocolos relevantes y prioritarios sobre la reducción de riesgos en el sector, los cuales fueron identificados por autoridades y funcionarios del MINERD, de la  sede, regionales, distritos y centros educativos, durante un diagnóstico de la respuesta institucional , que consideró visitas a terreno en zonas que han sido reiteradamente afectadas por fenómenos naturales y donde las instancias del sector educativo han debido actuar para responder a  las mismas. De igual modo, también se llevaron a cabo una serie de reuniones y talleres con representación de personal de todos los niveles de la Institución. En este sentido, el MINERD considera que la seguridad de una escuela no depende solamente de las amenazas o peligros a que esté expuesta y el nivel de riesgo de la misma, sino también al grado de preparación con que cuenten los actores de la comunidad escolar para responder al impacto del desastre. La respuesta del sector educativo, si bien se orienta a asegurar la continuidad y pronto restablecimiento de la prestación de los servicios educativos, incluye acciones de coordinación con otras instancias gubernamentales, instituciones de cooperación internacional, la evaluación de los daños y necesidades del sector educativo, la gestión de recursos (humanos, financieros e insumos) y comunicación con los miembros de la comunidad escolar, entre otros. El MINERD reconoce, entre otras, las siguientes razones por las cuales debe garantizar el derecho a la educación después de ocurrida una situación de emergencia y/o desastre: Porque la educación es un derecho fundamental de la niñez; Porque la escolaridad regular es uno de los medios más importantes y eficientes de restaurar el sentido de normalidad a la vida cotidiana de los niños, niñas y adolescentes y a todos los integrantes de las comunidades; Porque la escuela ofrece un espacio de protección y de cobertura de las necesidades básicas de niños, niñas y adolescentes (alimentación, salud, recreación, recuperación psicoafectiva, entre otros); Para garantizar que el espacio educativo sea utilizado adecuadamente como centro colectivo/albergue, evitando así su demora en iniciar el servicio de la educación y proteger  bienes y recursos educativos; Porque si un niño, niña o adolescente no asiste a la escuela como acostumbra, lo exponemos  a adquirir hábitos no deseados, entre otras situaciones peligrosas y por consecuencia estaríamos vulnerando su derecho a la educación aún en situaciones adversas.
01 Septiembre 2016

Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o Desastres para los Distritos Educativos

El Plan Institucional de Respuesta a emergencia y/o desastres del Ministerio de Educación que se presenta, contempla diferentes  protocolos relevantes y prioritarios sobre la reducción de riesgos en el sector, los cuales fueron identificados por autoridades y funcionarios del MINERD, de la  sede, regionales, distritos y centros educativos, durante un diagnóstico de la respuesta institucional , que consideró visitas a terreno en zonas que han sido reiteradamente afectadas por fenómenos naturales y donde las instancias del sector educativo han debido actuar para responder a  las mismas. De igual modo, también se llevaron a cabo una serie de reuniones y talleres con representación de personal de todos los niveles de la Institución. En este sentido, el MINERD considera que la seguridad de una escuela no depende solamente de las amenazas o peligros a que esté expuesta y el nivel de riesgo de la misma, sino también al grado de preparación con que cuenten los actores de la comunidad escolar para responder al impacto del desastre. La respuesta del sector educativo, si bien se orienta a asegurar la continuidad y pronto restablecimien-to de la prestación de los servicios educativos, incluye acciones de coordinación con otras instancias gubernamentales, instituciones de cooperación internacional, la evaluación de los daños y necesida-des del sector educativo, la gestión de recursos (humanos, financieros e insumos) y comunicación con los miembros de la comunidad escolar, entre otros. El MINERD reconoce, entre otras, las siguientes razones por las cuales debe garantizar el derecho a la educación después de ocurrida una situación de emergencia y/o desastre. Porque la educación es un derecho fundamental de la niñez; Porque la escolaridad regular es uno de los medios más importantes y eficientes de restaurar el sentido de normalidad a la vida cotidiana de los niños, niñas y adolescentes y a todos los integrantes de las comunidades; Porque la escuela ofrece un espacio de protección y de cobertura de las necesidades básicas de niños, niñas y adolescentes (alimentación, salud, recreación, recuperación psicoafectiva, entre otros); Para garantizar que el espacio educativo sea utilizado adecuadamente como centro colectivo/albergue, evitando así su demora en iniciar el servicio de la educación y proteger  bienes y recursos educativos; Porque si un niño, niña o adolescente no asiste a la escuela como acostumbra, lo exponemos  a adquirir hábitos no deseados, entre otras situaciones peligrosas y por consecuencia estaríamos vulnerando su derecho a la educación aún en situaciones adversas.
01 Septiembre 2016

Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o Desastres para Centros Educativos

El Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o Desastres del Ministerio de Educación que se presenta, contempla diferentes protocolos relevantes y prioritarios sobre la reducción de riesgos en el sector, los cuales fueron identificados por autoridades y funcionarios del MINERD, de la sede, regionales, distritos y centros educativos, durante un diagnóstico de la respuesta institucional, que consideró visitas a terreno en zonas que han sido reiteradamente afectadas por fenómenos naturales y donde las instancias del sector educativo han debido actuar para responder a las mismas. De igual modo, también se llevaron a cabo una serie de reuniones y talleres con representación de personal de todos los niveles de la Institución. En este sentido, el MINERD considera que la seguridad de una escuela no depende solamente de las amenazas o peligros a que esté expuesta y el nivel de riesgo de la misma, sino también al grado de preparación con que cuenten los actores de la comunidad escolar para responder al impacto del desastre. La respuesta del sector educativo, si bien se orienta a asegurar la continuidad y pronto restablecimiento de la prestación de los servicios educativos, incluye acciones de coordinación con otras instancias gubernamentales, instituciones de cooperación internacional, la evaluación de los daños y necesidades del sector educativo, la gestión de recursos (humanos, financieros e insumos) y comunicación con los miembros de la comunidad escolar, entre otros. El MINERD reconoce, entre otras, las siguientes razones por las cuales debe garantizar el derecho a la educación después de ocurrida una situación de emergencia y/o desastre. Porque la educación es un derecho fundamental de la niñez; Porque la escolaridad regular es uno de los medios más importantes y eficientes de restaurar el sentido de normalidad a la vida cotidiana de los niños, niñas y adolescentes y a todos los integrantes de las comunidades; Porque la escuela ofrece un espacio de protección y de cobertura de las necesidades básicas de niños, niñas y adolescentes (alimentación, salud, recreación, recuperación psicoafectiva, entre otros); Para garantizar que el espacio educativo sea utilizado adecuadamente como centro colectivo/albergue, evitando así su demora en iniciar el servicio de la educación y proteger  bienes y recursos educativos; Porque si un niño, niña o adolescente no asiste a la escuela como acostumbra, lo exponemos  a adquirir hábitos no deseados, entre otras situaciones peligrosas y por consecuencia estaríamos vulnerando su derecho a la educación aún en situaciones adversas.
01 Septiembre 2016

Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o Desastres para Dirección Regional

El Plan Institucional de Respuesta a Emergencia y/o desastres del Ministerio de Educación que se presenta, contempla diferentes  protocolos relevantes y prioritarios sobre la reducción de riesgos en el sector, los cuales fueron identificados por autoridades y funcionarios del MINERD, de la  sede, regionales, distritos y centros educativos, durante un diagnóstico de la respuesta institucional , que consideró visitas a terreno en zonas que han sido reiteradamente afectadas por fenómenos naturales y donde las instancias del sector educativo han debido actuar para responder a  las mismas. De igual modo, también se llevaron a cabo una serie de reuniones y talleres con representación de personal de todos los niveles de la Institución. En este sentido, el MINERD considera que la seguridad de una escuela no depende solamente de las amenazas o peligros a que esté expuesta y el nivel de riesgo de la misma, sino también al grado de preparación con que cuenten los actores de la comunidad escolar para responder al impacto del desastre. La respuesta del sector educativo, si bien se orienta a asegurar la continuidad y pronto restablecimien-to de la prestación de los servicios educativos, incluye acciones de coordinación con otras instancias gubernamentales, instituciones de cooperación internacional, la evaluación de los daños y necesida-des del sector educativo, la gestión de recursos (humanos, financieros e insumos) y comunicación con los miembros de la comunidad escolar, entre otros. El MINERD reconoce, entre otras, las siguientes razones por las cuales debe garantizar el derecho a la educación después de ocurrida una situación de emergencia y/o desastre. Porque la educación es un derecho fundamental de la niñez; Porque la escolaridad regular es uno de los medios más importantes y eficientes de restaurar el sentido de normalidad a la vida cotidiana de los niños, niñas y adolescentes y a todos los integrantes de las comunidades; Porque la escuela ofrece un espacio de protección y de cobertura de las necesidades básicas de niños, niñas y adolescentes (alimentación, salud, recreación, recuperación psicoafectiva, entre otros); Para garantizar que el espacio educativo sea utilizado adecuadamente como centro colectivo/albergue, evitando así su demora en iniciar el servicio de la educación y proteger  bienes y recursos educativos; Porque si un niño, niña o adolescente no asiste a la escuela como acostumbra, lo exponemos  a adquirir hábitos no deseados, entre otras situaciones peligrosas y por consecuencia estaríamos vulnerando su derecho a la educación aún en situaciones adversas.