Lactancia materna sin mitos

Durante la Semana Mundial de la Lactancia Materna madres y padres compartieron sus miradas sobre la práctica y fotos de sus hijas e hijos de distintas edades

UNICEF Cuba
Lactancia materna sin mitos
Celia Medina
13 Agosto 2020

Mucho se habla de la lactancia materna y de su importancia para el bebé, la mamá y la familia; incluso para las sociedades y el planeta. Pero lo cierto es que la experiencia con la práctica es muy individual. Para algunas personas y familias es un tiempo de paz y amor; otras describen su impacto positivo sobre la salud de madres y bebés o refieren una conexión profunda, protección y seguridad.

Madres y padres compartieron sus miradas sobre la Lactancia Materna y fotos de sus hijas e hijos de distintas edades. Más allá de dónde pongan el énfasis cuando piensan la lactancia materna, coinciden siempre en señalar sus beneficios… Porque lo han vivido, lo cuentan.

Tamara Roselló, mamá de Mariana, de 2 años
Cortesía de la familia
Tamara Roselló, mamá de Mariana, de 2 años

“La lactancia es un regalo que como familia nos hicimos durante los dos primeros años de nuestra hija. Lactar implica vivir un tiempo de paz y amor”.

La lactancia materna tiene múltiples beneficios para la mamá que amamanta. Algunos de ellos: evita el sangramiento postparto, disminuye el riesgo de cáncer (ovarios, útero, mamas) y la incidencia de fracturas de caderas en edades avanzadas.

Rebeca Castellanos, mamá de Clara (1 año y 9 meses) y Maia (5 meses); actualmente amamanta a Maia, la más pequeña de sus hijas
Cortesía de la familia
Rebeca Castellanos, mamá de Clara (1 año y 9 meses) y Maia (5 meses); actualmente amamanta a Maia, la más pequeña de sus hijas

“La lactancia materna exclusiva es simplemente mágica; con mi primer bebé había muchos temores y estrés, mucha ansiedad, porque pensaba que no lograría alimentarla como ella necesitaba… Mitos y desinformación que nos rodean, contra las cuales hay que oponer siempre un análisis muy sencillo: la relación costo-beneficio. Con mi segunda hija aún estoy lactando, tiene cinco meses y cada momento es maravilloso. Con dos bebés pequeñas es difícil, porque no hay mucho tiempo y la lactancia involucra tiempo, descanso, adecuada hidratación. En este sentido el apoyo de mi esposo y de mi familia ha sido primordial. Incluso si tengo muchísimas cosas por hacer, cuando llega la hora de lactar todo se desvanece y solo pienso en su salud, en todo lo que la lactancia materna aporta, la miro a los ojos y es como si todo se esfumara… por ese rato solo existimos ella y yo. Es todo beneficios, en salud y en amor”.

Olga Díaz Ruiz, dio lactancia materna por 11 meses a su niño Diego, actualmente de 5 años
Cortesía de la familia
Olga Díaz Ruiz, dio lactancia materna por 11 meses a su niño Diego, actualmente de 5 años

“La lactancia materna es un ejercicio de salud con beneficio mutuo, madre y su niña o niño. Hay muchos mitos alrededor de la práctica, pero realmente solo proporciona bienestar. La lactancia materna ayuda a evitar problemas de reflujo, obesidad y previene de contraer enfermedades en edades tempranas y a largo plazo, como las alergias alimentarias, entre otras. Mi hijo es sano, delgado, fuerte y hoy por hoy come de todo. Recomiendo la lactancia materna exclusiva como la mejor y primera vía con la que podemos proteger a nuestros bebés y asegurarle salud a largo plazo”.

¿Por qué es importante para el bebé la lactancia materna? Representa la primera vacuna (beneficia el desarrollo del sistema inmunológico); aporta agua, macronutrientes y micronutrientes necesarios para el crecimiento saludable; contribuye a la prevención de enfermedades crónicas no transmisibles del adulto (diabetes, hipertensión arterial, obesidad); favorece el desarrollo de la inteligencia y las habilidades sociales.

Marla Albo Quintana y Pablo Montes de Oca, padres de Marcel, 6 años recién cumplidos
Cortesía de la familia
Marla Albo Quintana y Pablo Montes de Oca, padres de Marcel, 6 años recién cumplidos

“Como padres queremos siempre hacer lo mejor para nuestro bebé y estábamos conscientes de que el proceso de lactancia materna era esencial en esta etapa de su vida, por todos los beneficios que brinda a su desarrollo, inmunidad y bienestar en todos los sentidos. Además, fue muy lindo experimentar cómo, a través de esos momentos, comenzaba a reconocernos como padres y nosotros a corresponderle con todo el amor que le tenemos”.

Oday Enríquez, dio lactancia materna a su hija Paula por un año
Cortesía de la familia
Oday Enríquez, dio lactancia materna a su hija Paula por un año

“La posibilidad de dar el pecho a mi beba ha sido una de las mejores vivencias de la maternidad. Esa búsqueda instintiva y sentir su satisfacción al ser alimentada son de mis mejores recuerdos”.

Lianet Hernández, mamá de Emma, de 2 años y medio
Cortesía de la familia
Lianet Hernández, mamá de Emma, de 2 años y medio

“Cuando te conviertes en madre ya sabes lo que significa la lactancia materna para los bebés, traes la teoría, y la práctica te lo confirma. Es de las sensaciones más gratificantes y hermosas que podrán sentirse jamás… mucho más allá de una conexión, crea un vínculo permanente, inolvidable. Y nos damos cuenta de todo eso quizás no en el momento en que lo hacemos, sino cuando tenemos que dejarla. Creo que las madres sufrimos más el término del periodo de lactancia que los propios bebés. Ellos se vuelven fuertes, independientes y nosotras sentimos que nos falta algo. Yo extraño mucho la lactancia materna”.

Claudia Fernández, actualmente amamanta a su pequeña Lucía
Cortesía de la familia
Claudia Fernández, actualmente amamanta a su pequeña Lucía

“Lactar a mi bebé significa no solo garantizar la más segura alimentación para la mejor inmunidad posible contra futuras enfermedades, sino que es el momento de mayor intimidad y comunicación con mi bebé. Ella me mira segura y deseosa de recibir su alimento a la temperatura y cantidad exactas. Disfrutamos ambas el contacto físico y miradas cómplices, llenas de ternura”.

Claudia Amanda Betancourt Torres, Daniel Moreno Hidalgo y su hijo Fabián de año y medio
Cortesía de la familia
Claudia Amanda Betancourt Torres, Daniel Moreno Hidalgo y su hijo Fabián de año y medio

“La lactancia materna significó para nosotros dar vida a nuestro bebé y transmitirle amor. Es una garantía de salud y protección”.

Indira Román Geraica y su niño Alejandro, de 4 años
Cortesía de la familia
Indira Román Geraica y su niño Alejandro, de 4 años

“La lactancia materna ha sido de los momentos más tiernos que hemos compartido: una conexión tan profunda, un amor tan grande… y la certeza de que estaba dándole a mi hijo justo lo que necesitaba para crecer saludable y seguro. Aposté por la práctica siempre porque de eso se trata: de amar a los hijos y de velar por su salud y bienestar de forma natural. Durante la lactancia materna Ale jamás se enfermó. Si tuviera otro hijo, apostaría por ella otra vez”.