04 Mayo 2023

Informe Anual UNICEF 2022: Costa Rica avanza con su infancia

En consonancia con nuestra política, nos complace compartirles los avances y los resultados alcanzados durante el período del 2022, en el marco del Programa de Cooperación de País 2018-2022, suscrito entre el Estado costarricense y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). El Programa de Cooperación que finalizamos en el 2022 se sustentó en cuatro pilares: el desarrollo inclusivo de la primera infancia y la educación, la protección infantil, la inclusión social y la abogacía pública y la comunicación. Estos programas buscan enfrentar los desafíos que obstaculizan la plena realización de los derechos de la niñez y la adolescencia, los cuales detallamos al final de dicho informe. El documento busca sintetizar los resultados en favor del cumplimiento de los derechos de la niñez y la adolescencia en Costa Rica que alcanzamos el año anterior, gracias al trabajo en conjunto realizado con 133 aliados de instituciones públicas, municipalidades, asociaciones de desarrollo, organizaciones no gubernamentales, organizaciones juveniles, universidades y sector privado. A este grupo se deben sumar otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, los medios de comunicación y, especialmente, las niñas, los niños, los adolescentes, quienes son el fin y el centro de nuestro accionar. En el 2020, Naciones Unidas inició la década de la acción, con el fin de alcanzar los objetivos para el 2030 y acelerar las soluciones sostenibles dirigidas a los principales desafíos del mundo: desde la pobreza y la igualdad de género hasta el cambio climático, la desigualdad y el cierre de la brecha financiera. Para UNICEF Costa Rica, la década de la acción significa avanzar para garantizar que la infancia cuente con espacios seguros, acciones humanitarias, nuevas formas de comportamiento y normas sociales que la protejan contra todas las formas de violencia, la discriminación y la migración forzada. Además, implica acelerar los esfuerzos para lograr una inversión eficaz y eficiente de los recursos del Estado y de la sociedad en conjunto. Por eso, apoyamos al Patronato Nacional de la Infancia para lograr una análisis sistemático y sostenible de la inversión en niñez y la adolecencia, así como colaboramos con un amplio proceso participativo para la formulación de la nueva política de niñez y adolescencia, que marcará el rumbo y las prioridades para esta población en la próxima década. Al mismo tiempo, continuaremos generando evidencia, análisis y abogacía para incidir en las políticas públicas y contribuir a la reducción de las brechas que ponen en riesgo el presente y el futuro del país.
04 Mayo 2022

UNICEF Costa Rica - Informe anual 2020-2021

En consonancia con nuestra política de transparencia y rendición de cuentas nos es grato compartirles los avances y resultados alcanzados durante el período 2020 -2021 en el marco del Programa de Cooperación de País 2018-2022, suscrito entre el gobierno de Costa Rica y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Nuestro programa se sustenta en cuatro pilares: el desarrollo inclusivo de la primera infancia y la educación; la protección infantil; inclusión social y gestión de conocimiento y abogacía pública y comunicación. Poniendo a la niñez, la adolescencia y las juventudes como el centro de nuestro accionar, estos programas buscan enfrentar los desafíos que obstaculizan la plena realización de los derechos de la niñez y adolescencia como, por ejemplo, la persistente pobreza infantil y desigualdades sociales, la limitada oferta de servicios sociales en lugares remotos y fronterizos del país, la insuficiente coordinación multisectorial para responder a problemas contemporáneos complejos como la violencia y salud mental, las inequidades del gasto social y, finalmente, la prevalencia de comportamientos y normas sociales que todavía perpetúan desigualdades de género, entre otras. En el marco del 75 aniversario de UNICEF, celebrado en diciembre del 2021, en este informe revisitamos los avances logrados por Costa Rica desde 1950 en materia de derechos de la niñez, cuando UNICEF inició sus operaciones en el país de su sede en Nueva York, hasta el 2021, como una inspiración para recordarnos que es posible transformar el presente, enfrentando las deudas históricas que persisten del pasado y los nuevos retos sociales y económicos que nos deja la pandemia, con la firme convicción de que debemos invertir en el presente para reimaginar un futuro mejor y más justo para la niñez, la adolescencia y las juventudes. El Estado costarricense ha demostrado históricamente que, si se pueden lograr las metas del desarrollo sostenible poniendo a la niñez y adolescencia como centro de la universalización de los servicios públicos y la inclusión social y garantizando todas las oportunidades para cada niña y niño según lo establece la Convención sobre los Derechos de la Niño y el Código de la Niñez y Adolescencia de Costa Rica, así como otras normativas nacionales e internacionales. Acelerar la Agenda 2030 para enfrentar los desafíos contemporáneos va a permitir el país revertir la persistente pobreza y desigualdades intensificadas aún más debido al impacto del COVID-19. Urge reducir las inequidades sociales y económicas que brutalmente afectan niños, niñas, adolescentes y jóvenes que viven en zonas rurales, fronterizas y costeras, así como en comunidades altamente vulnerables de zonas urbanas y territorios indígenas, para que tengan todas las oportunidades, incluyendo educación y formación profesional, protección contra las diferentes formas de violencia y acceso a las nuevas tecnologías de manera segura, desarrollando todo su potencial desde la más temprana edad.