04 Mayo 2023

Informe Anual UNICEF 2022: Costa Rica avanza con su infancia

En consonancia con nuestra política, nos complace compartirles los avances y los resultados alcanzados durante el período del 2022, en el marco del Programa de Cooperación de País 2018-2022, suscrito entre el Estado costarricense y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). El Programa de Cooperación que finalizamos en el 2022 se sustentó en cuatro pilares: el desarrollo inclusivo de la primera infancia y la educación, la protección infantil, la inclusión social y la abogacía pública y la comunicación. Estos programas buscan enfrentar los desafíos que obstaculizan la plena realización de los derechos de la niñez y la adolescencia, los cuales detallamos al final de dicho informe. El documento busca sintetizar los resultados en favor del cumplimiento de los derechos de la niñez y la adolescencia en Costa Rica que alcanzamos el año anterior, gracias al trabajo en conjunto realizado con 133 aliados de instituciones públicas, municipalidades, asociaciones de desarrollo, organizaciones no gubernamentales, organizaciones juveniles, universidades y sector privado. A este grupo se deben sumar otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, los medios de comunicación y, especialmente, las niñas, los niños, los adolescentes, quienes son el fin y el centro de nuestro accionar. En el 2020, Naciones Unidas inició la década de la acción, con el fin de alcanzar los objetivos para el 2030 y acelerar las soluciones sostenibles dirigidas a los principales desafíos del mundo: desde la pobreza y la igualdad de género hasta el cambio climático, la desigualdad y el cierre de la brecha financiera. Para UNICEF Costa Rica, la década de la acción significa avanzar para garantizar que la infancia cuente con espacios seguros, acciones humanitarias, nuevas formas de comportamiento y normas sociales que la protejan contra todas las formas de violencia, la discriminación y la migración forzada. Además, implica acelerar los esfuerzos para lograr una inversión eficaz y eficiente de los recursos del Estado y de la sociedad en conjunto. Por eso, apoyamos al Patronato Nacional de la Infancia para lograr una análisis sistemático y sostenible de la inversión en niñez y la adolecencia, así como colaboramos con un amplio proceso participativo para la formulación de la nueva política de niñez y adolescencia, que marcará el rumbo y las prioridades para esta población en la próxima década. Al mismo tiempo, continuaremos generando evidencia, análisis y abogacía para incidir en las políticas públicas y contribuir a la reducción de las brechas que ponen en riesgo el presente y el futuro del país.