“Es una muy buena estrategia para acercar a los niños a la lectura”

Ramón Contreras coordina el trabajo de los profesores de la comuna de Quinchao y cuenta cómo usarán los cuentos de “En Casa: Historias para ver y escuchar”

UNICEF
Achao
Ramón Contreras
03 Julio 2020

Quinchao es una de las comunas de la provincia de Chiloé, que está compuesta por 10 islas, como Alao, Lilín, Meulín, Quenac o Apiao. Está a 1.204 km al sur de Santiago, cerca 15 horas de viaje por tierra (y otros tramos por mar) y es la tercera isla más grande del archipiélago de Chiloé. En Quinchao viven nueve mil personas, de las cuales 1.400 son niños, niñas y adolescentes que estudian en algunos de los 13 establecimientos educacionales que existen en la zona. El 60% de su población es rural y todos los meses llueve.

Ramón Contreras es el jefe Unidad Técnico Pedagógica (UTP) de la Corporación Municipal de Quinchao, que atiende fundamentalmente a los equipos docentes de las escuelas rurales de la comuna. Un día escuchando la radio se encontró con los cuentos de “En casa: historias para ver y escuchar” de UNICEF, radio ADN y Teatro Mori FamFest. De inmediato pensó que estos relatos podían ser una buena herramienta para trabajar con los profesores y alumnos de la comuna, que al igual que los todos los niños y niñas Chile están estudiando desde sus casas por la pandemia. “Nos han gustado mucho los cuentos, los encuentro dinámicos, muy entretenidos, con excelente producción, multiplataforma, son breves y algunos son muy divertidos. Es una muy buena estrategia de acercar a la lectura, además son representativos de diversas latitudes del país”.

Escolares de Achao
Ramón Contreras
Estudiantes de Achao, en la isla de Chiloé, estudiando en sus aulas. Hoy, debido a la pandemia del Covid19 deben hacerlo desde sus hogares y los cuentacuentos EnCasa preparados por UNICEF y Famfest han sido una herramienta para sus aprendizajes.

Frente a este aislamiento geográfico, con problemas de conectividad a Internet, transbordares y barcazas, la radio es un medio fundamental para entretener, informar y acompañar. La radio “es el único medio creíble, si lo dijo la radio es verdad”, nos cuenta Ramón. Es por ello que el programa “En casa: historias para ver y escuchar” le pareció que podía ser una buena herramienta pedagógica para los alumnos y los profesores. “Es una oportunidad tener literatura chilena en un formato familiar, y de buena calidad, y que por tanto, le pueden sacar mucho provecho, sobre todo en el contexto en que la escuela está cerrada físicamente… se apoya virtualmente en este caso como una comunidad radial, proveerlos de material de lectura es enriquecedor…” 

“Es una oportunidad tener literatura chilena en un formato familiar, y de buena calidad, y que por tanto, le pueden sacar mucho provecho, sobre todo en el contexto en que la escuela está cerrada físicamente”.

Ramón cuenta que “ya han comenzado a idear actividades, a enriquecer su lenguaje, intentar grabar sus propios radioteatros, o crear sus actividades de comprensión de lectura, independiente de si tienen el texto o no, aparte es otra opción para niños que comprenden mejor cuando escuchan una narración. Permite la comunicación al interior de la familia al ponerse a escuchar… con la llegada de telefonía móvil, la televisión o el internet, como que la radio quedó en un segundo plano en proyectos de difusión cultural, pero ahora ha vuelto a tomar interés. Es otra forma de entregar equidad en el acceso a bienes culturales. No todo tiene que estar en internet”.

Destaca que los cuentos son entretenidos para los niños, pero también para los adultos porque entregan otra mirada de la lectura: “amplían la imaginación del oyente y se involucra de mejor manera en la historia que se cuenta. Es como estar en casa sentado cerca de la estufa y escuchar a alguno de nuestros parientes, contándonos una novedad o una situación que pudo haber sucedido en la localidad”.

En su opinión, este tipo de proyectos ayuda también a acercar a los niños y niñas a la lectura, “algunos son muy divertidos, es una muy buena estrategia para acercarlos a la lectura, además son representativos de diversas latitudes del país”. Agrega que todos los cuentos le han gustado mucho, pero tiene algunos favoritos, como ‘El niño y la ballena’, porque “me conecta con los mitos ancestrales… me ha llamado la atención el de La Cenicienta, nunca pensé que Gabriela Mistral había escrito un cuento clásico en formato poseía...El cuento de las Apuestas del Zorro lo conocíamos porque alguna vez llegó en un paquete de libros que entregó el Ministerio de Educación a través de las Bibliotecas CRA”.

Como las niñas y niños de la comuna viven en un ambiente de dificil acceso, más bien aislados, sus profesores saben que hay que activar distintas iniciativas que les permitan estar conectados y conocer otras realidades. “Los niños de la comuna son bastantes dinámicos, desarrollan actividades artísticas, musicales, ayudan en labores de agricultura, horticultura, ganadería y recolección de orilla de mariscos y algas. Tratamos que cada vez estén menos aislados, pueden ir a la ciudad de vez en cuando, con permanentes encuentros que propiciamos a nivel educacional, encuentro corales, instrumentales, gimnasia rítmica, grupos de lectores, ajedrez, juegos deportivos escolares”, relata Ramón.