5 medidas para brindar apoyo socioemocional en el retorno a las clases presenciales

La publicación de UNICEF “Sostener, Cuidar, Aprender” está disponible para ser un aporte a las comunidades educativas en el cuidado de la salud mental de los alumnos y alumnas en el regreso a las escuelas.

UNICEF Chile
patio de colegio
UNICEF Chile
22 Septiembre 2021

En el contexto del retorno a los colegios de manera presencial es importante cuidar la salud mental de la comunidad educativa, sobre todo de niños, niñas y adolescentes que han experimentado un año y medio de incertidumbre, adecuándose a clases remotas y al encierro en sus casas debido a las restricciones que impuso la pandemia por el coronavirus.

Para apoyar desde el punto de vista socioemocional el regreso a las aulas, UNICEF pone a disposición de las comunidades educativas  un estudio  que ofrece a los establecimientos una ruta para diseñar e implementar una estrategia de apoyo socioemocional post pandemia.

“Sostener, Cuidar, Aprender” promueve la esperanza y el optimismo. Explica que por el COVID- 19, el año 2020 fue difícil para todos, marcado por la distancia y la incertidumbre.

“Es muy importante reconocer lo logrado, valorar los aprendizajes, la solidaridad, el esfuerzo de cada docente que mantuvo viva la enseñanza, la persistencia de quienes pudieron sumarse a la actividad educativa y el apoyo de las familias”.  

La publicación propone, además, favorecer hábitos saludables, conductas de autocuidado físico y psicológico, la comunicación interpersonal telefónica y virtual, la responsabilidad social, la apertura de espacios de diálogo y escucha porque “las comunidades humanas se conforman en el encuentro, en el diálogo, al compartir dolores y alegrías”, dice la publicación.

Sea en modalidad remota, híbrida o presencial, el material dispone actividades que pueden ser realizadas por cada establecimiento, adaptándolas de manera flexible a sus condiciones.

La publicación propone, además, favorecer hábitos saludables, conductas de autocuidado físico y psicológico, la comunicación interpersonal telefónica y virtual, la responsabilidad social, la apertura de espacios de diálogo y escucha porque “las comunidades humanas se conforman en el encuentro, en el diálogo, al compartir dolores y alegrías”, dice la publicación.

“Sostener, cuidar y aprender” propone una ruta para que los equipos educativos trabajen en 5 etapas de trabajo con los alumnos y alumnas.

1. Coordinación y diálogos participativos: se recomienda la creación de una comisión o equipo coordinador, capaz de articular iniciativas, identificar recursos y necesidades, activar redes de apoyo con el territorio, diseñar un plan de acción y hacer seguimiento al progreso de la comunidad.

2. Levantamiento de necesidades y cuidado de los equipos: conocer cómo está la comunidad en su conjunto, las principales necesidades, aprehensiones y experiencias vividas, por si necesitaran acciones de apoyo

3. Diseño de un Plan de Acción: definidas las necesidades y prioridades de acción, corresponde definir un Plan de Acción conocido y valorado por la comunidad, distribuir roles y funciones, y capacitarse cuando corresponda en aquellos aspectos que se hayan definido como críticos. 

4. Implementación en múltiples niveles: aun cuando no toda la comunidad enfrenta similares dificultades, tensiones e impactos, todos y todas requieren apoyos generales, buen trato y valoración para recuperarse y retomar sus vidas en el nuevo escenario.

5. Evaluación y continuidad: contar con indicadores y criterios de evaluación respecto a las acciones implementadas. Para ello podría ser de utilidad desarrollar nuevos diálogos en comunidad, brindando monitoreo y continuidad a las acciones iniciales, poniendo en el centro de la actividad educativa la preocupación por el ámbito socioemocional.

Revisa la publicación “Sostener, cuidar y aprender” aquí.