¿Cómo podemos ayudar a prevenir la violencia?

En tiempos de COVID-19, insistimos en decir NO a la violencia en el hogar

Papá y su hija comparten un tiempo de juego
© UNICEF/UN0312258/Sokol

About

En cuestión de semanas, el COVID-19 ha cambiado por completo la vida de los niños, niñas y adolescentes y la de sus familias en todo el mundo. Las medidas que exige la cuarentena, que incluyen el cierre de las escuelas, de algunos servicios públicos y la restricción de los desplazamientos, han cambiado nuestras rutinas y quehaceres. Estas medidas aumentan nuevos factores de estrés a padres, madres y cuidadores/as quienes en muchos casos, enfrentan mayores dificultades económicas, se enferman o incluso pierden algún familiar.

Sin embargo, aunque la situación es muy estresante para los padres, madres y cuidadores/as, también lo es para los propios niños, niñas y adolescentes.

Millones de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo pueden estar siendo víctimas de distintos tipos de violencia durante su distanciamiento físico. Pueden también ser testigos de violencia hacia otros integrantes de su familia, en la mayoría de los casos en contra de sus madres u otras mujeres del hogar.

Cualquier tipo de violencia trae consecuencias a corto, mediano y largo plazo en el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes, además de vulnerar su derecho fundamental a vivir una vida libre
de violencia tal como lo establece la Convención sobre los Derechos del Niño.

Portada guia violencia

Download document

(PDF, 2,05 MB)