Ucrania, dos años después: los niños y niñas de las zonas de primera línea se ven obligados a pasar hasta 5.000 horas –el equivalente a casi 7 meses– refugiados bajo tierra

Tres cuartas partes de los niños, niñas y jóvenes de entre 14 y 34 años declararon recientemente que necesitan recibir apoyo emocional o psicológico 

23 Febrero 2024
Ucrania. Una niña se encuentra frente a la sala de calderas destruida de su jardín de infancia.
UNICEF/UNI448430/Hrom

GINEBRA/KYIV, 23 de febrero de 2024 – En los últimos dos años, los niños y niñas que viven en las ciudades de las zonas situadas en la primera línea del frente ucraniano han tenido que pasar entre 3.000 y 5.000 horas –lo que equivale a entre cuatro y casi siete meses– refugiados en sótanos y estaciones de metro subterráneas, mientras las alertas antiaéreas suenan en la superficie.  

Desde que la guerra se recrudeció en febrero de 2022, los incesantes ataques –que han provocado unas 3.500 alertas antiaéreas en las regiones de Zaporizhzhia y Kharkiv y casi 6.200 en la región de Donetsk– han tenido repercusiones devastadoras en la salud mental de los niños y niñas y en su capacidad para aprender de forma adecuada.  

Los meses de invierno han sido especialmente terribles para los niños, ya que miles de ellos han tenido que refugiarse en sótanos fríos y húmedos debido a que la escalada de los ataques ha dejado a muchas familias sin calefacción, agua ni electricidad. 

“La guerra en Ucrania ha destrozado la infancia y ha causado estragos en la salud mental y la capacidad de aprendizaje de los niños y niñas”, declaró Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF. “Los niños llevan dos años sufriendo violencia, aislamiento, separación de sus familias, pérdida de seres queridos, desplazamientos y trastornos en la escolarización y la atención sanitaria. Necesitan que esta pesadilla termine”. 

“Los continuos bombardeos dejan pocas oportunidades a los niños de Ucrania para recuperarse de la angustia y el trauma provocados por los ataques. Cada sirena y cada explosión les provocan una mayor ansiedad. La educación es un pilar que ofrece a la infancia esperanza, oportunidades y estabilidad, pero millones de niños y niñas ucranianos han tenido que interrumpirla o no pueden acceder a ella”.  

Las repercusiones psicológicas de la guerra para estos niños se han generalizado. Según los datos de la encuesta, la mitad de los niños y niñas de 13 a 15 años tienen problemas para dormir, y 1 de cada 5 presenta pensamientos intrusivos y escenas retrospectivas, manifestaciones típicas del trastorno de estrés postraumático. Tres cuartas partes de los niños y jóvenes de 14 a 34 años declararon recientemente que necesitaban recibir apoyo emocional o psicológico. Sin embargo, menos de una tercera parte trató de obtener ayuda. 

Los padres y madres de toda Ucrania informan que observan entre sus hijos elevados niveles de ansiedad, miedo excesivo, fobias y tristeza. También participan menos en las activades escolares, tienen sensibilidad ante los ruidos intensos y sufren problemas para conciliar el sueño. En un momento en que el apoyo de los progenitores es más necesario, la mitad de los encuestados afirma tener dificultades para ayudar a sus hijos. 

En todo el país, el 40% de los niños y niñas ucranianos no pueden acceder a la educación continua por falta de instalaciones. En las zonas más cercanas a la línea del frente, la mitad de los niños y niñas en edad escolar no pueden acudir a la escuela. Los últimos datos muestran que la magnitud de las deficiencias de aprendizaje observadas en 2022 en comparación con las que había en 2018 equivale a dos años de pérdida en lectura y un año en matemáticas. 

Desde la escalada de la guerra hace dos años, UNICEF amplió su labor en Ucrania y actualmente está presente en Kyiv, Lviv, Odesa, Dnipro, Poltava, Mykolaiv y Kharkiv para proporcionar asistencia humanitaria y apoyo esencial a la infancia y a las familias.  

El trabajo de UNICEF en Ucrania se centra en garantizar que los niños y niñas tengan acceso a servicios de atención sanitaria, inmunización, apoyo nutricional, protección, educación, agua potable y saneamiento, protección social y salud mental y apoyo psicosocial.  

En los países de acogida de refugiados, UNICEF trabaja con gobiernos, municipios y aliados locales para fortalecer los sistemas nacionales que proporcionan a los niños y niñas refugiados y marginados servicios de educación, atención sanitaria y protección de calidad en las comunidades de acogida.  

“Deben respetarse los principios humanitarios, el derecho internacional humanitario y las normas internacionales de derechos humanos. Los niños y niñas necesitan una oportunidad para recuperarse, y la mejor manera de hacerlo es poniendo fin a esta guerra”, afirmó Russell. 

###

Contactos de prensa

Alejandra Quintanilla Tello
Oficial de Comunicaciones
UNICEF Chile
Teléfono: +562 2422 8828
Correo electrónico: aquintanilla@unicef.org

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada infancia, en todas partes, para construir un mundo mejor para todos.

Sigue a UNICEF en TwitterFacebookInstagram y YouTube.