Tras su visita a Sudán, Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF, advierte sobre una crisis cada vez más grave para la infancia

En las últimas siete semanas, más de 400 niños y niñas han resultado muertos o heridos en El Fasher, Sudán, mientras el hambre sigue acechando a la infancia del país

26 Junio 2024
El 25 de junio de 2024, la Directora Ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell, dialoga con adolescentes desplazadas por la guerra, Lujain (izquierda), de 15 años, y Bothaina, de 14, en el punto de reunión de desplazados internos de Abdullah Naj en Port Sudan.
UNICEF/UNI599909/Elfatih
El 25 de junio de 2024, la Directora Ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell, dialoga con adolescentes desplazadas por la guerra, Lujain (izquierda), de 15 años, y Bothaina, de 14, en el punto de reunión de desplazados internos de Abdullah Naj en Port Sudan.

PUERTO SUDÁN, Sudán, 26 de junio de 2024 – Los niños y niñas de todo Sudán siguen sufriendo las consecuencias devastadoras del conflicto que sacude el país, advirtió la Directora Ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell, tras una visita a Puerto Sudán. Más de la mitad de los 24 millones de niños y niñas del país –unos 14 millones– necesitan ayuda humanitaria urgente y casi todos ellos se encuentran sin escolarizar.

Según los informes, las graves violaciones de los derechos de la infancia continúan aumentando a un ritmo alarmante, y más de 3.800 niños y niñas han muerto o han resultado heridos desde que comenzó la escalada del conflicto en abril de 2023. En Darfur del Norte, según los informes, más de 400 niños y niñas han muerto o han quedado mutilados tras la reciente intensificación de los combates en El Fasher y sus alrededores, mientras que el uso constante de armas explosivas en zonas pobladas está agravando los riesgos para los niños y sus familias. La población civil está atrapada en medio de los combates y hace menos de una semana fue bombardeado el Hospital Saudí de Maternidad, el único centro de salud en funcionamiento que prestaba servicios maternos y pediátricos en El Fasher.

“Más de un año después del inicio de esta brutal guerra, el dolor y el sufrimiento de los niños y niñas de Sudán siguen aumentando”, declaró Catherine Russell, Directora Ejecutiva de UNICEF. “Ya sea porque están atrapados entre las líneas del frente, porque se han visto obligados a abandonar sus hogares o porque son testigos de la destrucción de sus comunidades, las vidas de los niños y niñas se han trastornado. Se trata de la mayor crisis de desplazamiento infantil del mundo. Los niños y niñas no empiezan las guerras, pero son los que pagan el precio más alto por ellas. Necesitamos que el mundo sepa lo que les está ocurriendo a los niños y niñas de Sudán e insistir en que todas las partes cesen la violencia y pongan fin a esta guerra”.

Casi 9 millones de niños y niñas se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria y a la falta de acceso a agua potable. Casi 4 millones de menores de cinco años sufren desnutrición aguda, y se calcula que 730.000 corren un riesgo inminente de morir. El descenso de la cobertura de vacunación debido a los combates y a las restricciones en el acceso, unido a los continuos brotes de enfermedades como el cólera, el sarampión, el paludismo y el dengue, suponen un riesgo de muerte para otros centenares de miles de niños y niñas.

En Sudán, Russell se reunió con varios niños y niñas que le contaron historias dolorosas sobre las pérdidas que han sufrido. Una niña de 11 años, Areeg, describió cómo había huido de su casa cuando la guerra llegó a Jartum y que su vecina, amiga suya, había sido asesinada. Areeg y su familia tuvieron que huir de nuevo tras los combates en el estado de Al Jazirah, antes de acabar en una tienda de campaña en Puerto Sudán. “La vida aquí es difícil”, afirma. “Dejar Jartum me entristeció mucho”. Ahora acude a un Espacio Amigo de la Infancia gestionado por UNICEF, donde puede dibujar, jugar y disfrutar de su infancia durante unas horas. “Me encanta dibujar”, dice Areeg. “Puedo expresar todas mis emociones en los dibujos”.

Otra niña, Malaz, de 15 años, contó a Russell que esperaba que sus progenitores, ambos maestros, consiguieran trabajo para poder comer. Como tantos otros, huyeron de los combates sin ninguna de sus pertenencias. “Teníamos una casa en Jartum”, dijo Malaz. “Era una casa pequeña, pero era nuestro hogar”.

“La guerra está provocando una combinación letal de desplazamientos, enfermedades y hambre: la tormenta perfecta para que se produzca una hambruna debido al conflicto y una pérdida catastrófica de vidas infantiles”, afirmó Russell. “Con 17 millones de niños y niñas sin escolarizar, la guerra podría tener repercusiones generacionales en las vidas de estos niños”.

El lunes, Russell participó, junto a niños y niñas que habían huido de la guerra en Sudán, en un acto en Nairobi, Kenya, organizado conjuntamente por USAID, Save the Children y UNICEF, en el que pidieron que se tomen medidas urgentes en favor de los millones de niños y niñas sudaneses cuyas vidas han quedado trastornadas por la guerra.

En un contexto en el que el conflicto está poniendo en peligro el futuro de los 24 millones de niños y niñas sudaneses, UNICEF hace un llamamiento para solicitar lo siguiente:

  • Que todas las partes pongan fin a las graves violaciones contra la infancia, como el asesinato y la mutilación de niños y niñas, la violencia sexual, el reclutamiento en grupos armados y los ataques contra escuelas y hospitales. Los civiles, incluidos los niños y las mujeres, y las instalaciones civiles deben estar protegidos en todo momento.
  • Que se produzca un alto el fuego y se tomen medidas para lograr una paz duradera.
  • Que se facilite el acceso humanitario inmediato y sin restricciones a través de los frentes y las fronteras del conflicto, lo que incluye ciudades como Darfur, Al Jazirah, Jartum y Kordofán.
  • Que se financie la totalidad de la respuesta humanitaria. 

UNICEF hace un llamamiento por 840 millones de dólares para poner en marcha un programa de protección de la infancia, educación, salud, nutrición, agua, saneamiento y asistencia en efectivo para la infancia de Sudán.

“Todos los niños y niñas desplazados en Sudán y los que han huido a través de las fronteras me expresaron los dos mismos deseos”, dijo Russell. “Quieren volver a casa y quieren que termine la guerra”.  

#####

Contactos de prensa

Alejandra Quintanilla Tello
Oficial de Comunicaciones
UNICEF Chile
Teléfono: +562 2422 8828
Correo electrónico: aquintanilla@unicef.org
Joe English
UNICEF New York
Teléfono: +1 917 893 0692
Correo electrónico: jenglish@unicef.org

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja en algunos de los lugares más difíciles para llegar a los niños y niñas más desfavorecidos del mundo. En 190 países y territorios, trabajamos para cada niño, en todas partes, cada día, para construir un mundo mejor para todos. Para obtener más información sobre UNICEF y su labor en favor de los niños, visite http://www.unicef.cl

Siga a UNICEF en InstagramTwitter y Facebook