01 Mayo 2019

Resumen ejecutivo - Cuidado cariñoso y sensible para el desarrollo en la primera infancia

Priorizar el desarrollo de la primera infancia es una de las mejores inversiones que puede hacer un país para impulsar el crecimiento económico, promover sociedades pacíficas y sostenibles, y eliminar la pobreza extrema y la desigualdad. Más aun, invertir en el desarrollo de la primera infancia es cumplir con la obligación de garantizar el derecho de cada niño de sobrevivir y prosperar. Todos los niños necesitan un cuidado cariñoso y sensible para alcanzar su máximo potencial de desarrollo - es indispensable para un crecimiento y desarrollo saludable. El periodo comprendido desde el embarazo hasta los tres años es decisivo. En este periodo, el cerebro es más sensible a las influencias externas. El cuidado cariñoso y sensible no solo promueve el desarrollo físico, emocional, social y cognitivo, sino que también protege a los niños pequeños de los peores efectos de la adversidad. Produce además beneficios que se extienden a lo largo de la vida y a la siguiente generación, tanto en salud como en productividad y cohesión social. El cuidado cariñoso y sensible incluye las necesidades de los niños pequeños de buena salud, nutrición óptima, protección y seguridad, oportunidades para el aprendizaje temprano, y atención receptiva. Los padres, las familias y otros cuidadores primarios son los principales encargados de proporcionar el cuidado cariñoso y sensible. Por consiguiente, las políticas, los programas y los servicios deben diseñarse para empoderar tanto a ellos como a sus comunidades, y así puedan satisfacer todas las necesidades de los niños pequeños Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Estrategia mundial para la salud de la mujer, el niño y el adolescente incorporan el desarrollo de los niños pequeños por considerarlo fundamental para la transformación que el mundo desea alcanzar en el 2030.  En efecto, una de las metas es asegurar que todos los niños y niñas tengan acceso a servicios de atención y desarrollode calidad durante la primera infancia (meta 4.2 de los ODS).
01 Noviembre 2018

Resultados y determinantes del Desarrollo de la Primera Infancia en América Latina y el Caribe

El documento analiza los resultados y determinantes de desarrollo de la primera infancia en las niñas y niños de 3 y 4 años de edad. Se basa en indicadores seleccionados, medidos entre el 2010 y el 2016 en 17 países de América Latina y el Caribe sobre una muestra de casi 35.000 niñas y niños. La primera infancia, que comprende hasta los 5 años, es la etapa del desarrollo más rápida y significativa en la vida del ser humano. Es un período crucial del desarrollo que establece las bases para el bienestar futuro, el aprendizaje a lo largo de la vida y la participación de las niñas y niños. De acuerdo con la evidencia científica reciente, durante la primera infancia el cerebro se desarrolla de una forma extraordinaria, lo cual conlleva a una compleja interacción de conexiones neuronales que es influenciada y definida por las experiencias y el entorno. Estas conexiones cerebrales se forman a una velocidad que nunca más se repetirá en la vida, y tienen una influencia significativa en el desarrollo cognitivo, emocional, físico y social de la niña y el niño. Durante la primera infancia, recibir una nutrición adecuada, estimulación temprana, oportunidades de aprendizaje, protección y un cuidado sensible y cariñoso son cruciales para que las niñas y niños sobrevivan, progresen, aprendan y participen; todos estos elementos son necesarios para que puedan alcanzar su máximo potencial. Un desarrollo adecuado en la primera infancia es un factor importante que puede reducir las disparidades sociales, sostener la economía del mañana y definir el futuro de las naciones.  El desarrollo de la niña y el niño en la primera infancia es clave para la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Además de ser un objetivo específico del ODS 4 (educación), también tiene un efecto multiplicador en otros objetivos globales, incluyendo aquellos relacionados con la nutrición (ODS 2), la salud (ODS 3) y la protección (ODS 16).