26 Marzo 2021

Amor de papá

Los  primeros  años  de  vida, especialmente  desde   el   embarazo   hasta   los   3   años, determinan  el  futuro  de  los  niños  y  niñas;  esta    etapa    nos    ofrece    la    oportunidad    incomparable    de    construir    su    cerebro.    Durante  estos  años los niños y niñas  necesitan  una  buena  salud, estar  bien  alimentados, jugar  y  establecer  una  relación  segura  y  cariñosa  con las personas que los cuidan. Es  por  eso  que,  en  esta  etapa,  tu  rol  como  papá   o   cuidador   tiene   una   importancia   fundamental; tu  presencia,  cuidado  y  amor  establecerán   un   impacto   profundo   en   el   desarrollo  de  sus  hijos  e  hijas  que  durará  toda la vida. Además, esta crianza compartida contribuye  a  transformar  las  relaciones  de  género, prevenir  la  violencia  y  empoderar  a  las mujeres y niñas. Los beneficios de una paternidad   activa   se   extienden   hacia   el   mismo  padre  o  cuidador;  pues  los  padres  que  están  cerca  de  sus  hijos e hijas viven  más  tiempo, tienen  menos  problemas  de  salud, son  más  productivos  en  el  trabajo  y, en  definitiva, son más felices. Sin   embargo, ser   papá   no   siempre   es   fácil, implica   muchas   responsabilidades, dudas, miedos; pero  también  el  derecho  y  la  enorme  felicidad  de  disfrutar  de  cada  hijo e hija, acompañándolos  en  su  crecimiento  y  desarrollo.  A  continuación,  compartimos  algunos  mensajes  que  pueden  ayudarte  a  ti  como  papá, cuidador  o  compañero  en  la  crianza, a disfrutar de este rol y acompañar a  tus  hijos e hijas  en  esta  etapa  tan  importante  de sus vidas.
01 Mayo 2019

Resumen ejecutivo - Cuidado cariñoso y sensible para el desarrollo en la primera infancia

Priorizar el desarrollo de la primera infancia es una de las mejores inversiones que puede hacer un país para impulsar el crecimiento económico, promover sociedades pacíficas y sostenibles, y eliminar la pobreza extrema y la desigualdad. Más aun, invertir en el desarrollo de la primera infancia es cumplir con la obligación de garantizar el derecho de cada niño de sobrevivir y prosperar. Todos los niños necesitan un cuidado cariñoso y sensible para alcanzar su máximo potencial de desarrollo - es indispensable para un crecimiento y desarrollo saludable. El periodo comprendido desde el embarazo hasta los tres años es decisivo. En este periodo, el cerebro es más sensible a las influencias externas. El cuidado cariñoso y sensible no solo promueve el desarrollo físico, emocional, social y cognitivo, sino que también protege a los niños pequeños de los peores efectos de la adversidad. Produce además beneficios que se extienden a lo largo de la vida y a la siguiente generación, tanto en salud como en productividad y cohesión social. El cuidado cariñoso y sensible incluye las necesidades de los niños pequeños de buena salud, nutrición óptima, protección y seguridad, oportunidades para el aprendizaje temprano, y atención receptiva. Los padres, las familias y otros cuidadores primarios son los principales encargados de proporcionar el cuidado cariñoso y sensible. Por consiguiente, las políticas, los programas y los servicios deben diseñarse para empoderar tanto a ellos como a sus comunidades, y así puedan satisfacer todas las necesidades de los niños pequeños Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Estrategia mundial para la salud de la mujer, el niño y el adolescente incorporan el desarrollo de los niños pequeños por considerarlo fundamental para la transformación que el mundo desea alcanzar en el 2030.  En efecto, una de las metas es asegurar que todos los niños y niñas tengan acceso a servicios de atención y desarrollode calidad durante la primera infancia (meta 4.2 de los ODS).