Sala de prensa

SALA DE PRENSA

Redes Sociales

Comunicados de prensa 2012

Comunicados de prensa 2011

Comunicados de prensa 2010

Herramientas para comunicadores y periodistas

Campañas

Campaña de lactancia materna

Campaña de lavado de manos

Medios aliados

1' por Mis Derechos

Videos

 

Añu, lengua olvidada

© UNICEF/VE06/Markisz
Juan Andrés Conrado, de cinco años de edad, y su madre, Zaida Benifa Guerra, son integrantes la comunidad indígena añu de Venezuela.

     LAGUNA DE SINAMAICA, 8 de enero de 2007- En esta región del noroeste de Venezuela habitan los añu, uno de los muchos pueblos indígenas de este país sudamericano. Pese a que el término añu significa "gente del agua", el agua con la que se identifican los añu está hoy muy contaminada, y el resto de su cultura y lenguaje corren grave peligro.

Prácticamente ninguno de los 3.500 hombres, mujeres y niños y niñas que componen la comunidad añu domina su lengua ancestral.

En colaboración con sus aliados en Venezuela, UNICEF ha otorgado absoluta prioridad a la revitalización de las culturas indígenas del país, como la de los añu.

Un movimiento cultural que se afianza

Al igual que los demás niños y niñas de su comunidad, Juan Andrés Conrado, de cinco años, es incapaz de comprender o hablar el lenguaje de sus antepasados. Él y sus amigos sólo se comunican en español, lo que entristece profundamente a su madre, Zaida Benifa Guerra.

"Estamos perdiendo nuestra cultura", dice la mujer, "especialmente nuestra lengua".

Sin embargo, con el apoyo de PROANDES, ha sido posible comenzar a afianzar un movimiento cultural en el que participan muchos miembros de la comunidad. Gracias a ese movimiento, Juan y su madre han comenzado a estudiar añu.

Palabra por palabra

La Sra. Guerra se reúne diariamente con un grupo de integrantes de su comunidad a fin de elaborar estrategias destinadas a revivir la lengua de sus mayores.

"Nos reunimos todas las tardes", explica. "Con la ayuda de un puñado de abuelas y un académico de la universidad estatal vamos recuperando palabra por palabra nuestro idioma, que estaba prácticamente muerto. Gradualmente, hemos logrado compilar unas 360 palabras que hemos incorporado en un pequeño diccionario".

En su hogar, Zaida le enseña a su hijo el vocabulario añu recientemente aprendido. "Todo lo que aprenda de mis maestros se lo enseñaré a mis hijos", explica. "De esa manera, no se avergonzarán de su identidad étnica y podrán hablar su propia lengua".

© UNICEF/VE06/Markisz
Félix Marcial Guerrero es uno de los docentes que han sido capacitados para ayudar a que unos 500 niños y niñas añu recuperen su lengua ancestral.

Educación bilingüe

Hoy, Juan asiste junto a otros niños y niñas a una clase de añu a cargo de Félix Marcial Guerrero, uno de los maestros que ha recibido capacitación para ayudar a que unos 500 alumnos de la comunidad recuperen su lengua ancestral. Las clases como las que dicta el Sr. Guerrero se llevan a cabo no sólo en las escuelas sino también en los hogares, a fin de que todos los niños y niñas, y en especial los que viven en situación de mayor exclusión y pobreza, tengan la posibilidad de aprender.

A medida que el movimiento avanza, la ayuda de UNICEF ha hecho posible que los maestros y estudiantes cuenten con libros de texto y otros materiales de enseñanza. Esos recursos, así como el entusiasmo que han demostrado los niños, han servido para motivar a los maestros.

"Al principio, en las escuelas estaban muy sorprendidos", explica el Sr. Guerrero al recordar sus primeras experiencias como maestro de añu en un establecimiento de enseñanza oficial. "Hoy en día se nota una gran diferencia. En las escuelas se nos acepta y, lo que resulta más importante, también nos aceptan los niños, que nos piden que volvamos al día siguiente. Todos los días nos piden que regresemos".

Saber y orgullo

Para la comunidad añu, la preservación de su lenguaje ancestral se ha convertido en un objetivo urgente, porque sus integrantes han comprendido que el éxito depende de la participación de todos, especialmente de los más jóvenes.

A pesar de su corta edad, Juan comprende la importancia de lo que está en juego y sabe cómo puede colaborar. "Cuando crezca, quiero enseñarles a los niños a hablar añu", afirma.

Su madre apoya incondicionalmente la ambición de Juan, ya que quiere que sus hijos adquieran saber y se sientan orgullosos de su patrimonio cultural. "Quiero que lo lleven en la sangre, que sigan defendiendo su cultura dondequiera que vayan, que la defiendan en cualquier punto del mundo".

Por Kun Li

 

 

 

 

Vídeo

Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa sobre los esfuerzos por revivir la lengua de los añu, un pueblo indígena venezolano.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket.


unite for children