Panorama: Viet Nam

Un programa de “saneamiento total” logra avances en las zonas rurales de Viet Nam

Imagen del UNICEF
© UNICEF Viet Nam/2010/Bisin
Una sesión de concienciación sobre los peligros de la defecación al aire libre en Vinh Thanh, una aldea de la región meridional del Viet Nam.

Por Sandra Bisin

VINH THANH, Viet Nam, 5 de mayo de 2011. Una mañana soleada, los habitantes de Vinh Thanh, una aldea de la región arrocera del delta del río Mekong  en el Viet Nam meridional, asistieron recientemente a una presentación especial organizada por agentes de la salud locales.

“Hoy queremos que vean con sus propios ojos de dónde vienen las enfermedades como la diarrea, que constituye un grave problema en nuestra comunidad, y como librarse de ellas”, anunció Binh, uno de los trabajadores de la salud en su alocución a la entusiasmada multitud. Aunque en primer lugar Binh consiguió el apoyo de los asistentes para dibujar un mapa de la aldea el apoyo de la concurrencia.

La “caminata de la vergüenza”

Ante la mirada del público, un voluntario trazó un mapa de la aldea empleando trozos de hilo para marcar la carretera principal, un cordel azul para representar el río que cruza la aldea y hojas de árboles para indicar la ubicación de los arrozales.

El contagioso buen humor de Binh se propagó rápidamente entre todos los aldeanos, quienes aceptaron con entusiasmo su reto de marcar con pequeños trozos de papel y areniscas otras edificaciones notables de la aldea, como las casas, el templo budista y la escuela.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Viet Nam/2010/Bisin
Vo Thi Mit decidió construir un retrete moderno junto a su hogar tras participar en un taller práctico sobre el saneamiento total realizado hace seis meses en la aldea de Vinh Binh, en la región meridional del Viet Nam.

A continuación, comenzó la parte realmente importante del cartografiado. “Como todos sabemos, la gente tiene que comer todos los días, y luego tiene que eliminar lo que ha comido. ¿Donde hacen eso?”, preguntó Binh. En los rostros de los espectadores se dibujó de inmediato una sonrisa incómoda de vergüenza, pero duró poco, porque enseguida prorrumpieron en risitas nerviosas.

“¡Vamos! Todos tienen que tomar un poco de este polvo amarillo y señalar dónde es que eliminan lo que comen”, continuó Binh.

Varios voluntarios marcaron con el polvo amarillo los lugares de la aldea donde generalmente defecaban. Binh les condujo luego a los sitios marcados que se encontraban cerca de los arrozales y les explicó que cuando defecaban en esos lugares creaban un grave peligro para la salud de todos, ya que los gérmenes de sus excrementos podían contaminar los alimentos y el agua para el consumo.

Esa “caminata de la vergüenza” sirvió para demostrar de manera práctica a los habitantes las consecuencias perniciosas de sus prácticas habituales de la defecación sobre el bienestar y la salud de la comunidad. Los participantes del cursillo, también calcularon los costos de las enfermedades provocadas por las prácticas antihigiénicas.

“Quedé profundamente impresionado por esa ‘caminata de la vergüenza’, que nos hizo comprender todos los peligros que significa defecar en el campo”, comentó Vo Van Ngan, productor de arroz . “Algo que me quedó muy claro es que debo garantizar que mis hijos crezcan saludables”.

Hace dos meses, Vo Van Ngan instaló en su hogar sus propios retretes que costaron el equivalente de 600 dólares estadounidenses. “Mi esposa es vendedora ambulante de alimentos, no ganamos mucho dinero”, explicó. “Nos costó muy caro construir esa letrina, pero sabemos que valió la pena”.

Un enfoque comunitario

El cursillo práctico en la aldea de Vinh Thanh se realizó en el marco del proyecto de Saneamiento total dirigido por la comunidad que UNICEF y sus aliados ponen en práctica de manera experimental en tres provincias vietnamitas. Se trata de una iniciativa que ha tenido éxito en otros países.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Viet Nam/2010/Bisin
El retrete que Vo Thi Mit instaló recientemente en su hogar es un ejemplo del éxito logrado por el proyecto de saneamiento total de base comunitaria, que UNICEF y sus aliados ponen en práctica de manera experimental en tres provincias de Viet Nam.

En la aldea de Vinh Thanh, sólo dos de cada cinco familias cuentan con instalaciones sanitarias. Pese a que Viet Nam ha obtenido importantes logros en materia de suministro de agua potable, los servicios de saneamiento e higiene continúan siendo deficientes en todo el país, y especialmente en las zonas rurales, donde vive un 70% de los 88 millones de habitantes de Viet Nam.

El proyecto de Saneamiento total dirigido por la comunidad, que se puso en marcha hace dos años, ya ha ayudado a centenares de comunidades a estudiar su situación y analizar sus prácticas en materia de saneamiento. Una vez que las comunidades tienen una idea clara de su situación, los agentes de salud del proyecto les muestran cómo tomar medidas colectivas para eliminar la práctica de la defecación al aire libre.

“Las comunidades se identifican profundamente con la iniciativa y demuestran gran entusiasmo por el enfoque empleado, ya que no se trata solamente de mejorar su situación en lo que respecta al saneamiento, sino de mejorar su dignidad”, señaló Rajen Kumar Sharma, Jefe del  programas provincial acogedor para la infancia de UNICEF en Viet Nam, que tiene a su cargo la prestación de servicios integrados a los niños y niñas de seis provincias vietnamitas.

“Una decisión que cambió mi vida”

Hace seis meses y como resultado de un cursillo de concienciación similar que se ofreció en la aldea de Vinh Binh, cercana a Vinh Thanh, Vo Thi Mit hizo instalar retretes modernos al lado de su vivienda. “Fue una decisión que cambió mi vida”, señala la aldeana. “Nunca podría volver a hacerlo en el campo. Cuando pienso en lo que hacía antes, siento repugnancia”.

Los avances logrados por la iniciativa de Saneamiento total dirigido por la comunidad en las comunidades rurales han sido notables. Desde 2009, se ha declarado “libres de defecación al aire libre” a 33 aldeas en cinco provincias de Viet Nam. El Gobierno de Viet Nam ha decidido aprovechar el ímpetu generado, para lo cual ha comenzado a reproducir el proyecto en otras zonas del país.


 

 

Búsqueda