Panorama: Filipinas

Las escuelas primarias de Filipinas toman la iniciativa en la promoción de prácticas correctas de higiene

Por Pam Pagunsan

ISLA DE GUIMARAS, Filipinas, 12 de octubre de 2012. Puede que los escolares de esta pequeña y montañosa provincia ubicada en el centro de Filipinas tengan una nueva “asignatura” favorita: lavarse las manos y cepillarse los dientes, que ahora se incluye en su plan de estudios diario.

VÍDEO: Pedro Bujalance Andrés, corresponsal de UNICEF, informa sobre cómo las escuelas primarias públicas están tomando la iniciativa en la promoción de prácticas correctas de higiene en Filipinas.  Véalo en RealPlayer

 

En los últimos años, la enseñanza de los hábitos de lavarse las manos con jabón y lavarse los dientes con pasta fluorada a los niños de primaria ha sido una campaña permanente del Ministerio de Educación de Filipinas. A través de su programa de atención médica básica, con el apoyo de UNICEF, la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ por sus siglas en alemán), la ONG local Fit for School y el aliado del sector privado Procter & Gamble, el Ministerio de Educación filipino promueve el correcto lavado de manos y el cepillado de dientes, así como la eliminación de parásitos, entre los alumnos de guardería y de primaria.

UNICEF y el aliado empresarial Procter & Gamble se unieron a esta iniciativa en 2010. La participación de UNICEF en el programa ha incluido más de 3.000 escuelas a las que ya había cuando comenzó el programa.

Hábitos diarios de higiene

A las diez y media de la mañana, los estudiantes de la escuela primaria Piña enfilan hacia los lavaderos de construcción reciente situados en el patio . Se colocan en una fila de 10 y cantan las canciones “Diez niños pequeños” y “Cumpleaños feliz” para llevar el ritmo del cepillado de dientes y el lavado de manos. Los niños ríen y hacen bromas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2012/Uy
Los estudiantes de la escuela primaria de Valencia Oriental, situada en la provincia de Guimaras de la región central de Filipinas, durante un descanso programado para lavarse las manos y cepillarse los dientes.

Sin embargo, la actividad es más que una diversión.  Aprenden de por vida hábitos de higiene personal que son imprescindibles para protegerlos contra la infección y la enfermedad.

El programa de atención médica básica se ha traducido ya en mejoras significativas de la salud de los niños y del rendimiento académico.

La higiene es esencial para la buena salud

“Lavarse las manos y cepillarse los dientes sistemáticamente son las maneras más simples y más baratas de prevenir enfermedades entre los niños”, comenta Jon Villaseñor, especialista de WASH de UNICEF en Filipinas. ”Por sólo 25 pesos filipinos, o aproximadamente 50 centavos de dólar –el coste de suministrar jabón, pasta de dientes y dos pastillas antiparasitarias– se puede dar apoyo a un niño filipino durante un año de programa”, añade.

Enfermedades como la diarrea pueden prevenirse en gran parte por el lavado de manos con jabón en momentos esenciales, como antes de comer y después de ir al baño. De hecho, los estudios muestran que la incorporación sistemática del lavado de manos con agua y jabón en las escuelas primarias y guarderías puede ayudar a reducir la incidencia de diarrea en un promedio del 30%.

El cepillado habitual de los dientes puede prevenir la caries dental, una causa común de ausentismo entre los estudiantes filipinos. Un estudio de Fit for School sobre el programa de atención médica básica demostró que, si se aplica correctamente, el cepillado de dientes puede propiciar una reducción de hasta el 27% en el ausentismo, del 47% en las infecciones por parásitos intestinales y del 38% en las infecciones orales. Los niños que participan en el programa tienen más probabilidades de asistir a la escuela, permanecer en ella y terminar sus estudios.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2012/Uy
El lavadero de manos Tippy-tap en la escuela elemental Dolores de Guimaras. Este sistema garantiza que las escuelas puedan realizar una sesión de lavado de manos en grupo sin necesidad de agua corriente.

La implantación del programa en Guimaras

Un año después de su introducción, las 97 escuelas públicos de primaria de la provincia de Guimaras han adoptado el programa.

Como organismo encargado de la ejecución, el Ministerio de Educación proporcionó el personal que supervisa el programa. Se pidió a los consejos municipales que aportaran fondos complementarios. El Ministerio de Salud suministró pastillas antiparasitarias.

Se alentó a las escuelas a que construyeran las instalaciones de agua y saneamiento que pudieran costear. A las comunidades locales, los grupos cívicos y los progenitores se les pidió que arrimaran el hombro con aportaciones monetarias o materiales, o mediante servicios voluntarios.

Un testimonio del éxito y la popularidad del programa es que varias de las escuelas han logrado mejorar sus lavabos: lo que antes era una configuración simple y poco sostenible es ahora una instalación permanente.

El 15 de octubre, los alumnos de Guimaras se unirán a millones de niños en toda Filipinas y en el mundo en la celebración del Día mundial del lavado de manos. Yeste año, con el funcionamiento del programa en todas las escuelas primarias de la provincia, realmente tienen algo que celebrar.

 


 

 

Búsqueda