Panorama: Nigeria

Un humilde carpintero nigeriano piensa en una nueva version de las letrinas

Una comunidad de Nigeria pide a un humilde carpintero encontrar la solución para arreglar las letrinas familiares, y lo consigue. (Video en inglés)  Véalo en RealPlayer

 

Por Suzanne Beukes

Una comunidad de Nigeria pide a un humilde carpintero encontrar una manera de mejorar sus letrinas, reunidos debajo del gran árbol de mango. Su invento simple y de bajo costo es un gran éxito.

Estado de Benue, Nigeria, 3 de julio de 2013 - Recientemente, La carpintería humilde de Martin Dewaun Iyo ha tenido mucha actividad comparado con lo que normalmente sucede entre armarios y puertas. El Sr. Iyo ha inventado un nuevo producto: una cubierta desplegable ventilada para la letrina.

Le toma alrededor de una hora construir este dispositivo simple, pero que está generando un cambio positivo inesperado en la pequeña comunidad rural de Iorpuu.

Casi todos los hogares en Iorpuu tienen una de las cubiertas de letrinas del Sr. Iyo, y ahora está empezando a producir este producto para los pueblos vecinos.

Acceso a la defecación libre

La comunidad Iorpuu, que se compone de 116 hogares, comenzó a participar en una iniciativa de saneamiento integral en diciembre de 2011, la cual es parte de un programa llamado SHAWN (por sus siglas en inglés), que significa Saneamiento, Higiene y agua en Nigeria, y es implementado por UNICEF y sus aliados del gobierno con fondos de UK Aid.

La participación comunitaria en SHAWN comenzó a través de un proceso conocido como desencadenante. A la comunidad se le informa de los efectos que las buenas prácticas de saneamiento pueden tener. Después, cada familia construye su propia letrina de pozo con materiales locales. Iorpuu está entre 4.500 comunidades de Nigeria declaradas ‘libres de defecación al aire libre’ desde que el programa comenzó en 2008.

Las cubiertas de letrinas del Sr. Iyo surgieron de la necesidad de resolver un problema: las mujeres se negaban a utilizar las letrinas familiares.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
El carpintero Martin Dewaun Iyo trabaja en su invención: una cubierta desplegable ventilada para la letrina.

La necesidad agudiza el ingenio

Cada letrina tiene una cubierta hecha de plástico o madera, que evita que entren  moscas y cucarachas y también ayuda a que los olores no se escapen. Una consecuencia inesperada de esta práctica higiénica fue la emisión y captura del aire caliente. Stella Ifeoma Okafor, un consultor de SHAWN, cree que el calor genera la preocupación de contraer infecciones entre las mujeres.

A pesar del estatus de libre de defecación al aire libre, no pasó mucho tiempo antes de que el comité de agua y saneamiento de la comunidad se viera obligado a celebrar una reunión estratégica bajo el gran árbol de mango situado en el centro del pueblo. El tema de discusión fueron las quejas de las mujeres que se negaron a utilizar sus letrinas recientemente construidas por el calor. Después de mucha reflexión y deliberación, el comité le pidió ayuda al Sr. Iyo.

My. Iyo asistió a la reunión y regresó a su taller. Necesitaba crear un dispositivo a través del cual el aire pudiera escapar, pero que no permitiera que las moscas y cucarachas entraran. "Al principio, utilicé una red de hierro", explica, "pero luego me di cuenta de que la malla se oxidaba, por lo que ahora utilizo este". Señala cuatro cuadrados de malla de plástico perfectamente clavados en una estructura de madera.

El comité aprobó el diseño. Desde entonces, el Sr. Iyo no ha sido capaz de mantenerse al día con los pedidos. Cada tapa de inodoro se vende a 500 nairas (alrededor de EE.UU. $ 2,50), una cantidad asequible para esta comunidad compuesta principalmente por agricultores de subsistencia. "Por ahora, las cosas como sillas y techos son más costosos, y  la comunidad no cuenta siempre con ese dinero", dice Iyo. "Pero esto no vale demasiado y la gente puede comprarlo."

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
La cubierta de la letrina ayuda a que las cucarachas y las moscas no entren en la letrina, pero permite que el calor se escape.

Las comunidades detienen la propagación de la enfermedad

De acuerdo con una encuesta de indicadores múltiples realizada en 2012, sólo el 31 por ciento de la población de Nigeria tenía acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento, y sólo el 58,5 por ciento tenía acceso a agua potable en 2011. La gente de las zonas rurales tenían aproximadamente 1,5 veces menos probabilidades de contar con acceso a agua y servicios de saneamiento mejorados como en las zonas urbanas. Las personas del quintil más bajo de riqueza tuvieron 5,3 veces menos probabilidades de tener acceso a mejores servicios de saneamiento que los del quintil más alto.

La mayoría de los nigerianos pobres vive en zonas rurales. Los programas basados en la comunidad son esenciales en estas zonas con infraestructura limitada, para asegurarse de que las comunidades permanezcan higiénicas y se evite la propagación de enfermedades como la diarrea, una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños.

El liderazgo del comité de agua y saneamiento y la invención de bajo costo del Sr. Iyo demuestran la eficacia de este tipo de enfoques generados dentro de la comunidad. "La comunidad se identifica con el programa porque es sostenible, incluso cuando no hay donantes, ni personas externas que los presionen, la iniciativa es de ellos, y esto es importante", dice la Sra. Okafor.

La vida es un poco mejor

Eufemia Pever Nguseer se sienta bajo un árbol de frijoles. Ella tiene una hija de 19 meses de edad. La Sra. Nguseer habla del impacto que la letrina y la cubierta del inodoro han tenido en la salud de su familia. "Este invento ha permitido que las moscas ya no llegan a las heces y contaminen la comida, y nos ahorran el dinero de tener que llevar a los niños al hospital."

Su invención de bajo costo le ha dejado algunos naira extra a Martin Dewaun Iyo, especialmente porque los  pueblos de los alrededores han llegado a conocer los beneficios de su tapa de inodoro. Pero la verdadera recompensa, dice, es saber que ha hecho la vida un poco mejor en su comunidad.


 

 

Fotografía UNICEF: Dar prioridad al saneamiento

Búsqueda