Iraq

Las crisis que sufre el Iraq en materia de agua y saneamiento ambiental agravan aún más los peligros que sufren los niños y niñas y sus familias

Imagen del UNICEF: Iraq, water, sanitation
© UNICEF Iraq/2003
Las operaciones de transporte y distribución de agua en camiones cisterna que lleva a cabo UNICEF han posibilitado la subsistencia de unos 200.000 iraquíes que carecen de acceso al agua potable desde 2003.

Por Ban Dhayi

Con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebra el 20 de marzo de 2008, UNICEF recalca la importancia del saneamiento y la higiene con respecto a la conquista de los objetivos mundiales en materia de agua potable. A continuación, un artículo de una serie especial sobre ese tema.

BAGDAD, Iraq, 19 de marzo de 2008 – El Iraq cuenta con una amplia red de suministro de agua y saneamiento ambiental, pero ésta se encuentra en pésimo estado. Las fallas e interrupciones de ese sistema son cosa de todos los días.

Todos los esfuerzos orientados a reparar las cañerías y plantas de tratamiento del agua del municipio —que sufrieron los efectos de las sanciones impuestas al Iraq durante 10 años y de la posterior guerra—  se frustraron debido a la falta crónica de inversiones suficientes, las frecuentes interrupciones del servicio eléctrico, la ausencia de personal calificado, las conexiones ilegales al sistema de distribución de agua y los actos de sabotaje.

Debido a ello, menos de la mitad de la población del Iraq cuenta con acceso confiable al agua potable.

La salud y la higiene amenazadas

El saneamiento ambiental también sufre problemas persistentes. Menos de un 10% de las familias urbanas fuera de Bagdad cuentan con conexión a los sistemas de saneamiento ambiental. Aún en los sitios donde éstos existen, sufren fallas frecuentes. Debido a las interrupciones y limitaciones del sistema eléctrico, las aguas residuales de las estaciones de bombeo y las plantas de tratamiento inundan los vecindarios cercanos y se descargan en los ríos el Iraq.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2007
Sólo el 17% del fango cloacal del Iraq recibe tratamiento antes de ser descargado en los ríos y otras masas de agua del país. El volumen de las aguas residuales sin tratar de Bagdad es suficiente para llenar diariamente 370 piscinas olímpicas.
Esas circunstancias constituyen una amenaza cada vez mayor para la salud y la higiene de los niños y niñas. El brote de cólera de 2007 —el más grave del que se tenga memoria en el país— puso de relieve el deplorable estado en que se encuentra el sistema de suministro de agua y saneamiento ambiental en el Iraq.

Pese a que las zonas más carentes de esos servicios son las regiones rurales, en los centros urbanos el suministro de agua y saneamiento ambiental también es deficiente, y la violencia no hace sino acelerar su deterioro. Desde 2005, más de 600 trabajadores del Ministerio de Municipios y Obras Públicas han sido asesinados mientras realizaban tareas de reparación de las instalaciones. La muerte de esos trabajadores ha perjudicado aún más al sector y ha privado a comunidades enteras de esos servicios esenciales.

El saneamiento ambiental es fundamental para la vida

Mientras que el desplazamiento de la población aumenta la demanda de agua potable en muchas regiones del país que carecen de recursos suficientes, los fondos necesarios para aumentar y ampliar las operaciones de distribución de agua en tanques cisternas son insuficientes para satisfacer esa demanda. Muchas familias, por lo tanto, obtienen el agua que consumen de ríos, sistemas de agua corriente contaminada y otras fuentes que representan un peligro para su salud.

“No tenemos escuelas ni hospitales; y necesitamos caminos pavimentados para que nuestros niños puedan llegar a las escuelas”, afirma un anciano del vecindario de Sab’Qsoor, en las afueras de Bagdad, “pero lo que necesitamos con más urgencia es agua”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Iraq/2007
Con motivo del Día Mundial del Agua, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud convocaron a una nueva campaña de inversión de recursos en los sectores del agua y el saneamiento ambiental que el Iraq necesita con desesperación.
Desde 2003, UNICEF ha abastecido de agua a más de 200.000 iraquíes mediante el empleo de camiones cisternas y tanques. Pero la necesidad de agua continúa aumentando. Este año, la Oficina de UNICEF en el Iraq y sus aliados se proponen transportar 300 millones de litros de agua potable en camiones cisterna y distribuir el agua y conjuntos de elementos de higiene a unas 120.000 familias damnificadas por la crisis.

Según el Representante Especial de UNICEF en el Iraq, Roger Wright, para garantizar la solución a largo plazo de los muchos problemas que aquejan al país es necesario tomar de inmediato medidas en materia de agua y saneamiento ambiental.

“El saneamiento ambiental adecuado es fundamental para la vida, la dignidad y el desarrollo de todos los países, y mucho más aún en el caso del Iraq”, señala el Sr. Wright. “Las familias iraquíes necesitan ver que sus vecindarios están limpios y que disponen de agua potable en sus hogares para poder creer que la situación de su país mejorará”.


 

 

Vídeo (en inglés)

17 de marzo de 2008: Elizabeth Kiem, corresponsal de UNICEF, informa sobre la urgente necesidad de servicios de algún saneamiento en el Iraq.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda