Agua, saneamiento e higiene

Incorporación de una perspectiva de género en el sector de agua y saneamiento

"El UNICEF, por medio de sus programas por países, tiene el objetivo de promover la igualdad de derechos de la mujer y de las niñas y de apoyar su plena participación en el desarrollo político, social y económico de sus comunidades." — Declaración de la Misión del UNICEF

¿Qué es la incorporación de la perspectiva de género?

Los proyectos de abastecimiento de agua y saneamiento ambiental “incorporan” la perspectiva de género en dos dimensiones: una constituida por las diferencias entre las necesidades y las prioridades de las mujeres y las niñas, por un lado, y de los varones y los niños, por el otro, las cuales surgen de las distintas actividades y responsabilidades atribuidas a cada uno; y otra constituida por las desigualdades en el control de los recursos hídricos y en el acceso a ellos y a los servicios de saneamiento.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ02-0350/Pirozzi
Dos mujeres recogen agua de un pozo construido con el apoyo del UNICEF en la aldea de Manyewa, Zimbabwe.

La incorporación de una perspectiva de género debe darse en todos los ciclos del desarrollo, la planificación, la puesta en práctica y la evaluación de cada programa. Se comienza por identificar las desigualdades entre los géneros dentro del sector, para luego tratar de eliminarlas en los programas y medir la eficacia en términos de género durante la etapa de supervisión y evaluación.

La incorporación de una perspectiva de género sirve para lograr un equilibrio entre ambos sexos, por ejemplo en la distribución de tareas. Muchas veces, para lograr dicho equilibrio es necesario satisfacer más eficazmente las necesidades prácticas y los intereses de las mujeres y las niñas. Por ejemplo, mejorando el acceso al agua para disminuir la carga de trabajo. Asimismo, también es necesario satisfacer las necesidades y los intereses estratégicos del género femenino, por ejemplo incluyendo a las mujeres en los procesos de toma de decisiones comunitarias.

La necesidad de la incorporación de una perspectiva de género en el sector de agua y saneamiento

Las necesidades, los intereses, y los niveles de acceso y control de las personas en materia de recursos y servicios varían según diversos factores, entre ellos el género. Un enfoque integral de los asuntos relativos al agua y el saneamiento es el que reconoce esas diferencias y las distintas prioridades a las que ellas dan lugar entre mujeres y varones.

La participación de las mujeres y las niñas es fundamental para poder garantizar la eficacia de los proyectos en el sector de agua y saneamiento. En los países en desarrollo, las mujeres y las niñas cargan con la mayor parte de las responsabilidades cuando se trata del transporte, la utilización y la protección del agua. Lo mismo sucede en materia de saneamiento ambiental y salubridad en el hogar.

Dado el papel actual de las mujeres en el sector de agua y saneamiento, es necesario crear todas las condiciones para su participación plena en las actividades de dicho sector a fin de que éstas sean eficaces, sin por ello agregarles más cargas. Para lograr el equilibrio entre los sexos y reducir las desigualdades que sufren las mujeres y las niñas es necesario incorporar la perspectiva de género.


 

 

Búsqueda