Agua, saneamiento e higiene

Agua

El agua es esencial para la supervivencia y el desarrollo de todos los niños. Sin agua, los niños no podrían vivir ni desarrollarse en un entorno sano. Los recursos hídricos, así como la variedad de servicios que estos brindan, favorecen la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad del medio ambiente.

Algunos datos sobre el agua:

• 663 millones de personas siguen sin tener acceso a agua limpia potable, a pesar de que en 2010 se cumpliera uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se centraba en el agua limpia.

• Ocho de cada 10 personas que carecen de acceso a agua limpia viven en zonas rurales.

• 159 millones de personas utilizan agua no tratada procedente de lagos y ríos, el agua más insalubre que existe.

• Desde 1990, 2.600 millones de personas han logrado acceder a agua potable mejorada y, en la actualidad, el 91% de la población bebe agua potable.

Suministros de agua potable y seguridad del agua

En todo el mundo, las desigualdades entre quienes tienen acceso al agua y viven en zonas urbanas o rurales han disminuido. Sin embargo, sigue habiendo diferencias notables. Ocho de cada 10 personas que carecen de acceso a agua potable salubre viven en zonas rurales, y al menos la mitad de ellos vive en el África subsahariana. Los más desfavorecidos siguen utilizando agua superficial no tratada, como la procedente de lagos y ríos. Muchas de las comunidades más desfavorecidas están ubicadas en zonas remotas a las que es difícil acceder. Por ello, el suministro de agua para las zonas rurales seguirá siendo una dificultad a la que muchos gobiernos nacionales y sus aliados en materia de desarrollo deberán enfrentarse en la próxima década.

La salubridad del agua potable es una preocupación creciente en muchas partes del mundo. Las fuentes de agua potable están cada vez más expuestas a la amenaza de la contaminación, que no solo produce un impacto en la salud de los niños, sino también en el desarrollo económico, medioambiental y social de las comunidades y las naciones.

Entre las amenazas a la calidad del agua potable cabe mencionar la poca seguridad en el almacenamiento y el uso del agua en el hogar: el agua procedente de fuentes fiables podría estar intoxicada antes de llegar a los hogares para su consumo.

Además, existe la amenaza de la intoxicación de las propias fuentes de agua, que puede producirse de forma natural o a causa de la contaminación. El agua intoxicada con arsénico y fluoruro amenaza la salud de millones de personas de determinados países, mientras que el agua que ha estado en contacto con excrementos humanos es la causa principal de enfermedades como la diarrea, que acaba con la vida de más de 800 niños cada día.

En algunas zonas del mundo, hay poco agua disponible. La deficiencia de algunas gobernanzas, la degradación medioambiental, la extracción excesiva y el cambio climático están contribuyendo también a reducir los ya escasos recursos de agua fresca. El programa WASH de UNICEF ayuda a los gobiernos a prepararse para el cambio climático y adaptarse a él. Para ello, proponen soluciones innovadoras como el uso bombas de agua de energía solar o la recolección de agua de lluvia, con el fin de reducir el impacto del cambio climático en los niños y ayudarlos a proteger su futuro.

La labor de UNICEF en lo relativo al suministro de agua

Una parte fundamental de los esfuerzos de UNICEF consiste en mejorar el acceso de las familias a fuentes de agua potable segura, sostenible y asequible que se encuentren a una distancia razonable de sus hogares.

Aumentar el acceso equitativo

Con el fin de aumentar el acceso equitativo a agua potable, UNICEF trabaja para desarrollar un mercado y un equipo de operarios profesionales de máquinas perforadoras a un bajo coste que puedan proporcionar agua segura a las comunidades pobres y marginadas. Es importante buscar la fuente mejor y más segura para crear el punto de agua. El agua subterránea se emplea cada vez más como suministro de agua; acceder a ella suele ser relativamente sencillo y este agua es menos propensa a la contaminación que el agua superficial.

Sin embargo, dado que el agua subterránea está escondida bajo tierra (“ojos que no ven, corazón que no siente”) su gestión suele ser deficiente, al igual que la comprensión que hay sobre ella. De hecho, se trata de un recurso frágil y expuesto a la extracción excesiva. Además, una vez contaminada, es difícil de tratar. UNICEF ha desarrollado una serie de Principios de Programación de Agua Subterránea para garantizar un método para ubicar y desarrollar puntos de agua nueva de la mejor forma posible.

Obtenga información técnica relacionada con los códigos de prácticas, estudios, mapas, vídeos y otros con el kit de herramientas de perforación manual.

Aumentar la seguridad del acceso

A lo largo de los años, UNICEF y sus aliados han descubierto que el acceso a servicios seguros para la distribución del agua que las familias necesitan para beber, cocinar y mantener su higiene requiere un compromiso mayor con las comunidades, el gobierno y los proveedores de servicios. Una coalición más amplia puede ayudar a construir un entorno favorable donde gestionar y trabajar con el agua, de modo que se convierta en un servicio. En la mayoría de los países hay acuerdos institucionales para la distribución de servicios de agua: existen planes e instituciones, pero su funcionamiento sigue siendo mediocre. En este contexto, la rendición de cuentas ayuda a inculcar responsabilidad y mejorar las relaciones entre las distintas partes interesadas en la distribución de servicios. UNICEF y el Órgano de la Gobernabilidad del Agua del PNUD en el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (en inglés, SIWI), se han aliado para mejorar la rendición de cuentas en la distribución del servicio, y han proporcionado a las comunidades la oportunidad de participar y acceder a los medios necesarios para lograr que el gobierno y los proveedores se responsabilicen de la fiabilidad de sus servicios. Es importante, también, el uso de teléfonos móviles para supervisar la funcionalidad del punto de agua e informar de la misma.

El uso de agua potable salubre

La mejor forma de abordar la contaminación del agua potable es, antes de nada, prevenirla. La planificación de la salubridad del agua constituye un método que ayuda a las comunidades y a los proveedores a comprender y saber lidiar con los riesgos de la contaminación, y se pone en práctica cada vez más en puntos de agua nuevos y rehabilitados. Asimismo, la planificación de salubridad del agua contribuye a identificar las medidas de control necesarias que las comunidades pueden adoptar para evitar que el agua que utilizan se contamine por culpa de retretes construidos de forma precaria o en sitios inadecuados. Unos retretes bien construidos ayudan a prevenir la contaminación de los suministros de agua. Además, lavarse las manos de forma regular después de la defecación y antes de usar agua minimiza el peligro de que unas manos sucias contaminen el agua que se utiliza en las casas. Por estas razones, UNICEF hace hincapié en la necesidad de promover el saneamiento y la higiene como mecanismos de defensa importantes para proteger el agua potable de la contaminación fecal.

El tratamiento del agua en el hogar (por ejemplo, mediante la cloración o la filtración) y un manejo y almacenamiento adecuados constituyen otras medidas de control que cuentan con la ayuda de UNICEF y garantizan el uso de agua salubre dentro del hogar.

Arsénico y fluoruro

Durante más de una década, UNICEF ha trabajado estrechamente con los gobiernos de distintos países donde el fluoruro y el arsénico representan problemas graves: Bangladesh, la India, China y Viet Nam, entre otros. Desde UNICEF, ayudamos a los gobiernos a controlar sistemáticamente los niveles de arsénico en el agua potable; a detectar pozos que no deberían utilizarse para beber o cocinar; a encontrar suministros de agua alternativos, salubres y de bajo coste; y a mejorar la información, la actitud y las prácticas de las poblaciones vulnerables, con el fin de protegerlas del envenenamiento por arsénico.

Otro aspecto importante de la ayuda de UNICEF es asistir a los gobiernos para recopilar información fiable sobre el estado del arsénico en su país, y la Encuesta de Evaluación de Indicadores Múltiples respaldada por UNICEF está recogiendo cada vez más datos de todo el mundo relativos al arsénico en el agua potable.

Desarrollo resistente al clima

Los efectos del cambio climático se hacen visibles, en primer lugar, en el agua: en forma de sequías, inundaciones y tormentas. Estos desastres pueden arrasar los suministros de agua o contaminarlos, lo que pone en peligro la vida de millones de niños. Muchas de las regiones con mayor riesgo de sufrir sequías e inundaciones ya registran niveles muy bajos de acceso al agua, y los 60 millones de niños que viven en esas zonas son extremadamente vulnerables. Para enfrentarse al cambio climático, UNICEF ayuda a los países a elegir las soluciones más resistentes al cambio climático, tales como las bombas de agua que funcionan con paneles solares, más espacio para almacenar agua, y la recogida de agua de lluvia para compensar los periodos de sequía. Asimismo, ayudamos a los gobiernos facilitándoles el acceso a información para la toma de decisiones y priorizando la adaptación al cambio climático de las estrategias y planes nacionales de WASH.

El Día Mundial del Agua se celebra todos los años el 22 de marzo, y forma parte de la Semana Mundial del Agua.

Fuente/recursos:

Manual Drilling Toolkit
WASH Climate Resilient Development: Strategic Framework
Accountability in WASH: Explaining the Concept
Accountability in WASH: A reference guide for programming



 

 

Búsqueda