Agua, saneamiento e higiene

La infancia no puede sobrevivir y prosperar sin agua

En julio de 2003, tras un aumento de los niveles de violencia en el marco de la prolongada guerra civil en Liberia, cientos de miles de civiles se volcaron en busca de asilo a Monrovia, la capital, para protegerse de los enfrentamientos. La población se hacinó en varios puntos de reunión de la ciudad, y el agua potable y las instalaciones sanitarias disponibles resultaron insuficientes.

Los niños y las niñas, que ya estaban debilitados a causa de las largas distancias recorridas y de la nutrición deficiente, eran quienes corrían mayor riesgo de enfermarse o morir de diarrea, cólera y otros trastornos relacionados con el agua y el saneamiento.

El UNICEF, junto a varios organismos de socorro de Liberia, intervino para transportar agua, clorar los pozos poco profundos y construir letrinas.

En los meses siguientes, el UNICEF hizo un llamamiento y recibió fondos para las actividades de emergencia en el sector de agua y saneamiento, como la eliminación de desperdicios sólidos para limpiar Monrovia, la promoción de la higiene, la detección de los focos de cólera, el mejoramiento de las instalaciones sanitarias y los sistemas de agua en las escuelas y el reestablecimiento de la capacidad gubernamental para brindar estos servicios.

Los más vulnerables son los más pequeños
Por lo general, los niños y las niñas son los primeros en enfermarse y morir a causa de la diarrea, el cólera, el paludismo y otras enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento, que cobran las vidas de unos 3,4 millones de menores por año.

El UNICEF reconoce la importancia del agua, el medio ambiente y el saneamiento para la infancia y las familias y, por lo tanto, desde hace casi 40 años lleva a cabo labores relacionadas con ese sector. Asimismo, el UNICEF brinda su apoyo a programas de agua, medio ambiente y saneamiento en 86 países en desarrollo de todas las regiones del mundo.

Por otra parte, el UNICEF es un organismo que ocupa un lugar de vanguardia en materia de intervención ante situaciones de emergencia en todo el mundo, ya sea en los casos de desastres naturales, como las sequías, las inundaciones y los terremotos, o en los casos de desastres provocados por el hombre, como las guerras y las contiendas civiles.

El primero en llegar
Con frecuencia se designa al UNICEF como la principal organización que coordina la respuesta de emergencia en materia de agua y saneamiento dentro del marco del sistema de las Naciones Unidas y la comunidad de donantes.

Una cantidad cada vez mayor de los recursos de agua y saneamiento del UNICEF se asigna a las situaciones de emergencias (tanto las provocadas por fenómenos naturales como por los seres humanos) durante las cuales las comunidades más pobres son las que confrontan un mayor peligro.

“Cuando los desastres naturales como los terremotos y las inundaciones, o los desastres promovidos por los seres humanos como los conflictos, destruyen o contaminan el suministro de agua, corren peligro las vidas de los niños y las niñas ", dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Carol Bellamy.

Debido a que los niños y las niñas son especialmente vulnerables a los peligros del agua contaminada durante las situaciones de emergencias como los desastres naturales y los conflictos, el UNICEF se compromete a asegurar el abastecimiento de agua potable y de saneamiento ambiental adecuado a las 72 horas del comienzo de una emergencia.

Una de las medidas inmediatas del UNICEF en los casos de emergencia es la distribución de "Conjuntos básicos de agua para familias", que contienen un vaso plegable, barras de jabón, tabletas de depuración e instrucciones para su uso en el idioma local. Asimismo, el UNICEF proporciona instalaciones higiénicas y acceso a instalaciones sanitarias adecuadas.


 

 

Búsqueda