Agua, saneamiento e higiene

Calidad del agua

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-2206/Georgina Cranston
Un niño emplea una jeringuilla para añadir cloro a un bidón de agua en Darfur, Sudán.

La calidad del agua es una preocupación creciente en todas partes del mundo en vías de desarrollo. Las fuentes de agua potable están bajo la amenaza creciente de la contaminación, con consecuencias de gran alcance para la salud de niños y para el desarrollo económico y social de comunidades y naciones.

El deterioro de la calidad del agua amenaza los progresos mundiales alcanzados en el acceso mejorado al agua potable. Desde 1990 hasta 2010, los más de 2.000 millones de personas tuvieron acceso a fuentes de agua mejoradas, pero no todas estas nuevas fuentes son necesariamente seguras. El manejo inseguro y el almacenamiento del agua constituyen el problema. El agua extraída de fuentes seguras puede estar contaminada en el momento en que las familias la consumen en última instancia.

La contaminación química del abastecimiento del agua –tanto por causas naturales como por la contaminación– es un problema muy serio. Sólo el arsénico y el fluoruro juntos amenazan la salud de cientos de millones de personas, pero más seria todavía es la contaminación microbiológica de los suministros de agua potable, sobre todo debida a los excrementos humanos. La contaminación fecal del agua potable es la causa principal de la diarrea, que mata a millones de niños todos los años. De mismo modo en que crecen las poblaciones, la contaminación y el aumento de la degradación ambiental, así aumenta a la contaminación química y microbiológica del abastecimiento del agua.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ06-1853/Josh Estey
Un voluntario capacitado hace una prubea del agua en un programa que cuenta con el apoy de UNICEF en las zonas afectadas por un terremoto en Yogyakarta, Indonesia.

UNICEF colabora con sus aliados para mejorar la calidad del agua por medio de sus programas en todo el mundo.

Saneamiento y lavado de manos
El mejor modo de abordar la contaminación fecal del agua potable es, en primer lugar, impidiendo que suceda. Las letrinas bien construidas y usadas con regularidad previenen la contaminación del abastecimientos de agua. El lavado de manos regular después de la defecación y antes de la manipulación del agua (o de alimentos) minimiza el riesgo que el agua consumida y almacenada en el hogar quede contaminada por las manos sucias. Por estos motivos, UNICEF acentúa el saneamiento y las promociones de la higiene como primera línea de defensa para proteger el agua potable de la contaminación fecal.

Supervisión de la calidad del agua
Cuando los problemas de la calidad del agua se vuelven más serios y se extienden, la supervisión de la calidad del agua se convierte en un componente más importante de los esfuerzos nacionales en este sector. Estos esfuerzos pueden complementarse con sistemas de vigilancia comunitarios, donde las personas están más facultadas gracias al conocimiento y los instrumentos necesarios para supervisar la calidad de sus propias fuentes de agua. UNICEF y sus aliados desempeñan un papel cada vez más activo para apoyar a gobiernos y comunidades en este importante esfera.

Tratamiento doméstico del agua y un almacenamiento seguro
Hay un corpus creciente de pruebas que demuestran que el tratamiento del agua en el hogar junto con el almacenamiento de agua y manipulación mejorados aumenta considerablemente la calidad microbiológica del agua y tiene una repercusión en la diarrea mayor de lo que se pensaba. En reconocimiento a esta circunstancia, los programas de agua, saneamiento e higiene de UNICEF en los países proporcionan apoyo cada vez más en este ámbito. Las actividades incluyen la promoción del almacenamiento de agua y prácticas de manipulación seguras, así como el tratamiento doméstico del agua. UNICEF también está implicada en el desarrollo de tecnologías apropiadas para el tratamiento doméstico del agua (véase el recuadro de la derecha para ver un ejemplo del tratamiento doméstico del agua respaldado por UNICEF: filtros de cerámica).

Arsénico y fluoruro
Durante más de una década, UNICEF ha colaborado estrechamente con gobiernos y otros aliados en países donde el fluoruro y el arsénico constituyen serios problemas, incluidos Bangladesh, la India, China, Viet Nam y otros lugares. Los programas de UNICEF brindan apoyo a las iniciativas para el análisis y cartografiado, al desarrollo de sistemas mejorados de supervisión de la calidad del agua, a la creación de conciencia sobre la cuestión en comunidades, a la asistencia a las personas para que éstas encuentren otras fuentes de agua seguras, y a la promoción de filtros y otras tecnologías que ayudan a las personas a tratar ellas mismas el agua (véase el recuadro de la derecha para obtener información adicional en la labor de UNICEF con el arsénico y el fluoruro).

La gestión del agua dulce
En el caso del arsénico y del fluoruro, la mayor parte de los problemas de salud están causados por sustancias contaminantes generadas de forma natural. Un número creciente de problemas vinculados a la calidad del agua tiene su origen sin embargo en la contaminación humana y la degradación ambiental general.

UNICEF colabora con gobiernos y otros aliados para abordar estas cuestiones y presta asistencia para reforzar los sistemas de conservación y protección de agua nacionales. Mediante sus proyectos de campaña, UNICEF brinda apoyo a las medidas para promover la gestión de recursos de agua locales por parte de las comunidades y la ordenación de las micro cuencas hidrográficas.


 

 

Filtros de cerámica caseros para el agua

Las actividades de UNICEF relacionadoas con el arsénico y el fluoruro

Búsqueda