Agua, saneamiento e higiene

El informe “Progreso para la Infancia” muestra resultados ambivalentes en todo el mundo con respecto al agua y el saneamiento

Imagen del UNICEF: Progreso para la infancia: agua y saneamiento
© UNICEF/HQ95-0340/Charton
A pesar de los obstáculos, un derecho de todos los niños es disponer de agua salubre y saneamiento básico, y gozar de la salud que estos servicios generan. Myanmar.

Por Tim Ledwith

NUEVA YORK, Estados Unidos, 28 de septiembre de 2006 – El agua potable es esencial para la vida humana, y sin embargo en el mundo hay más de 1.000 millones de personas que carecen de ella. Otros 2.600 millones de habitantes del planeta carecen de saneamiento ambiental básico. Con la adopción del séptimo Objetivo de Desarrollo del Milenio, el mundo se comprometió a reducir a la mitad para 2015 la proporción de personas sin acceso sostenible a esos servicios esenciales.

En un informe dado a conocer hoy con el título “Progreso para la Infancia No. 5: Un balance sobre agua y saneamiento”, UNICEF lleva a cabo una evaluación de las medidas que se han tomado desde 1990 para ampliar el acceso al agua potable y el saneamiento ambiental en todo el mundo.

Las conclusiones del informe con respecto a los avances logrados en el mundo para conquistar el séptimo Objetivo de Desarrollo del Milenio son ambivalentes, ya que a pesar de que se han obtenido resultados impresionantes en algunos aspectos, en otros aún
queda mucho por hacer para prevenir las muertes de 1,5 millones de niños y niñas por año.

La niñez paga las consecuencias

El informe afirma que aunque el aumento de la población y la rápida urbanización complican el desafío de conquistar ese objetivo, en términos generales el mundo podría lograr la meta en materia de agua potable. Sin embargo, millones de habitantes del mundo en desarrollo, entre ellos 425 millones de niños y niñas menores de 18 años, aún carecen de suministro de agua mejorado.

El informe señala que los indicadores sobre el saneamiento son aun peores. Más de 980 millones de niños y niñas del mundo carecen de saneamiento ambiental adecuado.

El informe “Progreso para la Infancia” destaca el alto precio que pagan los niños y las niñas por la falta de agua potable y de saneamiento ambiental adecuado. Entre los efectos más graves de esa carencia figuran los siguientes:

  • De todos los niños y niñas que nacen anualmente en el mundo en desarrollo, la mitad aproximadamente carece de saneamiento ambiental, y uno de cada cinco no dispone de acceso al agua potable, lo que aumenta el peligro de contagio de las enfermedades transmitidas por el agua.
  • El agua contaminada y la falta de saneamiento ambiental, combinadas con las prácticas de higiene deficiente, figuran entre las causas más importantes de las enfermedades diarreicas, que matan anualmente a más de 1,5 millones de niños y niñas menores de cinco años.
  • Factores diversos, como las enfermedades, la obligación cotidiana de recoger agua para la familia y la ausencia de instalaciones sanitarias adecuadas en las escuelas, impiden que los niños de mayor edad –y especialmente las niñas– asistan a clases y reciban educación escolar, lo que perpetúa el ciclo de la pobreza.
Imagen del UNICEF: Progreso para la infancia: agua y saneamiento
© UNICEF/HQ94-1315/Pirozzi
Una playa llena de basura en Camerún. La región de África Occidental y Central tiene la cobertura de agua y saneamiento más baja, y la mortalidad infantil más alta del mundo.

Las disparidades entre los pobladores urbanos y rurales

Además de los efectos evidentes que tiene el suministro inadecuado de agua y saneamiento ambiental en la salud de los niños y niñas, es preciso considerar que los esfuerzos que hacen muchos de ellos todos los días para obtener agua potable constituyen un grave obstáculo para su desarrollo, según explica Vanessa Tobin, jefa de la sección de Agua, Saneamiento y Medio Ambiente de UNICEF.

“El principal obstáculo es el tiempo que deben dedicar las niñas y las mujeres jóvenes a acarrear agua, que en algunos casos puede exigirles dos horas por la mañana y otra dos por la tarde, debido a que las fuentes de agua pueden estar muy lejos de sus comunidades”, agrega la Sra. Tobin.

Las mayores disparidades en materia de acceso al agua potable y el saneamiento ambiental ocurren entre las zonas urbanas y las rurales, en particular en África subsahariana, donde menos de la mitad de las comunidades rurales cuenta con acceso al agua potable.

Recursos y voluntad política

En el ámbito mundial, el informe “Progreso para la Infancia No. 5” indica que entre 1990 y 2004, la cobertura de agua potable de todo el mundo aumentó del 78% al 83%. Las regiones de América Latina y el Caribe y África meridional conquistarán la meta del agua potable casi diez años antes del plazo previsto. Y la región de Asia Oriental y el Pacífico se encamina a la conquista en los plazos de los objetivos tanto en materia de agua como de saneamiento.

El informe llega a la conclusión de que a pesar de los resultados esperanzadores en esas y otras regiones, los recursos de los que se dispone en la actualidad no serán suficientes para lograr la conquista del séptimo Objetivo de Desarrollo del Milenio a escala mundial.

Los niños y niñas y las familias de todo el mundo sólo podrán disfrutar de su derecho fundamental al agua potable y el saneamiento ambiental adecuado si se profundizan y aceleran los esfuerzos por conquistar ese objetivo, que deben ir acompañados de un aumento de los fondos para financiarlos y de una mayor voluntad política.

Rachel Bonham contribuyó con esta historia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ94-1569/Pirozzi
Niñas recogen agua potable en Túnez. La región de Oriente Medio y África del Norte está por cumplir el Objetivo de Desarrollo de Milenio 7 tanto para el agua potable como para el saneamiento básico.

Recursos y voluntad política

En el ámbito mundial, el informe "Progreso para la Infancia No. 5" indica que entre 1990 y 2004, la cobertura de agua potable de todo el mundo aumentó del 78% al 83%. Las regiones de América Latina y el Caribe y África meridional conquistarán la meta del agua potable casi diez años antes del plazo previsto. Y la región de Asia Oriental y el Pacífico se encamina a la conquista en los plazos de los objetivos tanto en materia de agua como de saneamiento.

El informe llega a la conclusión de que a pesar de los resultados esperanzadores en esas y otras regiones, los recursos de los que se dispone en la actualidad no serán suficientes para lograr la conquista del séptimo Objetivo de Desarrollo del Milenio a escala mundial.

Los niños y niñas y las familias de todo el mundo sólo podrán disfrutar de su derecho fundamental al agua potable y el saneamiento ambiental adecuado si se profundizan y aceleran los esfuerzos por conquistar ese objetivo, que deben ir acompañados de un aumento de los fondos para financiarlos y de una mayor voluntad política.

Rachel Bonham contribuyó con esta historia.


 

 

Vídeo

25 de septiembre de 2006:
La corresponsal de UNICEF, Carolina Ramirez, nos informa sobre el progreso global hacia los Objetivo de Desarrollo del Milenio para el agua y saneamiento.

 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda