Agua, saneamiento e higiene

La respuesta en el Iraq

Gracias a una evaluación realizada con posterioridad al conflicto que contó con el apoyo del UNICEF se descubrió que un 40% de la red de agua de Bagdad está dañada y una cuarta parte de las plantas de depuración del país se encuentran en malas condiciones.

Las instalaciones sanitarias también se hallan en un estado de precariedad semejante en todo el país. Asimismo, muchas plantas de tratamiento de aguas cloacales están averiadas y representan una amenaza para el suministro de agua.

El UNICEF está trabajando para prevenir la catástrofe sanitaria que podría causar la falta de agua y las condiciones deficientes de saneamiento. Entre las labores que se realizan figuran la reparación urgente del sistema de agua y saneamiento de Bagdad, la distribución diaria de más de tres millones de litros de agua potable y el suministro de cientos de toneladas de jabón y sustancias químicas para la depuración del agua.

Para mantener y ampliar esas actividades, el UNICEF y los demás organismos de las Naciones Unidas están preparando un nuevo llamamiento humanitario y han creado un grupo de trabajo coordinador de las labores en el sector de agua y saneamiento.

Más información >


 

 

Búsqueda