Côte d'Ivoire

La prestación de ayuda a los niños y familias de Côte d’Ivoire se torna un reto por el recrudecimiento de los combates

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Luc Gnago
Un grupo de combatientes patrulla una calle en el vecindario de Abobo, en Abiyán, la capital comercial de Côte d’Ivoire. UNICEF necesita con carácter urgente fondos suficientes para prestar ayuda a los niños, niñas y familias atrapados en la grave crisis política.

Por Vivian Siu

NUEVA YORK, Estados Unidos, y DAKAR, Senegal, 1 de abril de 2011. El personal de UNICEF en Abiyán, la capital comercial de Côte d’Ivoire, se vio obligado a permanecer en sus oficinas por segundo día consecutivo debido a que las fuerzas leales al presidente electo, Alassane Ouattara, continuaron su avance sobre esa ciudad con el objetivo de derrocar al Presidente Laurent Gbagbo y poner así fin a la crisis política en la que se encuentra el país desde hace cuatro meses y un día.

 Escuche el AUDIO

Tanto en los alrededores de la oficina de UNICEF en Abiyán como en la región occidental del país, continúan entre tanto los saqueos, incendios y actos de vandalismo, que impiden al personal del organismo internacional llegar al lugar donde se encuentran los niños, niñas y mujeres amenazados por los violentos enfrentamientos y afectados por la suspensión de servicios fundamentales, como los de inmunización.

En Abiyán, la situación es particularmente inestable. “En los alrededores de nuestras oficinas se producen intensos tiroteos”, comentó Marc Salvail, Especialista Superior en Situaciones de emergencia de UNICEF, durante una entrevista de radio. “El centro comercial ubicado junto a nuestro edificio, donde se abastecía el personal de la oficina, ha quedado reducido a cenizas. También se nos ha informado que en las calles hay cadáveres de personas muertas en los tiroteos”.

Ayuda a los desplazados y refugiados

Alrededor de un millón de personas, en su mayoría niños, niñas y mujeres, han abandonado sus hogares debido a la violencia y se han refugiado en iglesias y misiones católicas, o se han asilado en Liberia, Guinea y Ghana. Se calcula que desde que se desató la crisis política, solamente en Abiyán han sido desplazadas unas 500.000 personas. Salvail añadió que “en los últimos días, se dio albergue a más de 120.000 personas en los campamentos de refugiados y en los hogares de familias de acogida”.

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Luc Gnago
Una fila de emigrantes que esperan en Abiyán turno para abordar medios de transporte que les llevarán de regreso a sus países de origen. Miles de habitantes de la capital comercial de Côte d’Ivoire huyen de la violencia reinante.

Pese a esos grandes obstáculos, UNICEF continúa trabajando para suministrar a los niños, niñas y familias agua, suplementos de nutrición, artículos de higiene y otros suministros. De particular importancia resulta la prestación de servicios médicos y de atención básica de la salud, ya que prácticamente todos los centros de salud del país están cerrados.

“Debido al recrudecimiento de la violencia en Abiyán, lo que pudimos hacer fue enviar dos camiones cargados de artículos de primera necesidad para prestar ayuda a los niños y madres más necesitados, por lo menos”, apuntó Salvail, que agregó que los camiones contenían suministros básicos, como galletas enriquecidas en proteínas BP5, cubos de agua y colchonetas.

Déficit de fondos

Resulta imperativo que UNICEF mantenga una presencia activa en Côte d’Ivoire y continúe prestando ayuda de emergencia a los niños y familias afectados por la crisis. Para satisfacer las necesidades humanitarias más urgentes en materia de salud y nutrición; agua, saneamiento e higiene; y educación, UNICEF solicita 22 millones de dólares.

UNICEF realiza las gestiones necesarias para garantizar el suministro de agua potable y elementos de higiene a 1,5 millones de damnificados, así como el abastecimiento de material escolar a 1,2 millones de niños y la capacitación docente de sus maestros. Colabora asimismo con sus aliados para rehabilitar por lo menos 200 centros de salud, con el fin de que presten atención básica de la salud materna e infantil, ya que existe la posibilidad de que el sistema ordinario de atención de la salud del país cese de funcionar por completo.

“Calculamos que no bien podamos brindar acceso a la atención de la salud, será necesario prestar ayuda vital inmediata a cerca de un millón de personas”, concluyó Salvail.


 

 

Audio (en inglés)

Abril de 2011: Marc Salvail, Especialista Superior en Situaciones de emergencia de UNICEF, comenta los desafíos en la prestación de asistencia inmediata para los niños y las familias mientras él y sus colegas viven su segundo día de confinamiento en la oficina de UNICEF sita en Abiyán (Côte d'Ivoire).
AUDIO escuche

Búsqueda