Los saqueos trastornan las labores de nutrición de UNICEF en Somalia

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2009-0204/Ysenburg
una mujer alimenta a un niño alimentación terapéutica lisa para su uso en un campo de desplazados de la ciudad de Jowar en Somalia.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 13 de agosto de 2009 – UNICEF se ha visto obligada a retrasar la entrega de suministros nutricionales decisivos tras los saqueos perpetrados en el almacén de un aliado de la organización en la región meridional de Juba.

La pérdida de unas 246 toneladasde productos nutricionales de prevención y 640 toneladas de víveres terapéuticos estuvo precedida hace tres meses del robo y destrucción de otros muchos suministros humanitarios y equipo de comunicaciones en un complejo clave de UNICEF ubicado en Jowhar.

Rozanne Chorlton, Representante de UNICEF, comentó que si bien la inestabilidad política es ciertamente un factor subyacente de las últimas hostilidades contra UNICEF y sus aliados también existe un elemento delictivo en el saqueo, pues los suplementos alimenticios terapéuticos pueden venderse fácilmente.

"Muchos de estos suministros necesitan administrarse con mucho cuidado por lo que se requiere personal con cualificación técnica capaz de comprobar que los niños y niñas reciben la cantidad adecuada. De modo que incluso si esos artículos se han vendido o distribuido siguen entrañando un riesgo para la infancia", afirmó Chrolton.

Todavía hay posibilidad de recuperación

Los suministros en cuestión estaban destinados a más de 85.000 niñas y niños somalíes de las regiones central y meridional del país que padecen una desnutrición entre moderada y grave.

Somalia registra una de las mayores tasas de desnutrición y mortalidad de lactantes de todo el mundo. Uno de cada seis niños sufre desnutrición aguda y uno de cada diez muere antes de cumplir su primer año de vida.

"Si nos retrasamos una semana o diez días la situación todavía se sostiene: aún podemos recuperar el trabajo perdido", comenta Chorlton. "Sin embargo, si se trata de un mes o dos, entonces los niños estarían en peligro"

La distribución de mosquiteros para prevenir el paludismo a más de 100.000 mujeres y niños también se ha visto alterada.

La necesidad de una seguridad garantizada

Casi la mitad de la población de Somalia necesita asistencia humanitaria. La creciente inseguridad en la otrora relativamente estable región del norte combinada con el recrudecimiento de la violencia en la capital y la crisis imperante en torno a los desplazados hace que la labor de UNICEF y de otras organizaciones de ayuda sea absolutamente vital.

Más de 100 organizaciones no gubernamentales y comunitarias dependen de los suministros y la asistencia técnica de UNICEF para prestar una gama de servicios a las mujeres y niños somalíes, que tienen que vivir la insurgencia, la sequía y el terrorismo, así como verse desplazados.

Numerosos progamas de ayuda todavía siguen operativos en aquellas partes del país donde las autoridades locales pueden garantizar la seguridad. Sin embargo, las interrupciones continuadas en materia de seguridad repercuten seriamente en esta red fundamental de suministros, distribución y pericia.

"Simplemente necesitamos garantías concretas de las autoridades locales de que en todos los lugares donde estamos intentando realizar nuestra labor directamente o por medio de nuestros aliados no se robará los productos que transportamos y que no se saqueará nuestros complejos", afirmó Chorlton.

"Necesitamos asimismo estar seguros de que todas las organizaciones de asistencia para el desarrollo pueden trabajar sin obstáculos para prestar servicios humanitarios que salvan las vidas de mujeres y niños".


 

 

Español Français

Audio (en inglés)

13 August 2009:
UNICEF Representative for Somalia Rozanne Chorlton calls for security guarantees.
AUDIO listen

Enlaces