Suministros y logística

Seguridad de las vacunas

La seguridad en el suministro de las vacunas exige una producción garantizada, garantiza la adjudicación para varios años de recursos financieros, el desarrollo de previsiones a largo plazo de las necesidades y contribuye a reducir el desperdicio de los recursos.

En los últimos años, la adquisición de vacunas se ha hecho cada vez más complicada a causa de los cambios que se han ido produciendo en el mercado. Esto se debe a la divergencia cada vez mayor en el tipo de vacunas utilizadas en los países industrializados y los países en desarrollo. Los países industrializados compran generalmente vacunas más complejas contra una amplia variedad de enfermedades. En comparación, los países en desarrollo tienden a comprar vacunas básicas de buena calidad que protegen contra las principales enfermedades infantiles. Con el cambio en los mercados, algunos fabricantes han interrumpido la producción de las vacunas más baratas. La División de Suministros trabaja con los actuales fabricantes para aumentar la disponibilidad de vacunas básicas utilizadas por el UNICEF, y está trabajando con posibles nuevos fabricantes en todo el mundo.

En enero de 2002, el UNICEF alertó a su Junta Ejecutiva de la escasez de vacunas que se estaba sufriendo a nivel mundial, a causa de los notables cambios que han tenido lugar en el mercado de estos productos. Desde entonces, se han hecho notables avances, en estrecha colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros aliados de GAVI, como el Fondo de Vacunas. Las previsiones, que se hacen sobre la base de cinco años consecutivos, son ahora más precisas. Con una tasa de un 100% de respuesta de los países, la previsión de suministros contribuye a que la producción de vacunas cumpla con las necesidades de la organización, y ofrece a UNICEF el poder de negociar una reducción de precios con los fabricantes.

La seguridad reforzada del abastecimiento de vacunas tiene unos costos. Para la vacuna del sarampión durante el período 2004-2006, un 20% del costo estimado de 92 millones de dólares fue atribuible al esfuerzo destinado a asegurar que se utilizaron múltiples fuentes para el suministro de vacunas. Esto es, sin embargo, esencial para evitar el monopolio. Al mismo tiempo, los precios de las vacunas en general están aumentando. La División de Suministros ha colaborado estrechamente con otros países y oficinas regionales, llevando a cabo actividades tales como misiones de seguridad de las vacunas, con el fin de orientar a los países en lo referente a los cambios en el mercado de estos productos, y apoyarlos para establecer una previsión precisa y puntual y una financiación fiable.

El UNICEF también ha experimentado también un aumento en el número de solicitudes para contribuir a apoyar las adquisiciones de países de medianos ingresos. Tradicionalmente, estos países han hecho estas adquisiciones por su cuenta. Sin embargo, debido al cambio en los factores del mercado, muchos han experimentado dificultades, y en algunos casos han padecido situaciones de falta de existencias ya que no pudieron finalizar en el momento adecuado la adquisición de las vacunas en las cantidades que precisaban. La División de Suministros ayudó a estos países a seguir adquiriendo por su cuenta las vacunas, y en circunstancias excepcionales las adquirieron en su nombre como medida para evitar el vacío. El UNICEF prevé que este tipo de labor seguirá siendo necesaria en los próximos años, a medida que el mercado de vacunas vaya estabilizándose de nuevo.


 

 

Búsqueda