Sri Lanka

Un programa de liderazgo emplea el críquet para ayudar a ex niños soldados en Sri Lanka

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2010/Jayasuriya
Gopi, una ex niña soldado de 16 años de edad, atrapa una pelota de críquet. Gracias a la colaboración de UNICEF y sus aliados, la niña ha recibido ayuda para su rehabilitación mediante un innovador curso de capacitación para el liderazgo entre compañeros basado en la práctica del críquet.

Por Suzanne Davey

COLOMBO, Sri Lanka, 11 de mayo de 2010 – Tras una breve carrera, Gopi, de 16 años, salta y logra atrapar la pelota. “¡Eliminado!”, grita. Cuando regresa trotando para celebrar junto al resto de su equipo, la corta cabellera que cubre parcialmente su gorra se mece rítmicamente y su rostro refleja un gran alivio.

Gopi, una ex niña soldado, participa en un original programa de deportes para el desarrollo que se lleva a cabo en Sri Lanka, una nación fracturada por el conflicto armado. El programa, auspiciado por diversos aliados como UNICEF, el Consejo Internacional de Críquet y el Gobierno de Sri Lanka, emplea ese deporte para rehabilitar a excombatientes juveniles como Gopi.

Reclutamiento de niños y niñas

La vida de Gopi era muy diferente hace un año, cuando fue secuestrada por una agrupación militar conocida como los Tigres de Liberación de Tamil Eelam , que le llevó a uno de sus campamentos de entrenamiento en la provincia septentrional de Sri Lanka.

Allí fue obligada a trabajar como conductora de vehículos y a transportar a los muertos y heridos en el prolongado conflicto civil de su país. La niña trató de escapar en dos oportunidades, pero en ambos casos fue descubierta rápidamente por su cabello corto, típico de las niñas combatientes de ese grupo armado, y capturada nuevamente.

Durante las casi cuatro décadas que duró el conflicto civil de Sri Lanka, los grupo armado secuestraron y reclutaron a muchos niños y niñas. Desde 2002, UNICEF mantiene un registro con los datos de 7.000 de ellos, que probablemente representen sólo una pequeña proporción del número real de niños soldados del país.

Gopi logró finalmente huir de sus captores. Poco antes de que finalizara el conflicto, Gopi se rindió a las fuerzas gubernamentales.

“UNICEF asentó nuestros datos en un registro y nos llevaron a un centro de rehabilitación en Colombo [la capital]”, explica Gopi. “Allí reanudé mis estudios y me hice muchos amigos”.

Más allá de los límites del deporte

Desde que el conflicto terminara en mayo de 2009,  casi 600 niños y niñas han participado en las actividades de educación, preparación laboral, recreación y apoyo psicosocial que reciben el respaldo de UNICEF.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Sri Lanka/2010/Jayasuriya
Un grupo de jóvenes que participan en el programa de capacitación de líderes entre pares mediante la práctica del críquet se divierte en el Centro de Rehabilitación del Hindu College, en Colombo, la capital de Sri Lanka.

Uno de los componentes principales del proceso de rehabilitación es la capacitación de líderes entre compañeros por medio de la práctica del críquet, que se realiza por medio de un original programa de deportes para el desarrollo patrocinado por una alianza formada por el Consejo Internacional de Críquet, UNICEF, el Gobierno de Sri Lanka, la asociación Sri Lanka Cricket y la organización filantrópica Cricket for Change del Reino Unido.

“Quienes formamos parte del mundo del críquet podemos sentirnos plenamente orgullosos de ayudar a desarrollar un proyecto que va más allá de los límites de nuestro grandeporte”, afirma Harron Logart, Director General del Consejo Internacional de Críquet.

Gopi formó parte del grupo inicial de niños y niñas que recibieron un curso de entrenamiento de una semana de duración sobre Street 20, una variante del Críquetque es más accesible debido a que requiere menos equipo. “Lo disfruté mucho”, explica Gopi, “ y aprendí mucho acerca del trabajo en equipo y los atributos de liderazgo”.

“UNICEF asentó nuestros datos en un registro y nos llevaron a un centro de rehabilitación en Colombo [la capital]”, explica Gopi. “Allí reanudé mis estudios y me hice muchos amigos”.

Más allá de los límites del deporte

Desde que el conflicto terminara en mayo de 2009,  casi 600 niños y niñas han participado en las actividades de educación, preparación laboral, recreación y apoyo psicosocial que reciben el respaldo de UNICEF.

Uno de los componentes principales del proceso de rehabilitación es la capacitación de líderes entre compañeros por medio de la práctica del críquet, que se realiza por medio de un original programa de deportes para el desarrollo patrocinado por una alianza formada por el Consejo Internacional de Críquet, UNICEF, el Gobierno de Sri Lanka, la asociación Sri Lanka Cricket y la organización filantrópica Cricket for Change del Reino Unido.

“Quienes formamos parte del mundo del críquet podemos sentirnos plenamente orgullosos de ayudar a desarrollar un proyecto que va más allá de los límites de nuestro grandeporte”, afirma Harron Logart, Director General del Consejo Internacional de Críquet.

Gopi formó parte del grupo inicial de niños y niñas que recibieron un curso de entrenamiento de una semana de duración sobre Street 20, una variante del Críquetque es más accesible debido a que requiere menos equipo. “Lo disfruté mucho”, explica Gopi, “ y aprendí mucho acerca del trabajo en equipo y los atributos de liderazgo”.

Líderes dentro y fuera del campo de juego

Además de enseñarles a jugar críquet, el programa de capacitación de líderes entre compañeros infunde en los niños y niñas valores como la confianza, el respeto y el juego limpio dentro y fuera del campo de juego.

Philippe Duamelle, Representante de UNICEF en Sri Lanka, comenta que el programa de líderes entre compañeros ha prestado una importante ayuda a los niños más marginados del país. “Mediante esta gran alianza”, señala Duamelle, “aprovechamos el poder de este deporte para atraer a los niños y niñas más vulnerables y ayudarles a desarrollar al máximo su potencial”.

Con el apoyo de la asociación Sri Lanka Cricket y UNICEF, los jóvenes regresarán a sus hogares y colaborarán en la realización de sus propios programas de críquet, que ayudarán a otros niños y niñas en situación de desventaja. “Ahora”, concluye Gopi, “quiero enseñar a otros todo lo que he aprendido”.


 

 

Búsqueda