Panorama: Filipinas

El Embajador de Buenva Voluntad de UNICEF, David Beckham, destaca la figura de los niños de la calle durante una visita a Filipinas

Por Rob McBride

MANILA, Filipinas, 2 de diciembre de 2011. El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, habló acerca de lo importante que es una familia que brinda apoyo y atención, durante una visita a niños filipinos que habían vivido en la calle.

VÍDEO: El corresponsal de UNICEF, Pedro Bujalance-Andrés, informa sobre la visita del Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, a Filipinas.  Véalo en RealPlayer

 

“Tuve suerte. En mi vida he tenido el apoyo de mi mamá y mi papá", afirmó el astro del fútbol después de visitar la "Aldea para la juventud", un centro administrado por el gobierno de Filipinas para los niños víctimas de abuso o abandono.

Para esta visita, Beckham sacó tiempo de una gira futbolística realizada en Asia, para delicia de 130 niños y niñas que reciben atención aquí. Sin embargo, no hubo tiempo de descanso para el fútbol.

“Es un modelo de inspiración”

Durante la sesión de calentamiento con los niños y en el posterior partido por equipos de siete jugadores, los niños se vieron jugando con uno de los más grandes del fútbol mundial. La experencia fue particularmente memorable para Conan (17 años), que sueña jugar para la selección nacional de Filipinas.

“Algún día me gustaría ser jugador internacional de fútbol, como él", comentó después del partido. "Es un modelo de inspiración para mí".

El fútbol ha ayudado a Conan a centrarse en la vida y a que ésta tenga sentido, después de una primera infancia vivida en las calles de Manila. Detenido a los siete años, cuando sus progenitores no lo reclamaron quedó bajo la tutela del Estado.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2011/ Villafranca
El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, juega un partido de fútbol por equipos de siete jugadores con antiguso niños de la calle en Manila (Filipinas). El legendario deportista sacó tiempo de una gira deportiva en Asia para destacar la difícil situación de los niños que sufren el abuso o el abandono.

En marzo de 2010, su pasión lo llevó directamente hasta la Copa mundial de fútbol para niños de la calle, celebrada en Sudáfrica. Eso le ayudó a atraer la atención internacional hacia este problema de dimensión mundial. Se estima que en el mundo hay 100 millones de niños que viven y trabajan en la calle, donde se ven expuestos a la violencia, el abuso y la explotación.

UNICEF brinda apoyo

“Simplemente son incapaces de disfrutar de su infancia", informó Sarah Norton-Staal, Jefa de Protección infantil de UNICEF en Filipinas, que acompañó a Beckham durante parte de su visita. "Los niños que viven y trabajan en la calle no pueden ejercer plenamente sus derechos".

UNICEF trabaja para ayudar a la infancia de Filipinas y de todo el mundo a que abandone las calles y vuelva a un entorno que le brinde apoyo y atención, con otros familiares o algunas veces en centros temporales. Sin embargo, como explicó la directora del centro Siony Flores, la atención estaba realmente puesta en ayudar a los niños de la calle a integrarse de nuevo en sus comunidades. "Donde", añadió, "un entorno hogareño y afectivo puede hacer que avancen en la vida".

“Tengo cuatro hijos y dependen de mi mujer y de mí", afirmó Beckham al finalizar su visita. "Por eso resulta desolador ver a tantos niños que no tienen ese apoyo, que no tienen ese cariño".

Reintegrar a los niños

Imagen del UNICEF
© UNICEF Philippines/2011/ Villafranca
El Embajador de Buena Voluntad de UNICEF, David Beckham, junto a los niños de la "Aldea para la juventud" en Manila (Filipinas). El centro, respaldado por UNICEF, ofrece servicios sociales completos, incluida la capacitación sobre conocimientos prácticos. Estos niños fabrican sus propios birretes y togas para su graduación.

Para ayudar a estos jóvenes y ofrecerles una segunda oportunidad, el personal ha encontrado varias formas que van desde la música y el arte hasta el deporte, con el fin de ayudarlos a reintegrarse.

“Yo conecto los deportes con su educación y luego con su carácter", afirmó el entrenador de fútbol Jess Landagan. Antiguo niño de la calle, Landagan ha hecho de la ayuda a otras personas para salir de la calle su misión y el fútbol es el método elegido. "Puedo ver los cambios en sus vidas".

“Aquí hay tantas personas maravillosas que hacen una labor tan magnífica, que tener los niños aquí es una responsabilidad enorme, niños abandonados por sus padres o que los han perdido y que viven en la calle", afirmó Beckham.

Una de sus guías en la visita, Shaina, es un claro ejemplo. Abandonada por sus progenitores que eran demasiado jóvenes para hacerse cargo de ella, Shaina vivió con su abuela y juntas arrastraron una vida hurgando entre los desperdicios de las calles hasta que su abuela murió.

“[Beckham] es muy amable por dedicar su tiempo y venir a vernos, espero que tenga muchas más bendiciones y victorias", dijo Shaina.


 

 

Búsqueda