Deporte para el desarrollo

Panorama general

© UNICEF Brazil/2007/Versiani
Unas niñas en Brasil juegan al fútbol como parte de un programa apoyado por UNICEF para ayudarles a superar las barreras sociales.

El deporte y los juegos son importantes para UNICEF porque constituyen elementos vitales en la salud, la felicidad y el bienestar de las niñas, niños y jóvenes. La investigación revela que la participación de los jóvenes en actividades recreativas estructuradas contribuye a su desarrollo físico y psicosocial, además puede enseñar los valores fundamentales y las habilidades para la vida -trabajo denodado, disciplina, trabajo en equipo, imparcialidad y respeto hacia los otros- que conforman el comportamiento de los individuos y les ayudan a perseguir sus objetivos y responder apropiadamente ante los acontecimientos de sus propias vidas y ante los de los demás. Para UNICEF, el deporte comprende todas las formas de actividad física que contribuyen a la buena forma física, el bienestar mental y la interacción social: el juego, la recreación, acividades deportivas organizadas, ocasionales o de competición, y deportes o juegos autóctonos.

La labor de Deporte para el Desarrollo de UNICEF se basa en su misión de garantizar que todo niño tiene derecho a la recreación y el juego en un ambiente seguro y sano -un derecho fundado en el Artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño- así como el derecho al deporte, que está expresamente contenido en otros tratados internacionales. Esto también reconoce iniciativas basadas en el deporte como una estrategia de programa para conseguir objetivos de desarrollo específicos, incluidos, muy notablemente, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). UNICEF emplea el Deporte para el Desarrollo con el fin de ayudar a conseguir objetivos en las cinco esferas temáticas de interés de UNICEF: la supervivencia y desarrollo infantiles; educación básica e igualdad de género; prevención, tratamiento, atención y apoyo en relación con el VIH/SIDA; protección infantil contra la violencia, la explotación y el abuso; y promoción de políticas y alianzas en pro de los derechos de los niños. Esto puede contribuir a la comunicación para el desarrollo y proporcionar el apoyo psicosocial en situaciones de emergencia humanitaria. Finalmente, Deporte para el Desarrollo puede ayudar a luchar contra la discriminación y la exclusión de grupos marginados, incluidos los niños y niñas con discapacidad.


 

 

 

 Enviar artículo

 Imprimir artículo

Búsqueda