Perspectiva: Para los jóvenes sordos, el lenguaje es la clave

Por Krishneer Sen

El acceso a la información y a los medios de comunicación es vital para que cualquier persona haga valer sus derechos como ciudadano o ciudadana. Pero sin la manera de recoger información ni de expresar opiniones o exigencias, es imposible obtener educación, encontrar trabajo o participar en los asuntos cívicos. 

En mi país, Fiji, la falta de acceso a la información y a los medios de difusión es el mayor problema de los niños sordos. La tecnología de la información y las comunicaciones, que estudio en la universidad, está ayudando a las personas sordas de todo el mundo mediante la creación de oportunidades impensables hace una generación. Donde se dispone de ella, esta tecnología ofrece a los sordos la oportunidad de comunicarse y relacionarse con amigos, mitiga su aislamiento y abre caminos para su participación en la vida política, económica, social y cultural. Quienes carecen de acceso a esta tecnología –bien sea porque viven en las zonas rurales, porque son pobres y no tienen educación, o porque todavía no existen dispositivos apropiados para ellos– se sienten frustrados y excluidos. 

En Fiji, las personas sordas como yo tienen poco acceso a los medios de difusión, a los servicios de emergencia, e incluso a simples conversaciones telefónicas. Ante la falta de tecnología de apoyo, como teléfonos subtitulados, nos vemos obligados a depender de personas oyentes para actuar como intérpretes, o a recurrir a los mensajes de texto. Esto no cambiará mientras los gobiernos no otorguen una alta prioridad a la tecnología de la información y las comunicaciones, y a las políticas sobre medios de difusión para las personas con discapacidad. 

Los sordos pueden tener vidas satisfactorias y contribuir a la sociedad, al igual que las personas que oyen. El desarrollo de sus capacidades comienza con la educación y el lenguaje. Dado que los niños sordos crecen en un mundo donde la discapacidad auditiva es muy poco frecuente, una educación de calidad debe, necesariamente, ser bilingüe. Desde su nacimiento, a los niños y niñas sordos de Fiji se debería enseñar el lenguaje de señas propio del país, además de los idiomas que comúnmente aprenden los niños oyentes (inglés, fiyiano e hindi). La educación bilingüe ayuda a que los niños sordos desarrollen la capacidad de comunicarse utilizando los lenguajes de las personas oyentes. Para los niños sordos que se comunican eficazmente por medio del lenguaje de señas es más fácil aprender otros idiomas, como el inglés. Yo pienso que el bilingüismo favorece el acceso de los niños sordos a la educación que requieren para desenvolverse como ciudadanos en igualdad de condiciones que los demás. 

Cuando yo era niño, solía ver programas de dibujos animados en la televisión de Fiji que no tenían subtítulos ni interpretación en lenguaje de señas. El conocimiento que tenía mi familia de este lenguaje era muy precario. Más tarde me percaté de que la razón por la que yo seguía teniendo dificultades con mi inglés era que, en mi hogar, había aprendido muy poco el lenguaje de señas. Los progenitores son decisivos para el desarrollo de la capacidad de comunicación del niño sordo y su acceso a la información. Junto con otras personas que interactúan con estos niños, conviene que tomen la iniciativa y utilicen el lenguaje de señas para comunicarse en la vida cotidiana, tanto en el hogar como en la escuela. Urge que los medios sean más accesibles a los niños sordos; esto se lograría poniendo subtítulos o interpretando los programas televisivos, y creando programas infantiles que contengan el lenguaje de señas. Se requiere un entorno libre de barreras a la comunicación. Me gustaría que el lenguaje de señas de Fiji se usara en una gran variedad de programas, desde noticieros hasta dibujos animados. Aparte de la televisión, las redes sociales son una poderosa herramienta para mejorar el conocimiento sobre Fiji y los asuntos internacionales, y para que todos –incluyendo las personas con discapacidad– estén actualizados sobre la situación política y puedan emitir un voto consciente durante las elecciones. 

Poner la tecnología de la información y las comunicaciones al alcance de los niños y las niñas sordos beneficiaría su desarrollo social y emocional, permitiría su integración en el sistema escolar ordinario, y los prepararía para su futura vida laboral. Yo tomé un curso básico de informática en una escuela especial y esto cambió mi vida positivamente. Gracias a la Internet tuve conocimiento de la Universidad Gallaudet, donde estudio en la actualidad. 

Además de mejorar la educación, la tecnología de la información y las comunicaciones permite que los jóvenes con discapacidad auditiva y de otra índole conozcan sus derechos y se asocien para ejecutar campañas en pro de su realización. Al posibilitar el activismo, esta tecnología puede elevar el perfil de las personas discapacitadas dentro de la sociedad, abriéndoles caminos para participar activamente. 

Mi sueño es que las personas sordas se puedan comunicar libremente con quienes sí oyen recurriendo a tecnologías de apoyo. Tengo un proyecto para después de graduarme: introducir las tecnologías de la comunicación en Fiji, con el objeto de facilitar la comunicación entre las personas sordas y las oyentes, por medio de intérpretes del lenguaje de señas y videotelefonía. Trabajaré con la Asociación para Sordos de Fiji, a la cual he pertenecido durante muchos años, para promover los derechos humanos, las oportunidades y la igualdad. 

Si los gobiernos han de considerar como una prioridad las necesidades de las personas sordas, tendremos que defender nuestra causa. Para incentivar el activismo entre los discapacitados auditivos, es preciso enseñar a los niños sordos a utilizar tanto el lenguaje de señas como los idiomas de las personas oyentes de sus comunidades. De igual manera, debemos esforzarnos para expandir el acceso a las tecnologías mediante las cuales ellos puedan encontrar información y comunicarse con los demás, sin importar si son sordos o no.

x Hacer un donativo
Confirme su país y se le dirigirá a la página de donativos apropiada:
Ubicación: