Syed Aown Shahzad, 16 años, Pakistán

De víctimas a activistas: La infancia y los efectos del cambio climático en el Pakistán

Los adolescentes del Pakistán –país en el que somos 40,5 millones de una población de más de 176 millones de personas– estamos muy conscientes de que vamos a heredar un planeta que sufre un cambio climático. Como sucede con otros países en desarrollo que sufrirán los efectos más perniciosos del calentamiento global, el Pakistán, pese a haber contribuido mínimamente a las emisiones mundiales, debe enfrentar los temibles efectos de tormentas, desastres naturales y lluvias torrenciales. El aumento de los niveles del mar y los cambios drásticos de las pautas climatológicas han causado ya inundaciones y sequías, disminuyendo las cosechas y limitando el acceso a agua fresca, y afectando a la producción industrial. Es preciso adoptar todas las medidas posibles para dar solución a este problema y evitar convertirnos en “refugiados climáticos”.

El cambio climático, en el Pakistán y en todo el mundo, es especialmente duro para los niños y niñas, que son más vulnerables que los adultos a las enfermedades, la desnutrición y la explotación. El aumento de las temperaturas y los fenómenos climáticos extremos contribuyen a propagar enfermedades como el paludismo, la diarrea y la neumonía. La agricultura –que representa el 24% de nuestro producto interior bruto– sufre por causa de las sequías, debido a que las cosechas disminuyen y los suministros se agotan.

Acontecimientos recientes demuestran la gravedad de los efectos catastróficos del cambio climático en el Pakistán. Las lluvias torrenciales sin precedentes dieron paso, en julio de 2010, a inundaciones devastadoras. La cifra inicial de muertes fue de cerca de 1.600 personas, pero hay muchos otros desaparecidos. Se calcula que las inundaciones han afectado a 20 millones de hombres, mujeres, niños y niñas, y hay muchas personas que han sido arrastradas por el agua y que están extraviadas esperando ayuda. Muchos huyeron de sus hogares sin otra cosa que lo que llevaban puesto. Por si no bastara con los riesgos sanitarios ocasionados por las inundaciones y la falta de alimentos, agua y cobijo, el Pakistán sufre el azote de la catástrofe económica ocasionada por la destrucción de su infraestructura agrícola. Millones de hectáreas de cultivos han sido inundadas o arrasadas, y la ganadería ha quedado destruida.

Esta nación enfrenta ahora un desastre más: las inundaciones amenazan con diezmar la juventud del Pakistán. Una de las más graves amenazas es el brote de enfermedades transmitidas por el agua como el cólera y la diarrea. Como ocurre en la mayoría de las catástrofes naturales, los niños y niñas padecen un grave riesgo de quedar separados de sus familias y expuestos a los peligros del trabajo infantil, el maltrato y la explotación. Más de 5.500 escuelas han desaparecido o han quedado en ruinas. No podemos permanecer cruzados de brazos mientras esta generación desaparece. Como ciudadanos del mundo, debemos ayudarles a sobrevivir a este suceso dramático y a erigirse en ejemplos de coraje, resistencia y determinación.

Es hora de ponerse en marcha. No sólo de abordar esta tragedia inmediata, sino también de hacer frente al problema del calentamiento global. Como adolescentes, nos enfrentamos a un enemigo común: los gases de efecto invernadero. Si queremos ganar esta batalla, debemos aunar fuerzas para ayudar a los demás, emplear fuentes de energía alternativa y formular leyes que protejan nuestro planeta y a sus habitantes.

Syed Aown Shahzad es un joven activista nativo de Lahore, el Pakistán. Formó parte de las delegaciones de jóvenes que asistieron a la cumbre de 2009 sobre el cambio climático y al 20o aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, y sigue concienciando sobre cuestiones que afectan al planeta, como el cambio climático y los derechos de la infancia en el Pakistán y otros lugares.

Recuadros

El estado mundial de los adolescentes, los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación, y los riesgos y la vulnerabilidad de esta etapa fundamental se miran de cerca en una serie de paneles en el informe, disponible en formato PDF.

Ensayos

Adultos y adolescentes fueron invitados a dar sus opiniones sobre los temas críticos que enfrentan los adolescentes en el siglo 21.