Su Alteza Sheikha Mozah bint Nasser Al Missned

Liberar el potencial de los adolescentes: La reforma educativa en la región de Oriente Medio y África del Norte

El 12 de agosto de 2010 dio comienzo el segundo Año Internacional de la Juventud de las Naciones Unidas. Todos nosotros, partes interesadas y defensores de la infancia, debemos por tanto centrar nuestra atención en los problemas que actualmente enfrentan los adolescentes. En la región del Oriente Medio y África del Norte, estos problemas son especialmente graves en los ámbitos de la educación y el empleo futuro.

Esta región experimenta también un crecimiento de población joven sin precedentes. En los próximos 10 años, el 65% de la población tendrá 24 años o menos. Además de la presión demográfica que esto supone, las personas jóvenes encuentran cada vez más dificultades para ingresar en el mercado laboral, sobre todo debido a que cada año el número es mayor. Esta región posee una fuerza de trabajo que aumenta con rapidez, por lo que tanto el desempleo como el subempleo son importantes motivos de preocupación para los jóvenes que intentan ganarse la vida y abastecer a sus familias. Para cuando un joven que hoy en día tiene 13 años cumpla los 23, se precisarán nada menos que 100 millones de puestos de trabajo para dar cabida a estas cifras crecientes, lo que significa que será necesario crear 6,5 millones de puestos de trabajo al año.

Aunque los países del Golfo han registrado un incremento de su riqueza durante las últimas décadas, esto no ha sido totalmente beneficioso para nuestros jóvenes. Muchos adolescentes se han habituado a un estilo de vida materialista que les impide alcanzar el objetivo de desarrollar todo su potencial. De igual modo, la atracción que ejerce la vida consumista atrapa a los adolescentes en una búsqueda insaciable de objetos materiales, que hace que descuiden sus obligaciones como ciudadanos responsables de la participación en su comunidad y de un crecimiento personal positivo. Además, el mercado de trabajo no puede absorber la enorme masa de jóvenes, lo que impide que puedan alcanzar la independencia económica. Al no poder encontrar trabajo, continúan estudiando, y retrasan, por ende, el matrimonio y la formación de una familia.

Resulta alarmante reconocer que nuestros jóvenes son más consumidores que productores. Pero no es culpa suya. El sistema educativo de los países árabes es en parte responsable del creciente índice de desempleo, dado que se centra más en conceder títulos que en formar a los estudiantes en destrezas prácticas. No prepara a los jóvenes para el mercado de trabajo mundial; tampoco alienta la versatilidad, ni los capacita para aplicar un conjunto de aptitudes variadas a disciplinas diversas. En este mundo de hoy en el que la tecnología avanza con tanta rapidez, los jóvenes necesitan aprender a pensar con espíritu crítico, a escribir y a ser flexibles, ámbitos que están prácticamente ausentes de nuestros planes de estudios actuales. Si no reformamos nuestro modo de actuar y nos esforzamos por que nuestros adolescentes se conviertan en personas creativas, productivas y diligentes, nuestras economías no podrán competir a escala mundial.

Mi labor con la Alianza de las Civilizaciones de las Naciones Unidas me inspiró a poner en marcha Silatech, una iniciativa para la juventud cuyo nombre se deriva del término árabe que significa “tu conexión”. El propósito de esta iniciativa, especialmente activa en los países del Golfo, es forjar alianzas entre los jóvenes y los dirigentes, entre las empresas y las organizaciones a escala global, con el fin de promover oportunidades para la innovación y la actividad empresarial. A fin de liberar el potencial de la próxima generación laboral –los adolescentes– es necesario asegurar que su educación les prepare adecuadamente para una carrera profesional. Si no invertimos en esta generación, creo que el ciclo devastador de desempleo continuará. Los adolescentes constituyen un activo impresionante para nuestro futuro, de modo que no debemos dejar pasar esta oportunidad histórica de fomentar su capacidad y ayudarles a florecer.

Su Alteza Sheikha Mozah bint Nasser Al Missned es Presidenta de Qatar para la Educación, la Ciencia y el Desarrollo Comunitario; Vicepresidenta del Consejo Supremo de Educación; Presidenta del Consejo Supremo de Asuntos de la Familia, y Presidenta del proyecto Centro Médico y de Investigación Sidra. Creó la iniciativa Silatech con el fin de ayudar a generar puestos de trabajo y oportunidades para los jóvenes de los países árabes.

Recuadros

El estado mundial de los adolescentes, los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación, y los riesgos y la vulnerabilidad de esta etapa fundamental se miran de cerca en una serie de paneles en el informe, disponible en formato PDF.

Ensayos

Adultos y adolescentes fueron invitados a dar sus opiniones sobre los temas críticos que enfrentan los adolescentes en el siglo 21.