Saeda Almatari, 16 años, Jordania/Estados Unidos

El ideal inalcanzable de los medios de comunicación: Un peligro para las niñas adolescentes

El ideal de belleza femenina actual consiste en tener unas facciones “impecables” y un cuerpo perfecto y delgado. Imágenes de este tipo se difunden mediante distintos mecanismos de los medios de comunicación, siendo especialmente frecuentes en la publicidad. En consecuencia, las niñas adolescentes de todo el mundo se comparan a sí mismas con estos ideales inalcanzables, y a menudo acaban sintiendo que no dan la talla.

Habiendo vivido parte de mi infancia en Jordania y parte en los Estados Unidos, sé que la imagen corporal es una preocupación central para las niñas adolescentes de los distintos entornos culturales. Aunque a veces prefieran no hablar de ello, un gran número de compañeras de clase experimentan sentimientos de baja autoestima, se someten a dietas y critican su peso o sus rasgos faciales. Algunas niñas en Jordania desean someterse a una intervención plástica para parecerse a un personaje famoso, mientras que en Estados Unidos la cantidad de cirugías plásticas aumenta. Y lo que es aún peor, de Colombia a Japón, Omán, Eslovenia y Sudáfrica, las niñas adolescentes adoptan hábitos alimenticios poco saludables como, por ejemplo, saltarse comidas o someterse a dietas excesivas para lograr esa “imagen” que se promueve en las películas y revistas.

Los medios de comunicación influyen tanto en la imagen que tenemos de nosotros mismos como en las elecciones que hacemos. La exaltación del ideal de delgadez está presente en todas partes: en la televisión, en las pantallas de cine, en Internet, en las revistas e incluso en la calle. Es imposible de evitar. La contemplación de estas imágenes tan “glamorosas”, que no se corresponden con mujeres o jóvenes reales, puede tener efectos negativos perdurables en una juventud vulnerable. Debido a la influencia de los anuncios que presentan unas figuras femeninas engañosas, las niñas pueden caer en la anorexia y la bulimia, dos trastornos alimenticios graves y, en ocasiones, mortales. Además, las adolescentes con baja autoestima a menudo sufren depresión, que si no se trata puede conducir al suicidio.

Para contrarrestar este efecto, debemos enseñar a las niñas que la belleza no es algo que se pueda comprar o vender; que no se adquiere comprando pastillas adelgazantes, maquillaje o ropa cara. Es preciso que promovamos una imagen propia que sea saludable y realista. Adultos y adolescentes deben colaborar a fin de resaltar la belleza natural de las niñas, ensalzando virtudes que vayan más allá de la imagen corporal, como la honestidad, la inteligencia, la integridad y la generosidad. Me gustaría animar a todos a entablar un diálogo más sincero en torno a esta cuestión tan fundamental. Mi deseo es ayudar a que las niñas se sientan hermosas en su propia piel.

Saeda Almatari quiere estudiar periodismo, le interesa el fútbol y le gustaría marcar una diferencia mejorando la vida de las personas.

Recuadros

El estado mundial de los adolescentes, los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación, y los riesgos y la vulnerabilidad de esta etapa fundamental se miran de cerca en una serie de paneles en el informe, disponible en formato PDF.

Ensayos

Adultos y adolescentes fueron invitados a dar sus opiniones sobre los temas críticos que enfrentan los adolescentes en el siglo 21.