Su Excelencia, Anote Tong, Presidente

Los efectos del cambio climático en Kiribati: Una amenaza concreta contra los adolescentes

Para los adolescentes de la República de Kiribati, el cambio climático no es un simple tema de debate sino un hecho concreto cuyos efectos ya se hacen sentir. Nuestros jóvenes sienten esas consecuencias cuando el agua de las mareas inunda sus hogares y cuando beben agua y perciben que es cada vez más salada. El ascenso del nivel del mar, que ya ha comenzado a formar depósitos de agua estancada frente a muchos hogares, está consumiendo nuestros pequeños islotes, y contaminando nuestros huertos y fuentes de agua potable.

Kiribati es un estado insular de la región del Pacífico con una superficie de 811 km². Nuestro país tiene 33 atolones e islas de coral donde viven más de 97.000 personas, la mitad de las cuales son niñas y niños. El calentamiento global alterará las vidas de nuestros jóvenes mucho más de lo que podemos imaginarnos. Dentro de 30 o 40 años, nuestra nación, la patria de estos niños y niñas, quizás haya dejado de ser un sitio habitable; quizás ni siquiera exista. Llegó la hora de encarar la realidad. Debemos pasar a la acción de manera rápida y decidida para reducir al mínimo los efectos negativos que el cambio climático tiene y continuará teniendo para la población de Kiribati.

El calentamiento global destruye nuestra capacidad de cultivar los alimentos necesarios para que nuestros niños reciban alimentación nutritiva y equilibrada. Debido al avance del mar, es necesario invertir cada vez más en obras de infraestructura básica, con la consiguiente reducción de los recursos destinados a la educación y la salud de los niños, niñas y jóvenes. El cambio climático consume el futuro de los adolescentes y amenaza su desarrollo físico y mental. Si no reaccionamos de inmediato ante el cambio climático, los costos culturales, sociales y financieros serán aún más altos. Para los países de baja altitud, como Kiribati, que se encuentran en la primera línea del cambio climático, este fenómeno representa una amenaza real e inmediata. Los consiguientes trastornos económicos podrían ser catastróficos, hasta el punto de obligar a las poblaciones a establecerse en otros países.

Pese a que la Convención sobre los Derechos del Niño, que es el único convenio de las Naciones Unidas que ha sido ratificado por todos los estados insulares independientes de la región del Pacífico, no menciona explícitamente el derecho a la protección de los menores frente a los desastres naturales, el cambio climático atenta directamente contra el derecho de los niños y niñas a la vida, la supervivencia y el desarrollo. Como estipula la Convención, todos los niños tienen derecho a un nivel de vida adecuado a su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social. El cambio climático amenaza el derecho de nuestros niños y niñas a preservar su identidad, de la que forma parte su nacionalidad, y a disfrutar del nivel más alto posible de salud. El cambio climático también amenaza los planes de desarrollo sostenible que se fijaron mediante los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Cuando converso con los adolescentes de Kiribati acerca del calentamiento global y sus consecuencias, resulta evidente que sus conocimientos sobre el tema varían considerablemente según donde vivan. Para los que habitan los atolones más distantes y apartados, el limitado acceso a la información puede dar lugar a la confusión y la ansiedad. Eso es algo que no debemos permitir. Tenemos que garantizar que todos los niños, niñas y adolescentes de Kiribati cuenten con los medios necesarios para participar en este debate de importancia vital. Si invertimos adecuadamente en la tecnología de la información y la comunicación en todo el país podremos enseñar, aprender y compartir información sobre el cambio climático y los temas conexos mucho más rápidamente. Nuestros niños, niñas y adolescentes serán quienes sufran las peores consecuencias de este desafío mundial, de manera que deben estar a la vanguardia con respecto a la solución del problema. Los adolescentes, en especial, suelen comprender rápidamente la naturaleza de los problemas y abocarse a la búsqueda de soluciones con mucha energía y entusiasmo. Ellos constituyen nuestro futuro y debemos capacitarles y potenciarles para que pasen a la acción.

Este año, nuestro país celebró 31 años de vida independiente. Tengo la ferviente esperanza de que nuestros hijos, nuestros nietos y las generaciones por venir puedan celebrar muchos más años de independencia en Kiribati. Somos un pequeño estado insular en desarrollo y no podemos hacernos cargo de las inversiones necesarias para confrontar el problema ni resolverlo por nosotros mismos. Hago un llamamiento a la acción convocando a las familias, comunidades y gobiernos de los países desarrollados a que se alíen con nosotros para garantizar que nuestros niños, niñas y adolescentes tengan un futuro. Examinemos las consecuencias que tienen nuestros actos con respecto al medio ambiente que compartimos y decidamos de qué manera podemos confrontar juntos, con nuestros niños y adolescentes, los desafíos del cambio climático. Eso es algo que deberíamos comenzar a hacer hoy mismo.

El Sr. Anote Tong,, Presidente de la República de Kiribati desde julio de 2003, cumple su segundo periodo de gobierno. El primer mandatario es Licenciado en Ciencias del Colegio de Economía de Londres. El Sr. Tong trabajó en la Universidad del Pacífico del Sur y en la Secretaría del Foro de las Islas del Pacífico, además de haber sido funcionario superior de gobierno de la República de Kiribati antes de dedicarse a la política a partir de 1994. Entre ese año y 1996, el actual Presidente de Kiribati estuvo al frente del Ministerio de Desarrollo de los Recursos Naturales. Los efectos del cambio climático en Kiribati: Una amenaza concreta contra los adolescentes por Su Excelencia, el Sr. Anote Tong, Presidente de la República de Kiribati “el cambio climático está consumiendo el futuro de los adolescentes y amenazando su desarrollo físico y mental”.

Recuadros

El estado mundial de los adolescentes, los desafíos que enfrentan en materia de salud, educación, protección y participación, y los riesgos y la vulnerabilidad de esta etapa fundamental se miran de cerca en una serie de paneles en el informe, disponible en formato PDF.

Ensayos

Adultos y adolescentes fueron invitados a dar sus opiniones sobre los temas críticos que enfrentan los adolescentes en el siglo 21.