Actualice su Flash Player con la ltima versin.

Haga clic aquí si ya tiene instalado Flash Player.


Níger

Puestos comunitarios de la salud: un oasis de atención sanitaria en una tierra desértica

En la actualidad, en Níger, más de la mitad de la población vive al menos a cinco kilómetros de distancia de cualquier tipo de centro sanitario. Proporcionar algo tan esencial como la atención primaria de la salud a las comunidades más remotas, y a los millones de niños y niñas que viven a lo largo de este inmenso y árido país, es un desafío. Para abordar estas importantes necesidades, el Gobierno de Níger, con el apoyo de UNICEF y sus aliados, está abriendo puestos comunitarios de la salud en zonas que carecen de servicios adecuados. El objetivo de estos puestos es hacer llegar a los niños, durante el periodo en que son más vulnerables, programas sanitarios curativos y preventivos de alta repercusión.


“Ahora puedo estar segura de que atienden a mis hijos rápidamente”

La pequeña aldea de Dama, en el distrito de Madarounfa, al sur de Níger, fue una de las primeras comunidades del país que se benefició de uno de estos puestos sanitarios. Hasta hace poco, muchos de los habitantes de la aldea sólo salían de sus hogares por necesidades sanitarias apremiantes. La principal barrera para recibir atención de la salud era la distancia. Hoy, Roukaya Bara y su bebé de seis meses, Rouzeina, vuelven a casa después de visitar el puesto de salud. Bara explica las consecuencias positivas que el puesto ha tenido para la supervivencia de sus hijos pequeños. “Por la noche, mi hija estaba enferma. Tenía diarrea y no tomó el pecho durante dos días. Yo estaba muy preocupada, porque la niña empezaba a estar apática y completamente deshidratada. Pero mírenla ahora. Esta mañana la llevé al puesto sanitario y allí le dieron una solución de rehidratación oral que le devolvió la vida. Hace sólo cuatro años, tenía que caminar más de dos horas para llegar al centro sanitario más próximo. Iba allí como último recurso. Ahora puedo estar segura de que atienden a mis hijos rápidamente”.

Dos programas sanitarios fundamentales

Según el Dr. Noël Zagré, oficial jefe de nutrición de UNICEF de Níger, en este país la neumonía, la diarrea y el paludismo son responsables de casi el 60% de la mortalidad infantil. La desnutrición, la higiene deficiente y un acceso limitado al agua pura y el saneamiento contribuyen también a propagar estas enfermedades que, aunque mortales, son prevenibles. “Cuando los niños desnutridos no reciben tratamiento, el riesgo de muerte es muy alto, sobre todo si tienen diarrea o, digamos, una infección respiratoria”, explica el Dr. Zagré.

Hacer frente a la desnutrición, al tiempo que se suministran tratamiento y atenciones efectivas contra estas tres importantes enfermedades, reduce de forma significativa la mortalidad infantil. Cuando no pueden recibir asistencia en centros adecuados, los puestos comunitarios de la salud y otros esfuerzos de este tipo sirven para suministrar estos servicios vitales. Estos puestos no sólo administran antibióticos, sales de rehidratación oral y otros componentes de un programa básico de atención sanitaria, sino que también ofrecen atenciones preventivas como suplementos de micronutrientes, control del crecimiento del niño y mosquiteros tratados con insecticida. Además, los trabajadores sanitarios de la comunidad destacados en estos puestos transmiten información crucial sobre prácticas sanas tales como una mejor lactancia materna y la adopción de hábitos seguros de higiene; también asesoran sobre el cuidado a los niños.

Estos programas se proporcionan al amparo de dos grandes estrategias integradas de atención sanitaria: el Programa acelerado de supervivencia y desarrollo del niño y la Atención Integrada de las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI).

El programa acelerado de supervivencia y desarrollo del niño se centra en más de 16 millones de personas que viven en distritos seleccionados de 11 países del África Occidental y Central, entre los que está el Níger, que tienen una elevada mortalidad de niños menores de cinco años. Sus principales componentes son un programa ampliado de inmunización, prevención, y gestión de casos de las principales enfermedades infantiles mortales, y atención prenatal. Este conjunto de intervenciones, que son económicas y de eficacia probada, se centra en las mujeres y los niños, integra intervenciones a nivel de centro, comunidad y familia, y adopta un enfoque de programación basado en los derechos humanos, además de llegar hasta quienes son más difíciles de alcanzar para así obtener unos efectos sostenibles y equitativos. La AIEPI, que forma parte del Programa acelerado de supervivencia y desarrollo del niño, destaca que cuando se trata de mejorar la salud, factores fundamentales del entorno inmediato del niño –nutrición, higiene, inmunización– son tan importantes como el tratamiento médico.

Los puestos comunitarios de la salud encarnan los méritos de estas estrategias de bajo costo y alta repercusión. Demuestran que cuando los mensajes sobre la buena salud se comunican de forma clara y las atenciones básicas son de fácil acceso, pocas cosas podrán impedir que una comunidad dispense a sus niños y niñas los mejores cuidados, y garantice su supervivencia.

Obtenga más información sobre los sistemas de salud para el fortalecimiento de la salud de los niños y la supervivencia. >>