Ejemplos de países

Hasta los países más pobres que se enfrentan a las peores circunstancias –como la pobreza, los conflictos armados, los desastres naturales, las emergencias complejas con poblaciones desplazadas, la inseguridad de alimentos y las enfermedades– pueden lograr progresos de forma proactiva para mejorar la salud de las madres, los recién nacidos y la infancia en general. Mientras la investigación sigue siendo, indudablemente, el principal factor de prevención de muertes innecesarias, los ejemplos que se ofrecen a continuación demuestran todo lo que se puede conseguir utilizando unos recursos extremadamente limitados. La clave para todas estas conquistas es dotar a las comunidades de conocimientos y promover su participación y su autonomía.

Atención integrada a las enfermedades neonatales e infantiles en la India

Enfoques diagonales: México

Prevenir la transmisión del VIH en el este y sur de África mediante un programa de madre a madre

El liderazgo trae cambios para las madres y niños etíopes

Reducir la mortalidad en la infancia en Mozambique gracias a las atenciones proporcionadas por la comunidad

Impulsar un programa de nutrición adecuada para madres, recién nacidos y la infancia en Benin

Aumentar el uso del agua potable y el saneamiento adecuado en el sur del Sudán y en Bangladesh.

 

Atención integrada a las enfermedades neonatales e infantiles en la India

En los años 1990, mientras la India estaba logrando grandes progresos para reducir la tasa de mortalidad de menores de 5 años, esta tendencia positiva no se aplicó en el periodo neonatal, es decir, los primeros 28 días de la vida de un recién nacido. En 2000, la muerte debida a enfermedades neonatales suponía dos tercios de la mortalidad infantil del país, y alrededor del 45% de la mortalidad de menores de 5 años. Muchas de estas muertes hubieran podido evitarse si los progenitores hubiesen tenido los medios para reconocer los signos de alerta, con prácticas apropiadas para su alimentación, y si hubiesen tenido acceso a personal sanitario cualificado.

En 2000, el Gobierno de la India adaptó la estrategia de la Atención Integrada a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI) para concentrarse en la atención neonatal, reforzando la infraestructura del sistema sanitario, aumentando las aptitudes de los trabajadores sanitarios y promoviendo la participación de la comunidad. En la práctica, se incorporaron un gran número de servicios con un coste muy bajo: visitas a domicilio a los recién nacidos, educación de la comunidad y procedimientos de seguimiento para los recién nacidos con bajo peso. El coste adicional por la introducción de cuidados para los recién nacidos es de 20 centavos de dólar de los Estados Unidos por niño.

Volver al inicio

Enfoques diagonales: México

Entre 1985 y 2005, México puso en práctica una serie de intervenciones sanitarias concentradas en las enfermedades diarreicas, las enfermedades prevenibles mediante vacunas, los suplementos de vitamina A y los trastornos debidos a parásitos intestinales. Estas intervenciones, llamadas verticales, fueron aumentando proporcionalmente para dar acceso a una población más amplia, reforzando el sistema sanitario e introduciendo estrategias innovadoras.

El programa PROGRESA es uno de esos ejemplos. El programa de incentivos económicos creado para comprometer a las familias más pobres del país ofrece recompensas financieras a cambio de mejoras sanitarias, nutricionales y del mantenimiento de los niños en el colegio. Para que puedan recibir estos incentivos, los progenitores deben llevar a sus hijos regularmente a ambulatorios que apoyen servicios esenciales de salud y nutrición.

El Ministerio de Sanidad inició en 2001 el programa “Arranque Parejo en la Vida”, un conjunto amplio de medidas que proporciona atención continuada a las madres, los recién nacidos y la infancia, que aprovecha el éxito de programas como PROGRESA. Mediante la promoción de la participación social y comunitaria, del aumento de los cuidados prenatales y neonatales y haciendo hincapié en los servicios a madres jóvenes, este enfoque diagonal ha ayudado a México a ser uno de los 60 países prioritarios de las Naciones Unidas que están bien encaminados para alcanzar el objetivo del milenio sobre la supervivencia de la infancia (Objetivo del Milenio 4).

Volver al inicio

Prevenir la transmisión del VIH en el este y sur de África mediante un programa de madre a madre

Se estima que 530.000 niños contrajeron el VIH en 2006, casi todos por la transmisión de madre a hijo. Sin tratamiento, la mitad de los niños nacidos con el virus morirá antes de cumplir 2 años. A pesar de que el riesgo de la transmisión de madre a hijo puede reducirse gracias a los antirretrovirales durante el embarazo, un número de factores –entre ellos el miedo al estigma y la información limitada– hace que las mujeres no accedan a estos servicios cuando están disponibles.

Un programa iniciado en 2001 presta ayuda a la mujeres embarazadas mediante una red de apoyo en la que ellas pueden confiar, que está compuesta por otras madres dentro de su comunidad. El programa de madre a madre opera en casi 100 lugares de Sudáfrica y Lesotho, y adopta un enfoque de la transmisión del VIH basado en mentores, combatiendo el estigma y manteniendo con vida a las madres. La organización se está ampliando rápidamente, con aliados internacionales en Botswana y Etiopía; también se están creando programas en Kenya, Rwanda y Zambia.

Volver al inicio

El liderazgo trae cambios para las madres y niños etíopes

Etiopía sirve como ejemplo de cómo los líderes políticos pueden lograr cambios positivos para la supervivencia de la infancia. En 2004, el Primer Ministro Meles Zenawi instó al Gobierno y sus aliados para que se embarcaran en un programa universal de salud, un gran reto si se tienen en cuenta los obstáculos a los que se enfrentaba Etiopía. En aquel momento, menos de un 30% de las mujeres recibía cuidados prenatales y menos de la mitad de los niños etíopes recibían un tratamiento completo de inmunización en su primer año de vida.

Gracias a su programa de salud, el Gobierno pudo abordar estos retos promoviendo servicios para la salud de las madres y sus hijos basados en la comunidad. Mediante este programa, 30.000 trabajadoras sanitarias han sido desplegadas con el objetivo de promover intervenciones para la protección contra las causas más comunes de mortalidad en la infancia. Mientras que los servicios comunitarios se mantienen gracias al programa de extensión de salud, el Ministerio de Sanidad está reforzando su infraestructura y está adaptando su sistema en aquellos hospitales que necesitan estos cuidados.

El ejemplo etíope ofrece una importante lección: el valor del liderazgo político. Esto es vital para señalar los problemas, marcar los objetivos, movilizar los recursos y fomentar la participación de la comunidad.

Volver al inicio

Reducir la mortalidad en la infancia en Mozambique gracias a las atenciones proporcionadas por la comunidad

Los éxitos recientes de los cuidados basados en la comunidad en Mozambique ofrecen tanto pruebas como esperanza. Pruebas que demuestran que la estrategia es eficaz para reducir la mortalidad de menores de 5 años y esperanza para otros países empobrecidos donde las tasas de supervivencia infantil son el reflejo de la situación económica del país.

Mozambique es uno de los países más pobres del mundo, con una tasa de mortalidad de menores de 5 años de 138 muertes por cada 1.000 nacimientos y una esperanza de vida de 42 años. Más del 40% de los niños menores de 5 años sufren atrofias físicas de forma moderada a grave –como resultado de una nutrición inadecuada– y debido a que dos terceras partes de la población viven en zonas rurales, el acceso a servicios sanitarios básicos es limitado.

Mediante un enfoque de “Cuidados de Grupo” para resolver las necesidades de la extensa población rural, el Gobierno y los aliados internacionales se pusieron como objetivo lo siguiente: reforzar alianzas entre el sistema sanitario y la comunidad; aumentar la atención de los proveedores de cuidados basados en la comunidad; promover prácticas básicas en los hogares para la salud infantil. Con el fin de conseguir estos objetivos, están capacitando a educadores comunitarios que ofrecen educación sanitaria entre pares sobre prácticas de bajo coste para salvar vidas, como por ejemplo fomentar un período de lactancia exclusivo, usar terapias de rehidratación oral y mosquiteros impregnadas con insecticida, cedidos por UNICEF y el Comité Internacional de la Cruz Roja, además de suplementos gratuitos de vitamina A. Como resultado de estos esfuerzos, los registros de los cuidados basados en la comunidad muestran que la mortalidad en la infancia ha descendido un 66% y un 62% entre los menores de 5 años.

Volver al inicio

Impulsar un programa de nutrición adecuada para madres, recién nacidos y la infancia en Benin

La desnutrición es la causa más frecuente en el 50% de la mortalidad de menores de 5 años, una prueba de su relación con el estado nutricional de la madre; esto indica que si el estado nutricional de la madre es deficiente, el riesgo de mortalidad tanto de la madre como de los hijos es más elevado. La desnutrición es la consecuencia de varios factores, entre ellos unas prácticas inapropiadas de alimentación, atención y saneamiento, las enfermedades diarreicas y un acceso deficiente a los servicios sanitarios. Undernutrition stems from a variety of factors, including inappropriate feeding and care practices, inadequate sanitation, diarrhoeal diseases, and poor access to health services.

Hace 10 años, en la región de Borgo, en Benin, sólo el 14% de los menores de 4 meses se beneficiaban de la lactancia materna exclusiva, la intervención más eficaz para salvar vidas. A fin de acabar con este vacío y otros problemas relacionados con las altas tasas de desnutrición de la región, en 1997 se inició el programa de Acciones Esenciales de Nutrición para reforzar las medidas siguientes: lactancia exclusiva para los menores de 6 meses; alimentación complementaria y apropiada, además de la leche materna, para los niños y niñas de 6 a 24 meses; suplementos de vitamina A; hierro y acido fólico para mujeres embarazadas; sal yodada, apoyo y asesoramiento para niños enfermos y desnutridos.

En el proceso, esta alianza también reforzó el sistema sanitario mediante la capacitación de los trabajadores sanitarios de la comunidad y de una campaña de comunicación adaptada a las condiciones de desnutrición de la población. Esta campaña incluye a voluntarios como jóvenes cantantes, actores de teatro y grupos de mujeres que difundieron el mensaje por medio de canciones, de actuaciones o de comunicaciones de boca en boca. Esta gran movilización de la comunidad cambió la actitud de las madres sobre el amamantamiento de sus hijos. En 2001, casi el 50% de las madres con niños menores de 4 meses informaron que alimentaba a sus hijos exclusivamente con leche materna.

Volver al inicio

Aumentar el uso del agua potable y el saneamiento adecuado en el sur del Sudán y en Bangladesh.

Más que cualquier otro grupo, los niños pequeños son vulnerables a los riesgos que presenta el agua contaminada, el saneamiento deficiente y la higiene inadecuada. La falta de estos servicios mata anualmente a alrededor de un millón y medio de niños debido a las enfermedades diarreicas. Una tercera parte de estas muertes se puede evitar con un mejor saneamiento y si añadimos un buen comportamiento higiénico –como lavarse las manos– se evitarían dos terceras partes de estas muertes por enfermedades diarreicas. La primera medida para salvar estas vidas es proporcionar a las comunidades el conocimiento y los recursos necesarios para mejorar las fuentes de agua, el saneamiento básico y la higiene.

A pesar de la situación del conflicto actual y de los desastres naturales, un programa basado en la comunidad está consiguiendo aumentar el acceso al agua potable y el saneamiento. Por medio de la participación de equipos locales elegidos por la comunidad, el programa dota a los equipos de los medios necesarios para realizar perforaciones manuales de agua y para el mantenimiento de estos pozos y fuentes. Este programa de bajo coste y tecnología básica para conseguir agua tiene además la ventaja de que se puede transportar con facilidad, una necesidad muy importante para comunidades desplazadas. Trabajando con las comunidades, este programa ha aumentado la construcción de conductos de agua en grandes zonas del norte de Bahr el Ghazal

En la mejora del saneamiento en Asia meridional intervienen varios factores, como la inversión en la construcción de retretes. La concienciación sobre un saneamiento adecuado y el cambio de comportamientos es muy importante para la salud pública. Para conseguirlo, en Bangladesh se movilizó a una comunidad centrándose en el “saneamiento total”. En 2001, en el distrito de Rajshahi se inició un proyecto piloto que trataba de lograr la concienciación en las comunidades de los efectos negativos de defecar al aire libre y sin control y se les pidió que ellos mismos buscaran soluciones. El resultado de este proyecto piloto fue la prohibición total de defecar dentro del pueblo, un logro conseguido sin ninguna ayuda externa.

Volver al inicio