Un llamamiento en favor de la igualdad

La igualdad entre los géneros no solamente permitirá promover la autonomía de la mujer para que supere la pobreza, sino también la de sus hijos, familias, comunidades y países. Cuando se observa desde este prisma, la igualdad entre los géneros no solamente es adecuada desde el punto de vista moral, sino que también es fundamental para el progreso humano y el desarrollo sostenible.

Leer más >>

La desigualdad en el hogar

Cuando se excluye a las mujeres -que suelen ser las cuidadoras básicas de los niños y niñas- de los procesos de toma de decisiones en el hogar, se pone en peligro su bienestar y el de sus hijos e hijas.

Read More >>

La desigualdad en el empleo

Con independencia de que vivan en países industrializados o en desarrollo, o en entornos rurales o urbanos, por lo general las mujeres trabajan más horas que los hombres.

Leer más >>

La desigualdad el la política

Aun cuando su representación en el Parlamento aumentó ininterrumpidamente durante la década pasada, la paridad entre los géneros en materia política a todos los niveles todavía está lejos de ser una realidad.

Leer más >>

Autonomía en el hogar

Asegurar que la mujer tenga una mayor capacidad de decisión en el hogar y la comunidad es fundamental para fomentar sus derechos y los derechos de la infancia.

Leer más >>

Autonomía en el lugar de trabajo

Es preciso promover políticas y programas sociales que permitan a las mujeres y los hombres compatibilizar sus responsabilidades laborales y familiares y alentar a los hombres a que se ocupen en igual medida de las tareas domésticas y la crianza de los hijos.

Leer más >>

Autonomía en la política

La representación de la mujer en los parlamentos nacionales, los gobiernos locales y los procesos de paz es una medida decisiva para la promoción de su autonomía política y refleja el compromiso de un país de asegurar que se escuchan las opiniones de sus más firmes defensores de la infancia.

Leer más >>

El doble dividendo

La igualdad entre los géneros produce un doble dividendo: promover los derechos de la mujer y de la infancia. Las mujeres sanas, instruidas y habilitadas tienen hijos sanos, educados y con confianza en ellos mismos.

Leer más >>