English / Français
www.unicef.org
 
Selecciona un niño para saber más
Keabetswe, Botswana Leeda, Camboya Ali, Jordania Himal, Nepal Martha, Sierra Leona Ishen, Reino Unido Nodira, Uzbekistán Yuleini, Venezuela

Aunque son visibles físicamente, los niños y niñas de la calle son a menudo víctimas de la desidia, el rechazo y la exclusión

Los niños y niñas de la calle se encuentran tal vez entre los más visibles físicamente, ya que viven y trabajan en las calles y las plazas de las ciudades de todo el mundo. Y sin embargo, paradójicamente, se encuentran también entre los más "invisibles", y son por tanto los niños y niñas más difíciles de acceder con servicios fundamentales como la educación y la atención de la salud, y los más difíciles de proteger.

El término "niño de la calle" es problemático, ya que puede utilizarse como una etiqueta para estigmatizar, debido a que uno de los mayores problemas que confrontan estos niños es que la sociedad en general les considera un peligro y una fuente de conducta criminal. Sin embargo, muchos niños y niñas que viven o trabajan en las calles han adoptado el término, ya que consideran que les ofrece un sentimiento de identidad y pertenencia. Esta descripción es una manera conveniente de referirse a toda una serie de problemas, pero no debe ocultar el hecho de que muchos niños y niñas que viven o trabajan en las calles lo hacen de muchas formas diferentes y por una serie distinta de razones, y cada uno de ellos es único, con su propio punto de vista firmemente arraigado.

Es imposible calcular el número exacto de niños o niñas que viven en las calles, pero se estima que hay decenas de millones; algunas sitúan la cifra en alrededor de 100 millones o más. Es muy posible que estas cifras aumenten a medida que crezca la población mundial y la urbanización siga avanzando: se espera que seis de cada 10 habitantes de zonas urbanas tengan 18 años en 2005.

En la práctica, en todas las ciudades del mundo hay algunos niños de la calle, incluidas algunas de las ciudades más grandes y más ricas del mundo industrializado.

La mayoría de los niños y niñas de la calle no son huérfanos. Muchos todavía mantienen un contacto con sus familias y trabajan en las calles para aumentar los ingresos del hogar. Muchos otros han huido de sus casas, a menudo como consecuencia de malos tratos psicológicos y físicos o el abuso sexual. La mayoría son niños, debido a que parece que las niñas soportan al parecer por más tiempo las situaciones abusivas o explotadores en el hogar, aunque una vez que abandonan su hogar y su familia, las niñas tienen menos probabilidades de regresar.

Una vez en las calles, los niños son vulnerables a todas las formas de explotación y malos tratos y lo más probable sea que sus vidas estén muy lejos de la infancia que se describe en la Convención sobre los Derechos del Niño. En algunos casos, aquellos que tienen la obligación de protegerlos se convierten en los autores de los crímenes que les afectan. Los niños y niñas de la calle sufren hostigamiento o son víctimas de palizas por parte de la policía y a menudo se encuentran en conflicto con la ley. Algunas veces se han llevado a cabo redadas de niños para trasladarlos fuera de los límites de la ciudad y abandonarlos allí. Otros han sido asesinados por bandas de vigilantes para "limpiar la ciudad", a menudo con la complicidad o la indiferencia de las autoridades locales.