English / Français
www.unicef.org
 
Selecciona un niño para saber más
Keabetswe, Botswana Leeda, Camboya Ali, Jordania Himal, Nepal Martha, Sierra Leona Ishen, Reino Unido Nodira, Uzbekistán Yuleini, Venezuela

Cumplir nuestros compromisos con la infancia

¿Cómo podemos llegar a los niños y niñas más vulnerables para asegurar su inclusión en los servicios esenciales y protegerles contra el peligro, la explotación, los malos tratos y el abandono? ¿Cómo podemos asegurar que sabemos lo suficiente sobre ellos como para garantizar sus derechos?

Las iniciativas habituales dedicadas al desarrollo que están dirigidas a la población general con el objetivo de incluir a la mayor cantidad posible de niños y niñas, corren el riesgo de no alcanzar a aquellos que están más excluidos. Comprender su difícil situación y los factores que están detrás de su marginación, y luego orientar las iniciativas hacia estos niños y niñas, debe por tanto formar una parte integral de las estrategias nacionales sobre los derechos, el desarrollo y el bienestar de la infancia, así como las estrategias para el logro de los objetivos del Programa del Milenio.

Es preciso abordar las causas fundamentales de la exclusión, y los principales factores que contribuyen a hacer que los niños y las niñas sean invisibles, erradicando la pobreza extrema, luchando contra el VIH/SIDA, prestando asistencia y protección especiales a los niños y niñas atrapados en conflictos, preservando la asistencia a la niñez en los Estados que se derrumban, y abordando la discriminación por razones de origen étnico, de género o discapacidad.

Sacar a los niños y las niñas de la sombra y crear sociedades integradoras exige que todos los titulares de obligaciones trabajen para asegurar que no se olvide a ningún niño. Los organismos internacionales, los donantes, los gobiernos, la sociedad civil, los medios de comunicación y el sector privado deben asumir la responsabilidad de la inclusión y protección de todos los niños y niñas. Los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño y las recomendaciones del Comité de Derechos del Niño deben integrarse de manera más uniforme en las estrategias de desarrollo.

Los gobiernos deben asegurar que sus leyes promueven los derechos de la infancia para asegurar la calidad de vida de la próxima generación de ciudadanos, especialmente aquellos que han sido excluidos de los beneficios y servicios sociales. Las organizaciones de la sociedad civil pueden servir de foro para escuchar las opiniones de las personas directamente afectadas. El sector privado ha logrado importantes avances hacía una responsabilidad social más amplia en favor de la infancia. Sin embargo, se necesita un trabajo y una vigilancia constantes. Los medios de comunicación desempeñan un papel muy importante para iluminar la situación de los niños y las niñas excluidos, y para exigir la actuación de todos los implicados. El respeto por las opiniones de los niños y las niñas debe promoverse en las familias, las escuelas y las instituciones.