English / Français
www.unicef.org
 
Selecciona un niño para saber más
Keabetswe, Botswana Leeda, Camboya Ali, Jordania Himal, Nepal Martha, Sierra Leona Ishen, Reino Unido Nodira, Uzbekistán Yuleini, Venezuela

El VIH/SIDA hace estragos en las vidas de los niños y las niñas en los países más afectados

Los niños y niñas que viven con VIH/SIDA o están afectados por la enfermedad, o que habitan en los países donde se registran mayores tasas de incidencia, se enfrentan a un riesgo muy elevado de exclusión en el acceso a servicios esenciales, atención y protección, a medida que sus progenitores, sus maestros, los trabajadores de la salud y otros prestadores de servicios básicos se enferman y finalmente mueren. La epidemia está destruyendo la estructura social, cultural y económica de las familias, que son la primera línea de protección para la infancia al defenderles contra la exclusión de servicios esenciales y contra el peligro.

Alrededor de 15 millones de niños y niñas han perdido ya a uno o a los dos progenitores debido a la enfermedad, y millones más han quedado vulnerables a medida que el virus agrava otros problemas para la salud y el desarrollo de las familias, las comunidades, las regiones y, en los países más afectados, naciones enteras.

De todos los niños huérfanos a causa del SIDA que hay en el mundo, más de un 80% vive en África subsahariana, lo que refleja no solamente la carga desproporcionada que sufre esta región en lo que se refiere a la infección por VIH, sino también el relativo arraigo de la epidemia en África.

La prolongada enfermedad y la muerte final de los progenitores y otros cuidadores suponen una enorme presión sobre los niños y las niñas, que a menudo tienen que asumir funciones de adultos y ocuparse del tratamiento, la atención y el apoyo. Es muy posible que los hijos e hijas sobrevivientes sean víctimas del estigma y la discriminación, estén más expuestos a la violencia, los malos tratos y la explotación, y abandonen la escuela por diferentes razones.

El VIH/SIDA amenaza también la supervivencia de los propios niños, niñas y jóvenes. Todos los días, casi 1.800 menores de 15 años contraen la infección. Los niños y niñas menores de 15 años representan un 13% de las nuevas infecciones por VIH/SIDA en el mundo y un 17% de las muertes anuales debidas a la enfermedad. El VIH/SIDA ha hecho retroceder los avances en la supervivencia infantil en la mayoría de los países más afectados, y ha reducido de manera impresionante el promedio de esperanza de vida en esos países, especialmente en África meridional.[gráfico 2.5]

Los jóvenes con edades entre los 15 y los 24 años representan ahora casi una tercera parte de las personas que viven con VIH/SIDA en el mundo. Debido a que tiene que pasar una década antes de que se produzca un descenso en los casos de VIH para que haya una reducción en las tasas de mortalidad por SIDA -en gran parte debido a la lentitud en la distribución de tratamientos antirretrovirales- las muertes a causa del SIDA seguirán y el número de huérfanos aumentará.