English / Français
www.unicef.org
 
Selecciona un niño para saber más
Keabetswe, Botswana Leeda, Camboya Ali, Jordania Himal, Nepal Martha, Sierra Leona Ishen, Reino Unido Nodira, Uzbekistán Yuleini, Venezuela
© UNICEF video

Nodira, que en uzbeco significa "única", es una de los cinco hijos de una familia pobre. Todas las mañanas, después de recitar sus oraciones, Nodira da de comer a las gallinas y a las cabras desde su silla de ruedas. El resto del día lo pasa haciendo labores de punto para otras personas y ayudando a su madre con las tareas del hogar.

Nodira no ha ido nunca a la escuela porque está demasiado lejos de su casa y es inaccesible para sillas de ruedas. Un profesor del pueblo solía ir a casa de Nodira a ejercer como tutor y con ello logró que la niña terminase el tercer grado. Después, los padres de Nodira se mudaron a otro pueblo y las visitas del tutor se hicieron más esporádicas.

A pesar de las muchas dificultades y frustraciones de las que está plagada su vida, Nodira tiene suerte de vivir con su familia. El estigma que acompaña a los niños y niñas que sufren discapacidades, combinado con la falta de accesos para sillas de ruedas en las escuelas y las dificultades económicas que deben afrontar muchas familias tras el colapso de la Unión Soviética, ha hecho que muchos padres lleven a instituciones especiales a sus hijos o hijas con discapacidades. De hecho, de los 23.000 niños y niñas que reciben en Uzbekistan cuidado institucional, 19.626 padecen alguna discapacidad.

En la actualidad, Nodira hace las tareas de la escuela en casa y lee tanto como puede. Sin embargo, es poco probable que pueda terminar la educación primaria, y mucho menos ir a la universidad. Aunque no poder acceder a una educación académica supone una gran decepción para Nodira, su mayor deseo -tener una amiga de verdad- todavía puede hacerse realidad.

"Lo que más deseo es tener una amiga que también sea discapacitada", dice Nodira. "Alguien con quien hablar y que no me compadezca o se ría de mí, alguien que comprenda cómo es mi vida".