English / Français
www.unicef.org
 
Selecciona un niño para saber más
Keabetswe, Botswana Leeda, Camboya Ali, Jordania Himal, Nepal Martha, Sierra Leona Ishen, Reino Unido Nodira, Uzbekistán Yuleini, Venezuela
© UNICEF video

A pesar de que a Ishen no le falta un techo y puede asistir a la escuela, es uno de los 3,6 millones de menores británicos que viven en condiciones de pobreza. Para esta niña, la pobreza significa ver a su madre haciendo toda clase de proezas para terminar el mes con el poquísimo dinero que le queda, no poder ir a los paseos que organiza la escuela y sentirse excluida por sus compañeros debido a que no se puede vestir a la moda ni tiene dinero para salir a divertirse.

El padre de Ishen abandonó el hogar cuando ella era muy pequeña y su madre sufre de osteoartritis, una enfermedad que le impide trabajar. Si bien la ayuda económica que reciben del gobierno les permite atender sus necesidades básicas, Ishen carece de muchas de las cosas que sus amigos tienen y no valoran; por ejemplo, una lavadora eléctrica. Más aún, su madre y ella tienen que cuidar cada centavo que gastan en alimentos.

Ishen sabe que para su madre es sumamente difícil conseguir el dinero para reemplazar su uniforme escolar. Por eso, aunque se siente incómoda con sus compañeros más pudientes, sigue usando un uniforme que está viejo y descolorido.

"Ellos no comprenden mi situación porque nunca han sido pobres. Y no entienden a qué me refiero cuando les digo que no puedo acompañarlos al cine porque, sencillamente, no tengo dinero para el boleto", dice.

Por supuesto que las dificultades de Ishen no son tan dramáticas como las de muchos niños y niñas de los países en desarrollo, donde la pobreza a menudo es extrema. Pero la pobreza tiene muchas dimensiones, en particular, la infantil, y no siempre se limita al hecho de sobrevivir con un dólar diario, o menos. La pobreza de expectativas, de educación, de estímulo, de tiempo, de amor y de cuidados puede generar carencias que afectan profundamente a los niños tanto a corto como a largo plazo.

Existe la creencia de que la pobreza infantil en los países ricos está en franco descenso. Pero eso no es verdad. En realidad, la pobreza infantil ha aumentado en 17 de los 24 países pertenecientes a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).