English / Français
www.unicef.org
 
Selecciona un niño para saber más
Keabetswe, Botswana Leeda, Camboya Ali, Jordania Himal, Nepal Martha, Sierra Leona Ishen, Reino Unido Nodira, Uzbekistán Yuleini, Venezuela

Los niños y las niñas pueden sentir la pobreza incluso cuando no padecen privaciones o abusos graves

Crecer en familias cuyas condiciones materiales se acercan a las normas de la comunidad es importante para los niños y las niñas. Las investigaciones sobre la forma en que los propios niños y niñas experimentan y sienten la pobreza sugiere que las disparidades -cuando carecen de acceso a las mismas oportunidades que otros niños o niñas de su edad- afectan por igual a los jóvenes en los países pobres y ricos. La privación de bienes y servicios que los adultos a veces no consideran "esenciales" pueden significar otra cosa para los más pequeños, que podrían pensar que se les priva de los estilos de vida y las oportunidades que están disponibles para otros de su misma edad.

Las disparidades entre los países y los hogares dentro del mismo país han aumentado en la última década a pesar de los periodos de rápido crecimiento económico en muchos países en desarrollo. Hay amplios segmentos de la población en China y la India, por ejemplo, que han obtenido sólo modestos beneficios del rápido crecimiento económico registrado en los últimos años. De igual modo, las investigaciones sobre pobreza infantil llevadas a cabo en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han mostrado que la proporción de niños y niñas que viven en una pobreza relativa - definida como la que imperaba en los hogares donde los ingresos eran menos de la mitad del promedio nacional - ha aumentado desde finales de los años 1980. [gráfico 2.4]