English / Français
www.unicef.org
 

Centro de prensa

Comunicado de prensa

EMBARGO: no publicar antes de las 10:30 GMT, del miércoles 14 de diciembre

UNICEF denuncia la situación de los niños y niñas excluidos e invisibles

Fuera del alcance de todos, nadie se ocupa de estos millones de niños y niñas maltratados y abandonados

LONDRES, 14 de diciembre de 2005 – Cientos de millones de niños y niñas son víctimas de graves formas de explotación y discriminación y se encuentran virtualmente invisibles para el mundo, dijo hoy UNICEF en un importante informe que explora las causas de la exclusión y los malos tratos que sufre la niñez.

El organismo dijo que millones de niños y niñas desaparecen de la vista del público cuando caen en las redes de traficantes de seres humanos o cuando se les obliga a trabajar como empleados domésticos en una situación de servidumbre. Otros niños y niñas, como los que viven en la calle, están a la vista de todos pero no disponen de servicios básicos ni de la protección más elemental. Estos niños y niñas no sólo sufren malos tratos, sino que carecen de acceso a la escuela, a la atención de la salud y a otros servicios básicos que necesitan para crecer y desarrollarse.

La publicación Estado Mundial de la Infancia 2006: Excluidos e invisibles examina la situación de los niños y niñas más vulnerables del mundo, cuyos derechos a una infancia segura y sana resultan excepcionalmente difíciles de proteger. Estos niños y niñas se encuentran muy lejos del alcance de las campañas dedicadas al desarrollo, y suelen pasar desapercibidos en los debates públicos y la legislación, así como en las estadísticas y los reportajes de los medios de comunicación.

Si no se les presta una mayor atención, millones de niños y niñas seguirán olvidados, prisioneros de una infancia en la que impere el abandono y los malos tratos, lo que puede tener consecuencias devastadoras para su bienestar a largo plazo y para el desarrollo de los países donde viven. El informe sostiene que aquellas sociedades que valoren el bienestar de la infancia y su propio futuro no deben tolerar que persista esta situación.

“Para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio es preciso llegar a los niños y niñas vulnerables en todo el mundo en desarrollo”, dijo la Directora Ejecutiva del UNICEF, Ann M. Veneman, durante la presentación del informe en Londres. “No es posible lograr un progreso duradero si seguimos sin prestar atención a los niños y niñas más necesitados: los más pobres y los más vulnerables, aquellos que son víctimas de la explotación y los malos tratos”.

POR QUÉ LOS NIÑOS SE VUELVEN INVISIBLES

En años anteriores, UNICEF ha informado ampliamente sobre cómo la pobreza, el VIH/SIDA y los conflictos armados menoscaban el concepto mismo de la niñez. Excluidos e invisibles describe con detalle cómo estos factores, junto a la debilidad de los gobiernos y la discriminación, privan a la niñez de la protección que necesitan contra el abuso y la explotación, y les excluye a unos niveles alarmantes de la escuela, la atención de la salud y otros servicios esenciales.

El informe llega a la conclusión de que los niños y niñas que carecen de servicios básicos son más vulnerables a la explotación porque disponen de menos información para protegerse y de menos alternativas económicas. A los niños y niñas atrapados en los conflictos armados, por ejemplo, se les somete sistemáticamente a violaciones y otras formas de violencia sexual. Es a todos estos niños y niñas —que se encuentran aislados e indefensos— a quienes no se presta la debida atención.

El informe sostiene que los niños y niñas que tienen más probabilidades de volverse invisibles y olvidados son quienes se encuentran en las cuatro circunstancias siguientes:

Niños y niñas sin una identidad oficial. Más de la mitad de los nacimientos que se producen en el mundo en desarrollo todos los años (excluida China) no se inscriben, un problema que priva a más de 50 millones de niños y niñas de un derecho básico e inalienable: su reconocimiento como ciudadanos. Los niños y niñas sin certificado de nacimiento no aparecen en las estadísticas oficiales ni se les reconoce como miembros de la sociedad en la que viven. Sin una identidad inscrita, las autoridades no garantizan a estos niños y niñas una educación, una buena atención de la salud ni otros servicios básicos que tienen grandes repercusiones sobre su infancia y su futuro. Por ejemplo, debido a que no disponen del certificado de nacimiento necesario para obtener acceso a la escuela, a los niños y niñas no inscritos se les priva de un lugar en el aula. Para decirlo de una forma simple, los niños y niñas que carecen de una identidad oficial no cuentan, y por tanto no se les tiene en cuenta.

Niños y niñas que no reciben el cuidado de sus progenitores. Millones de huérfanos, de niños y niñas que viven en la calle y de niños y niñas en centros de detención crecen sin el cuidado y la protección que ofrecen los progenitores o un entorno familiar. A aquellos que están atrapados en estas circunstancias no se les trata como los niños y niñas que son.

  • Se calcula que hay 143 millones de niños y niñas en el mundo en desarrollo –1 de cada 13– que han perdido por lo menos a un progenitor. Para los niños y niñas que se encuentran en una situación de pobreza extrema, la muerte de incluso uno de los progenitores, especialmente la madre, puede tener graves consecuencias para su salud y su educación.

  • En todo el mundo, decenas de millones de niños y niñas pasan una gran parte de sus vidas en las calles, donde están expuestos a toda forma de abuso y de explotación.

  • Más de 1 millón de niños y niñas viven en centros de detención, la gran mayoría a la espera de juicio por delitos menores. Muchos de estos niños y niñas son víctimas de graves casos de abandono, violencia y trauma.

Niños y niñas que desempeñan funciones propias de los adultos. El informe sostiene que a los niños y niñas a quienes se obliga demasiado pronto a desempeñar funciones propias de los adultos se les impide pasar por etapas fundamentales para el desarrollo infantil.

  • Cientos de miles de niños y niñas participan en conflictos armados como combatientes, mensajeros, porteadores, cocineros y esclavos sexuales para los grupos armados. En muchos casos han sido secuestrados.

  • A pesar de las leyes promulgadas contra el matrimonio temprano en muchos países, más de 80 millones de niñas de todo el mundo en desarrollo se casarán antes de cumplir 18 años, o incluso mucho antes.

  • Alrededor de 171 millones de niños y niñas trabajan en condiciones peligrosas y con maquinaria poco segura, en fábricas, en minas y en la agricultura.

Niños y niñas explotados. Ocultos de la vista del público por quienes abusan de ellos, y privados de educación y servicios esenciales, los niños y niñas que son víctimas de la explotación son tal vez los más invisibles de todos. Es imposible saber cómo son sus vidas ni cuántos son.

  • Alrededor de 8,4 millones de niños y niñas trabajan en las peores formas de trabajo infantil, entre ellas la prostitución y la servidumbre por deudas (en este último caso son víctimas de explotación en condiciones similares a la esclavitud para pagar una deuda).

  • Cerca de 2 millones de niños y niñas están sometidos a la explotación sexual comercial, y sufren sistemáticamente actos de violencia física y sexual.

  • Se calcula que millones de niños y niñas son víctimas de la trata todos los años, atrapados en ambientes clandestinos e ilegales donde se les obliga a desempeñar actividades peligrosas y degradantes, como por ejemplo la prostitución.

  • Un vasto pero desconocido número de niños y niñas están siendo explotados como sirvientes domésticos en casas privadas. A muchos se les prohíbe acudir a la escuela, sufren abusos físicos, se les alimenta mal y se les somete a una carga excesiva de trabajo.

El informe asegura también que los niños y niñas que viven en “estados frágiles” –países que no tienen los medios o la voluntad de proporcionar servicios básicos para su infancia– son prácticamente invisibles. La discriminación por motivos de género, origen étnico o discapacidad es también un factor importante en la exclusión de la infancia. Por ejemplo, la discriminación impide el acceso a la escuela de millones de niñas y la prestación de servicios fundamentales para los niños y niñas de las minorías étnicas y los grupos indígenas. Se calcula que 150 millones de niños y niñas viven con discapacidades en el mundo, y, debido a la discriminación sistemática, muchos no tienen la oportunidad de recibir educación, atención de la salud y el apoyo necesario para crecer.

CUMPLIR NUESTROS COMPROMISOS CON LA NIÑEZ

El Estado Mundial de la Infancia afirma que el mundo debe intensificar las actividades en favor del desarrollo para asegurar que los niños y niñas más vulnerables no permanezcan olvidados. Los gobiernos son los principales responsables de llegar a estos niños y niñas, y deben aumentar sus esfuerzos en cuatro esferas clave:

  • Investigación, seguimiento y presentación de informes: Los sistemas para registrar e informar sobre la naturaleza y la amplitud de los abusos que se practican contra la niñez son esenciales para llegar a los niños y niñas excluidos e invisibles.

  • Legislación: Las leyes nacionales deben ajustarse a los compromisos internacionales en favor de la infancia, y es preciso enmendar o eliminar toda legislación que fomente la discriminación. Es necesario poner en práctica sistemáticamente las leyes destinadas a enjuiciar a todo aquel que ponga en peligro a la niñez. Por ejemplo, una aplicación ineficiente de la ley perpetúa el clima de impunidad que rodea la violación de niños y niñas.

  • Financiación y fomento de la capacidad: Los presupuestos dedicados a la infancia y el fortalecimiento de las instituciones que prestan servicios a la niñez deben servir de complemento a las leyes y la investigación.

  • Programas: En muchos países y comunidades es necesario realizar urgentemente reformas para eliminar los obstáculos que impiden a los niños y niñas excluidos el acceso a servicios esenciales; una buena medida sería, por ejemplo, eliminar el requisito de un certificado de nacimiento para acudir a la escuela.

El informe describe también medidas concretas que la sociedad civil, el sector privado, los donantes y los medios de comunicación pueden adoptar para ayudar a evitar que los niños y niñas sigan siendo excluidos. Éstas y otras actividades realizadas por individuos y organizaciones a todos los niveles de la sociedad contribuyen sin duda a establecer un entorno protector para la infancia; este entorno sirve para defender a la niñez contra el abuso de la misma manera que la inmunización y una nutrición adecuada les protegen contra la enfermedad.

Los gobiernos, las familias y las comunidades deben mostrarse más activos para evitar que se produzcan casos de abuso y explotación en primera instancia, y para proteger a los niños y niñas que caen víctimas del abuso. Es preciso poner en práctica y aplicar de manera firme las leyes que exigen responsabilidades a los infractores de crímenes contra la infancia; es necesario poner en tela de juicio actitudes, tradiciones y prácticas que sean peligrosas para la niñez; y los propios niños y niñas deben recibir la información y la capacitación que necesitan para protegerse a sí mismos.

“Aquellos que perjudican a los niños les roban la oportunidad de crecer seguros, con plena salud y dignidad”, dijo Veneman. “Para asegurar que los niños y niñas estén protegidos, es preciso sacar a la luz el abuso y la explotación de la infancia, y llevar ante la justicia a todos aquellos que vulneran los derechos de la niñez”.

La autoridad sobre las cuestiones de la niñez
El Estado Mundial de la Infancia es la principal publicación anual de UNICEF. Es el estudio más amplio que se realiza sobre las tendencias mundiales que afectan a la niñez y ofrece el anuario más completo de las últimas estadísticas sobre la infancia. Gobiernos, ONG y numerosas instituciones académicas de todo el mundo utilizan el informe como la principal autoridad en las cuestiones que atañen a la niñez. En la página www.unicef.org/spanish/sowc06/statistics/statistics.php es posible realizar búsquedas completas de los datos de las tablas estadísticas.

Este año, la presentación del informe da inicio oficialmente a la conmemoración de los 60 años de existencia de UNICEF. UNICEF es la principal organización mundial dedicada a la infancia, con oficinas en 158 países dedicadas a ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y desarrollarse desde su primera infancia hasta la adolescencia.

Nota para las emisoras: La presentación internacional del Estado Mundial de la Infancia 2006 en Londres será emitido en directo por APTN Direct y en la página web www.unicef.org. Ya hay disponible material de archivo.

Si desea obtener más información o realizar entrevistas, sírvase dirigirse a:

Alfred Ironside, UNICEF, Medios de comunicación, en misión en Londres (+1 917) 476-1635
Kate Donovan, UNICEF, Medios de comunicación, en misión en Londres, (+1 917) 378-2128
Gina Dafalia, UNICEF, Medios de comunicación, Londres (+ 44) 207 312 7695
Allison Hickling, UNICEF, Medios de comunicación, Nueva York (+1 212) 326-7224
Oliver Phillips, UNICEF, Medios de comunicación, Nueva York (+1 212) 326-7583